Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una epopeya con sabor a éxito

Una epopeya con sabor a éxito

Una epopeya con sabor a éxito

Cuenta la historia de dos jóvenes soldados británicos en plena guerra, los cabos Schofield y Blake, a los que se les encomienda una tarea aparentemente imposible. En una carrera contra el reloj, deberán atravesar el territorio enemigo para entregar un mensaje que podría salvar la vida de 1.600 de sus compañeros soldados, entre ellos el propio hermano de Blake. En esta envolvente experiencia cinematográfica, el director Sam Mendes sumerge a los espectadores en el peligro inmediato y la gran escala de la Primera Guerra Mundial, lo que les permite presenciar el conflicto de una manera apremiante y vertiginosa. Premiada con el Globo de Oro a la mejor película, en el reparto figuran nombres como George MacKay, Dean-Charles Chapman, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Mark Stron y Colin Firth.

Mendes, ganador del Oscar por American Beauty y responsable de títulos de la talla de Camino a la perdición, Revolutionary Road, Skyfall y Spectre, aporta su singular visión a una nueva epopeya visceral inspirada por las experiencias de su abuelo y otros soldados que lucharon en la Primera Guerra Mundial.

«La primera vez que entendí la idea de la guerra -escribió Mendesfue cuando mi abuelo me habló de sus experiencias en la Primera Guerra Mundial. Esta película no es una historia sobre mi abuelo, sino más bien sobre su espíritu, sobre lo que estos hombres tuvieron que pasar, sus sacrificios, la sensación de creer en algo más grande que uno mismo».

«Nuestros dos protagonistas- recordó el cineasta- emprenden un peligroso viaje por territorio enemigo con la misión de entregar un mensaje vital para salvar a 1.600 soldados y nuestra cámara nunca los abandona. Quería acompañarlos a cada paso que dieran y a cada aliento que tomaran, y el director de fotografía Roger Deakins y yo hablamos sobre cómo filmar 1917 de modo que el público se sintiera lo más inmerso posible. La diseñamos para acercar a los espectadores lo máximo posible a la experiencia de los protagonistas. Ha sido el trabajo más emocionante de mi carrera».

«Siempre me ha fascinado la Gran Guerra, tal vez porque mi abuelo me habló de ella cuando yo era muy pequeño, o tal vez también porque, en esa etapa de mi vida, no estoy seguro de que realmente hubiera captado siquiera el concepto de la guerra antes de eso», comenta Mendes. «Nuestra película es de ficción, pero ciertas escenas y aspectos de la misma están sacados de historias que me contó él, y algunas que le contaron a él otros soldados. Ese sencillo germen de una idea, de un solo hombre que lleva un mensaje de un sitio a otro, se me quedó grabado y se convirtió en el punto de partida de 1917».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats