Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente del Raspeig

Los gatos también van al instituto

El Canastell denuncia la proliferación de felinos desde hace años en sus instalaciones

El director del Canastell observa con desesperación un comedero de gatos en el instituto.

El director del Canastell observa con desesperación un comedero de gatos en el instituto. Pilar Cortés

Los gatos se cuelan en el Instituto Canastell, donde reconocen que tienen un problema de salubridad que se prolonga en el tiempo sin que vean una solución. Desde hace años una colonia ronda la zona y los felinos campan a sus anchas en el centro. Orines y excrementos conviven a diario con los alumnos y de hecho han tenido problemas de insectos y picaduras de pulgas.

El director, Carlos Navas, harto de la situación, se ha cansado de pedir a la Concejalía de Educación que tome medidas y denuncia que profesores y alumnos ya no pueden más. El Instituto cuenta con 1.800 alumnos y de alguna forma los mininos acaban afectándoles a todos. Los estudiantes del módulo de automoción están entre los más afectados ya que los gatos orinan y duermen en los coches con los que ellos hacen las prácticas con lo que el hedor con el que conviven para formarse es insoportable, según explica Navas, y ya presentaron al Ayuntamiento 60 firmas quejándose.

Mientras que el grupo de alumnos de educación especial del módulo de limpieza se encuentra a diario con excrementos gatunos. «Los padres presentaron firmas, se han quejado porque los chicos no tienen que limpiar esto».

Los gatos están cuidados y alimentados con lo que el instituto es un buen lugar al que ir cada día, tener sus camadas y campar a sus anchas cuando no hay nadie. Todos los días hay «gateras» y vecinos del centro que depositan agua y comida dentro del instituto a través de la valla. Y todos los días, al menos tres veces, el conserje tiene que retirarlo todo. Y aunque hay carteles pidiendo que no se alimente a los gatos y se ha pedido a la Policía Local que multe a las personas que lo hacen, la realidad es que el problema persiste.

«Lo que nos corresponde lo arreglamos, hemos talado dos pinos que estaban en mal estado, pero no nos corresponde lo de fuera que son los gatos». Y añade que «aunque no es mi competencia, hemos encargado una limpieza y desinsectación. La del viernes será la tercera». Será la empresa Lokímica la que acudirá a realizarla y en dos semanas les han asegurado que se habrán llevado a los gatos gracias a un convenio con la Protectora. Navas confía que se resuelva por fin su problema pero lamenta que de nada va a servir si las colonias gatunas que hay en el Hospital de San Vicente y en el parque norte se mantienen y teme volver a tener el mismo problema.

El director arremete contra la concejalía de Educación a la que acusa de no hacer nada en tres años en los que ha habido una incesante petición de ayuda. «Protegen a los animalistas, pero ninguno viene a ponerle vacunas y a llevarse algún gato», explica el director, que añade con desesperación que «la situación es muy estresante. Hacemos mil cosas, pero con los gatos no sabemos qué hacer».

La concejala de Educación, Begoña Monllor, reconoce que se han ofrecido soluciones «y lo hemos intentado desde el principio» además de llevar jaulas para capturar gatos, se ha sugerido que las alimentadoras desplacen los alimentos. Monllor reconoce que el centro tiene un problema de salubridad y advierte de que la Conselleria de Educación «que es la competente» está advertida.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats