Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cultura autoriza la reforma del Castillo de Xixona

La Conselleria da el visto bueno a la rehabilitación, pero advierte que si las catas arqueológicas previas demuestran que el torreón originariamente tuvo cuatro fachadas, se requerirá otro permiso

El Castillo de Xixona, con la Torre Grossa y su parque en primer término. información

La Conselleria de Cultura da su bendición a la rehabilitación del Castillo de Xixona tras décadas en el olvido. La Generalitat ha remitido al Ayuntamiento la autorización solicitada para acometer la primera reforma de envergadura en más de 40 años, y que busca sacar la fortaleza del estado ruinoso que presenta, con una inversión de más de 650.000 euros.

Cultura da luz verde a la actuación, pero sin incluir la reconstrucción de la hipotética cuarta pared de la Torre Grossa, principal vestigio de la atalaya. El documento advierte que «de acuerdo con la propia memoria del proyecto» y en cuanto a la cuarta fachada de la Torre Grossa, «no está documentada su existencia» y «las diferentes interpretaciones en diferentes estudios no determinan si existió o no, por lo que la presente autorización no incluye la cuarta fachada de la Torre Grossa, que en el supuesto de que las actuaciones arqueológicas releven su existencia, requerirá de la autorización correspondiente».

De esta forma, en caso de las catas arqueológicas y desbroce de la zona que se van a acometer antes de la rehabilitación confirmaran la existencia de una cuarta pared, se tendrá que solicitar una nueva autorización para esta intervención en concreto, para reconstruir esta cuarta fachada.

El permiso de Cultura era el último requisito que le faltaba al Consistorio para poder acometer la obra, que se llevará a cabo en los próximos meses y permitirá resolver este misterio en torno al principal símbolo de la fortaleza.

Tras esta autorización, el Ayuntamiento va a aprobar el pliego de condiciones y sacar a concurso la licitación de la obra, que cuenta con una subvención de la Generalitat que alcanza la mitad de su coste, fijado en 663.000 euros.

Una vez se licite la actuación, la empresa realizará, antes de la rehabilitación, un estudio arqueológico con catas, desbroce y limpieza, sobre todo en la Alcazaba y la Torre Grossa, que se espera aporte más información y permitan sacar a la luz más secretos de esta fortaleza del siglo XIII. Y en caso de determinar que la Torre Grossa tenía cuatro paredes, se solicitará el permiso a la Conselleria de Cultura para su reconstrucción

La actuación se espera que arranque en unos meses año y su plazo de ejecución está fijado en medio año, con la obligación de que acabe antes de que termine 2019 para contar con la citada subvención, que fue aprobada el pasado verano por la Generalitat.

Esta fortaleza fue un elemento clave en la defensa del Reino de Valencia, pero su deterioro el muy elevado, ya que no se ha realizado ninguna intervención desde los años 70 del pasado siglo, cuando se efectuó una pequeña actuación en esta fortaleza que data de entre el siglo XII y el XIII.

Desde el equipo de gobierno su alcaldesa, Isabel López (PSOE), ha destacado que la actuación que se va acometer es absolutamente respetuosa con los restos que quedan, de forma que se recupera patrimonio y un recurso turístico que dinamiza la economía.

La obra contempla utilizar materiales diferentes que permitan la identificación entre los trabajos de reconstrucción y restauración y la base original, siguiendo las normas que se siguen en los últimos tiempos a la hora de recuperar patrimonio.

Enigma

En el caso de la Torre Grossa, solo se conservan tres caras, y se desconoce si llegó a contar con una cuarta, ya que hay en la provincia ejemplos de ambas variantes de estas estructuras defensivas, según apuntó el arquitecto Santiago Varela en la presentación del proyecto el pasado mes de noviembre. En el caso de que se confirme que existió una cuarta cara, se contempla la consolidación de los tres muros y la reconstrucción del que falta, para lo que se requerirá una nueva autorización. Así mismo, en el muro de poniente se abrirá un acceso al interior y un hueco para iluminar el interior a la altura del pavimento del antiguo piso superior, al que se podrá visitar gracias a una escalera metálica situada en la parte exterior de la torre.

Además, en el interior se realizará una pasarela a modo de balcón elevado y se retirará la obra realizada en los años 70 para consolidar la torre, y que no se ajusta a su aspecto original.

Torre del Homenaje

En el caso de la alcazaba, Varela destacó que está muy deteriorada. Las actuaciones consistirán, por un lado, en desescombrar y excavar con técnicas arqueológicas para poder realizar un recrecido de los muros perimetrales del recinto y, por otro, en el establecimiento de las tres torres originales, marcando la importancia de la Torre del Homenaje, situada en la posición central y de mayor altura. También se colocarán defensas de protección que insinúan el trazado de las murallas y evitarán riesgos a los visitantes.

En el cuerpo de la Torre del Homenaje se colocará una escalera de caracol que permitirá ascender a la plataforma superior desde donde se podrá contemplar el recinto amurallado y el paisaje que lo rodea. Y aprovechando las sendas peatonales, este proyecto de rehabilitación contempla su tratamiento mediante la instalación de plataformas que facilitarán el tránsito peatonal de manera segura y sin dañar las laderas del recinto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats