Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mutxamel

Curiosos amigos de pleno

El voto de Compromís permite al PP aprobar una modificación de la RPT del Ayuntamiento en la que votan en contra el resto de grupos

Protesta pasiva en el pleno de policías locales que renuncian a horas extra si no cobran una productividad

La celebración del Carnaval obligó ayer en Mutxamel a adelantar el pleno ordinario de cada mes, que habitualmente es por las tardes, a las nueve y media de la mañana. Pero el cambio de hora por la fiesta infantil de disfraces no fue la única novedad de una sesión donde los grupos municipales se quitaron la máscara. La cercanía de las elecciones no permite hacer amistades entre formaciones políticas que han compartido la banqueta de la oposición desde junio de 2015. Ya no hay amigos.

El punto más destacado del pleno, una modificación puntual de la plantilla y la relación de puestos de trabajo (RPT) del Ayuntamiento, se sacó adelante por el voto de calidad del alcalde, Sebastián Cañadas, que al segundo intento rompió el desempate a diez votos entre los diferentes grupos políticos. El PP, que gobierna en minoría con 8 ediles, ha estado superando todo el mandato con apoyos puntuales de los tres ediles de Ciudadanos o con el voto del representante de Gent d'Ací. La oposición, formada por 13 concejales, no ha tenido un interés especial en unirse para tumbar algún punto o sacar adelante alguna propuesta contraria a los populares. Pero ayer, la oposición se fracturó. Una división en dos bandos que permitió al PP aprobar una modificación en la RPT de la que estaban pendientes varios empleados municipales desde hace años.

En concreto, Compromís dio sus dos votos positivos al PP, lo que permitió a los populares igualar los 10 brazos alzados de ediles del PSOE, Cs, Guanyem Mutxamel (Podemos) y EU, contrarios a la propuesta. El concejal de Gent d'Ací se mantuvo firme en su abstención, por lo que el desempate lo rompió el alcalde.

Compañeros de banquillo

Pero la disparidad de opinión no se vio reflejada solo en la votación. Para defender su voto favorable, el portavoz de Compromís, Lluís Pastor, hizo de «oposición de la oposición» al criticar a sus «compañeros» de formaciones de izquierda que se situaran contra una medida que no supone «ninguna reestructuración total de la plantilla. Se trata de un ajuste, no es un parche, y no entendemos como una modificación puntual origina tanta controversia».

Gran parte de las críticas de Pastor se dirigieron tanto al PSOE como a Podemos, dos formaciones que ni siquiera dieron un paso al lado -táctica habitual en temas de personal que afectan a trabajadores municipales-, y que prefirieron votar «no» a esta RPT.

Para la portavoz del PSOE, Loreto Martínez, la negativa de los socialistas a aprobar la modificación de la RPT se debe a que «este gobierno ha sido incapaz de sentarse a negociar ni con los sindicatos ni con la oposición. No es excusa el estar en minoría, pero a lo largo de este mandato nunca nos han convocado para poder entre todos abordar el tema. Los sindicatos, representantes de los trabajadores, unánimemente rechazaron la propuesta cansados de la falta de criterio a la hora de las diferentes modificaciones y nosotros simplemente nos hemos hecho eco de sus reivindicaciones.

Por su parte el portavoz de Guanyem Mutxamel, Borja Iborra calificó de «lástima que no se lleve una revisión de toda la organización del Ayuntamiento, y que durante 4 años el PP solo haya parcheado la RPT. Me sorprende el posicionamiento de Compromís votando a favor, pese que los sindicatos no están a favor», añadió el edil podemita.

«El PSOE hizo lo mismo»

Y en este panorama de sorpresas, el alcalde, Sebastián Cañadas, recalcó ayer que se quedó «de piedra» al ver que los sindicatos votaron en contra de la RPT, «cuando no se trata de ninguna mejora salarial, sino de reconocer la labor que realizan tres funcionarias». El primer edil fue más allá al indicar que «más me sorprende que el PSOE y Ciudadanos voten en contra, sobre todo los socialistas que ha estado años gobernando, haciendo lo mismo y aprobando modificaciones provisionales como la de este pleno».

Todo este debate tuvo lugar con un salón de plenos lleno -algo inusual tanto en sesiones vespertinas como matutinas-, un aforo repleto de policías locales que un par de horas más tarde se reunieron con el alcalde. «Me han sorprendido las medidas de presión de la Policía. Conocen la propuesta y saben que hasta que no se tenga la liquidación del presupuesto de 2018 no sabemos con cuánto dinero contamos», comentó Cañadas. Este viernes se celebra en Mutxamel el Miracle de la Llàgrima, con actos en la calle donde solo estaba prevista la participación de un oficial y un agente.

Protesta pasiva de policías locales que renuncian a horas extra si no cobran una productividad

Una treintena de policías locales de Mutxamel, fuera de servicio, iniciaron ayer movilizaciones de protesta para reivindicar «la prometida adecuación retributiva que se nos adeuda y que lleva estancada desde 2011». Además de personarse en los plenos que se celebren, los agentes han anunciado que van a dejar de hacer voluntariamente horas extraordinarias con lo que se verá mermado el servicio que se presta tanto en eventos como en fiestas locales, así como el refuerzo de vigilancia de las urbanizaciones. Solo atenderán en casos de emergencias, catástrofes y los procesos electorales si no alcanza un acuerdo con el gobierno local.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats