Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mutxamel busca revitalizar su patrimonio con el proyecto Camins de l´Aigua

El Ayuntamiento pretende proteger los históricos azudes, abrir nuevos senderos y mejorar su accesibilidad

El azud de Sant Joan, con varias pintadas.

El azud de Sant Joan, con varias pintadas.

Con el agua como principal motor turístico, Mutxamel presenta hoy a partir de las 20 horas el proyecto de Camins de l´Aigua, en el centro social José Bernabeu Alberola. La concejalía de Cultura que dirige Rafael García Berenguer culmina un trabajo que inició hace más de un año y que busca ensalzar la importancia de dos elementos patrimoniales del municipio, como son los azudes, para que estén conectados con el casco urbano de la localidad.

Más allá de esa conexión, es necesaria una mejora importante en la accesibilidad a los lugares de interés, puesto que el Ayuntamiento tiene en el punto de mira reorientar la zona del «Pantanet», entre ambos azudes, para que pueda ser transitada por senderistas y curiosos, en busca de un punto que mezcle deporte, cultura y turismo patrimonial. Ahora el consistorio deberá llevar a cabo las obras de señalización por el centro del pueblo para que todos los vecinos y turistas conozcan que hace años, Mutxamel se conectaba por todas sus zonas a través de canales de agua, cuyo origen se iniciaba en el conocido «Assut vell», junto a carretera de Xixona, al norte del municipio. «Ha sido una inquietud del equipo de gobierno local, buscamos proteger el patrimonio y crear rutas para que todo el mundo pueda acceder y conocer la importancia del agua para nuestro municipio», destaca el edil de Cultura.

Asimismo, el concejal asegura que no piensan «paralizar el proyecto por falta de fondos», y es que están a la espera, desde 2016, de que la Generalitat resuelva la petición del municipio para declarar como Bien de Interés Cultural toda la zona que comprende ambos azudes. «Contar con acceso a subvenciones EDUSI o del Ministerio de Cultura agilizaría mucho los plazos», insiste García Berenguer, quien piensa que el trabajo seguirá adelante «gobierne quien gobierne». Este proyecto ha costado sobre los 14.000 euros de fondos públicos y busca mejorar, además, el impacto visual que actualmente generan ambas zonas, puesto que desde el área de Cultura piensan que se han cometido «aberraciones» en las mismas con la construcción de la autovía que ha significado una destrucción de la esencia de huerta y campo que caracteriza a Mutxamel. «Queremos darle la vuelta a ese impacto negativo provocado por la industria y fijar la mirada en el agua y la agricultura», añade la técnico municipal Mónica Gascón, quien ha desarrollado el proyecto que se presenta esta tarde.

«La necesidad de canalizar el agua era importante, por eso hemos tenido que reinventar el uso del territorio y la forma de explotar su patrimonio desde un punto de vista turístico y cultural», incide Gascón.

Más allá de cultura y huerta, el propio edil del Ayuntamiento pone el foco en un problema que afecta directamente al patrimonio del municipio, como es la falta de civismo. El político asegura que, conforme avance el proyecto, planteará al equipo de gobierno la necesidad de ampliar o reestructurar la plantilla municipal para que los azudes cuenten con vigilancia y atención de manera constante. «Mutxamel no puede pretender cuidar su patrimonio si tiene problemas de falta de civismo», sentencia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats