Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un paseo por las quintas de recreo en Sant Joan

La antropóloga, arqueóloga y doctora en Historia María Teresa Riquelme publica un libro sobre la importancia de estas edificaciones y su puesta en valor

Sant Joan acumula casi treintena quintas de recreo de los siglos XVIII, XIX y principios del XX, entre las que se encuentran Torre Bonanza, La Paz y El de Conde.

En la huerta alicantina, los municipios de Sant Joan d'Alacant y Mutxamel son de los lugares que albergan mayor cantidad de patrimonio arquitectónico. Dentro de la lista de inmuebles que forman parte de las localidades desde hace varios siglos, se encuentran las denominadas «quintas de recreo». Éstas se conciben como lugares para el desarrollo de la vida familiar y social de sus propietarios en términos de ocio y descanso hace más de 200 años. Dichas edificaciones, originarias del siglo XVIII, son las protagonistas del nuevo libro de la antropóloga y arqueóloga alicantina María Teresa Riquelme, quién además es doctora en Historia y experta en estas construcciones localizadas en el municipio santjoaner.

Bajo el título «Las quintas de recreo, una visión de la arqueología postclásica», la autora intenta transmitir su inquietud sobre la posibilidad de que estas arquitecturas vayan a desaparecer «y nadie las recuerde», debido a que «son el testimonio de la historia alicantina y de la huerta de casi todo el siglo XIX, un período complejo de entender». La propia doctora en Historia señala estas viviendas como aquellas que fueron transformadas o construidas durante los siglos XVIII-XIX y principios del XX. «Sant Joan d'Alacant tiene unas arquitecturas impresionantes en diferentes estados de conservación, desde aquellas que están rehabilitadas y en uso como torre Bonanza y Villa Antonia, hasta otras como Torre Ansaldo, que pronto será recuperada por y para el municipio o la de La Paz o El de Conde, que está en un estado que reclama una actuación rápida si queremos conservarla».

La experta estima que la localidad cuenta con unas 29 quintas de recreo, de las cuales la mayoría han sido reconvertidas en establecimientos, restaurantes, salas de fiesta o están abandonadas, mientras que algunas se encuentran en proceso de adquisición por parte del Ayuntamiento para su restauración o pertenecen a entidades judiciales y particulares. Al respecto, Riquelme resalta una idea por encima del resto en su libro, pues no basta con conseguir la titularidad de los inmuebles, sino que «hay que tener un buen plan de uso».

En la publicación se plantea, especialmente, la importancia de estas arquitecturas para el estudio del siglo XIX desde una perspectiva interdisciplinar. Por ello, se analizan las características constructivas y formales de las mismas como el uso posible que pueden tener estos espacios. Ademas, se plantea, a modo de debate, el futuro de los edificios con el fin de involucrar al conjunto de la ciudadanía para su conservación. Asimismo, en lo que concierne a los inmuebles de titularidad municipal, la antropóloga y arqueóloga indica que la inversión económica que requieren «es importante», y por tanto es necesario el esfuerzo conjunto de la ciudadanía y de la administración para su restauración y posterior explotación. «Ademas, se ha de invertir con un objetivo claro: qué uso tendrá esa edificación; porque rehabilitar sin una finalidad clara resulta un esfuerzo absurdo», resalta Riquelme.

Sant Joan ya trabaja en el proceso de la titularidad de la Villa de la Paz o El del Conde, «una finca única en toda la huerta de Alicante», puesto que aún conserva interiores impresionantes y que solo se pueden comparar con el palacio de Peñacerrada, en Mutxamel. La autora del libro insta al gobierno local a elaborar un plan de actuación una vez se haya culminado el proceso de adquisición del inmueble. A su vez, expone la posibilidad de que Jaime Albero se deje asesorar para que esta quinta sea estudiada «con una metodología científica». En definitiva, Riquelme desea que «haya una gran reflexión para su conservación y rehabilitación». El mismo Ayuntamiento utilizó el libro para presentar las actividades por el día 9 d'Octubre, puesto que se trataba de una publicación de temática local y que servía para coleccionar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats