Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Campello

De zona deportiva a almacén municipal

Un club de tenis de Muchavista que fue desalojado por el Consistorio en 2010 para ampliarlo se ha convertido una década después en un depósito y un «nido de ratas»

El club de tenis con dos pistas de tierra batida se ha convertido en un almacén, sobre todo para el mobiliario de las playas.

Dos mil metros cuadrados de pistas de tenis y pádel convertidas en un almacén municipal desde hace ya una década en El Campello. Esta parcela de propiedad municipal, catalogada como de uso deportivo, lleva 10 años en el limbo. En marzo de 2010 el Ayuntamiento desahució judicialmente el club de tenis que había allí desde 2001, y que desde 2002 carecía de permiso. Entonces el Consistorio anunció que se iba a crear allí un gran complejo deportivo... del que nada se sabe hasta ahora. Mientras, la parcela se ha convertido en el almacén para la pasarelas de las playas en invierno, las sillas de los socorristas, aseos portátiles, papeleras, señales, etc. Y los vecinos denuncian que también es un «nido de ratas».

Esta parcela deportiva se encuentra en una zona privilegiada, en Las Lanzas, en el corazón de la playa de Muchavista, junto a la avenida Fabraquer. Y desde hace años lo que fue un popular club de tenis con dos pistas de tierra batida ha pasado a ser un depósito municipal más.

Desde el equipo de gobierno afirman que no se han olvidado de esta parcela, aunque recuerdan que llevan apenas seis meses al frente del Ayuntamiento y hay cosas más urgentes. Pero lo tienen presente. Desde el tripartito formado por Partido Popular aseguran que «se trata de una parcela de uso deportivo, y así se va a mantener», por lo que el hecho de que se haya convertido en un almacén municipal es algo provisional.

El ejecutivo señala que «la idea, aunque no de forma inmediata, es replantearse el tema y pedir proyectos y sacar a concurso la reforma y explotación de la zona», algo que se está estudiando aunque aún en un estado muy inicial. De cualquier modo desde el Consistorio recuerdan a muy cerca de esta parcela, frente al colegio Fabraquer, ya que acondicionó una zona deportiva municipal, y esta área está plagada de urbanizaciones que cuentan con sus propias zonas deportivas.

Pero los vecinos no opinan igual y afirman estar hartos de lo que califican un «abandono». Desde la Asociación de Vecinos Playa l'Horta Muchavista explican que «Muchavista es la gran olvidada. El equipo de gobierno no quiere que Muchavista prospere y que disponga de instalaciones deportivas municipales modernas. No fomenta la práctica del deporte en Muchavista», recordando que «solo hay dos zonas deportivas junto a la urbanización Bitácoras, por un lado, una abandonada donde ya no se juega la liga del equipo de futbito los fines de semana por carecer de baños y vestuarios, y la otra, hoy cerrada que sirve de almacén, un nido de ratas, en la cual se puede invertir parte del superávit, y volverla abrir con unas pistas de pádel modernas».

Y agregan que «los vecinos de Muchavista tienen que desplazarse a Sant Joan o al centro para realizar cualquier actividad deportiva, todo se centraliza en el pueblo, cuando Muchavista tiene habitantes suficientes para tener zonas deportivas».

Origen

Desde EU, cuya denuncia en 2007 ante la Fiscalía Anticorrupción hizo que solo horas después el Consistorio iniciara el proceso de desalojo, lamentaron también que durante 10 años se haya tenido en el olvido esta zona deportiva. Su edil Pedro Mario Pardo destaca que «tenemos superávits e instalaciones pero no somos capaces de ofrecer a los ciudadanos unos servicios acordes». Y recordó que «el alcalde Juanjo Berenguer (PP) ya estuvo como primer edil entre 2011 y 2015, poco después del desalojo, y no se hizo entonces nada de nada. Esperamos que no pasen otros cuatro años sin hacer nada con esta parcela de uso deportivo para que puedan disfrutar de ella los vecinos de la zona».

El Ayuntamiento ordenó en 2008 el desalojo de este club, aunque el recurso de su gerente alargó su ejecución hasta 2010. Y el detonante fue la presentación por parte de EU ante Anticorrupción de una denuncia por malversación, prevaricación y tráfico de influencias contra el entonces alcalde, el popular Juan Ramón Varó. Seis horas después de la denuncia el primer edil ordenó el desahucio. Y finalmente a principios de 2010 el juez falló a favor del Ayuntamiento, desestimando el recurso del gerente. La sentencia acreditó que la autorización concedida para la explotación de la parcela pública expiró en 2002, y que el gerente se excedió «con creces» respecto a lo que le fue permitido.

El Consistorio anunció durante aquel proceso y después que en esta parcela, junto con otra anexa de 6.000 m2, se iba a crear una gran zona deportiva tras el desahucio, y que se ponían a ello de forma inmediata. Para ello se iba a sacar a concurso la construcción de este complejo, del que nunca más se volvió a saber nada.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats