Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un solo funcionario para realizar las valoraciones de la dependencia en Sant Joan

La escasez de personal en Servicios Sociales obliga al Ayuntamiento a recuperar a otro evaluador meses antes de recibir la subvención del Consell

Un solo funcionario para realizar las valoraciones de la dependencia en Sant Joan

Una quimera. En eso se ha convertido la contratación municipal, en herencia enquistada de una política de control de gasto público que merma, más si cabe, los servicios al ciudadano en numerosas localidades. El caso de Sant Joan es uno más del colapso y la escasez de recursos que padecen los Servicios Sociales. En la actualidad, el Ayuntamiento tan solo dispone de un trabajador para evaluar a más de 250 personas dependientes cada año en el pueblo y ya ultima los trámites para incorporar a otra trabajadora.

El equipo especializado lo formaban hasta el 31 de diciembre dos empleados, pero al igual que ocurriera en muchos consistorios de la provincia, la Generalitat únicamente contemplaba la contratación de estos profesionales hasta el año 2019. La contratación de estos trabajadores depende de la conselleria. En 2016, se encomendó a las administraciones locales la tarea de realizar estos triajes a las personas dependientes para así conseguir una mayor eficacia del servicio, además de descongestionar las listas de espera en este ámbito.

Pero la realidad es que los ayuntamiento no disponen de medios suficientes. Los tiempos administrativos y los retrasos en recibir las ayudas que llegan del Consell lastran los servicios esenciales, en este caso, de personas dependientes y familias en situación de vulnerabilidad.

Ahora, la Concejalía de Acción Social ha visto como esta asistencia se encuentra solo con el 50% del personal en activo. La situación se ha agravado las últimas semanas debido a que el único evaluador tuvo que ausentarse «de manera puntual de su puesto de trabajo por motivos justificados», lo que dejó el servicio sin trabajadores al frente. Este hecho provocó cierto colapso que el área municipal poco a poco está solventado. Incluso, según han informado fuentes cercanas, esta persona solicitó el alta voluntaria al ver la cantidad de casos desatendidos que iban en aumento.

Conscientes de la situación, la concejalía de Servicios Sociales informa que esta segunda trabajadora se incorporará la próxima semana. «No podemos esperar al dinero de la Conselleria para contar con otro especialista, así que hemos optado por acelerar los trámites para reincorporar a esta empleada que cesó su labor el pasado 31 de diciembre», explica el edil del ramo, Marcos Piña (Cs).

Además de tramitar los expedientes de dependientes y de las familias en situación de pobreza, estas personas trabajan también con programas de menores, mayores y acción comunitaria. «En el equipo de gobierno somos conscientes de la carga de trabajo que existe y no podemos dejar que esta prestación siga solo con un trabajador al frente», matiza Piña.

El concejal reconoce también la colaboración del área de Personal, dirigida por Pablo Celdrán (PSOE), para la incorporación de esta persona. «El sueldo lo asumirá, de momento, a través del remanente de tesorería que dispone el Ayuntamiento hasta que se ingrese la subvención de la Generalitat», añade el concejal naranja. Asimismo, señala que se ha trasladado a las concejalías de Personal y Hacienda otras necesidades para que sean incluidas en el próximo presupuesto municipal, que según el edil Santiago Román, estará listo el próximo mes. «Hemos transmitido más reclamos en materia de auxiliares, personal y e infraestructuras para mejorar las dotaciones del área de Servicios Sociales», dice Marcos Piña.

El concejal de Personal, Pablo Celdrán, confirmaba que el próximo lunes esta trabajadora se incorporará de manera oficial al equipo de evaluadores y regresará a su antiguo puesto de trabajo. Además, explica que también se ha previsto la contratación de otros dos operarios municipales, un peón para la brigada de obras y un conserje para el área de Cultura. El alcalde de Sant Joan, Jaime Albero (PSOE), declara al respecto que es «más sencillo que los ayuntamiento grandes adelanten dinero para contratar personal pero que a los municipios pequeños les supone más trabajo, espero que las limitaciones presupuestarias y de la contratación sean pronto cosa del pasado.

Diez días de media para una cita no urgente

El concejal de Servicios Sociales, Marcos Piña (Cs), informa también que la escasez que sufre el área de Acción Social no obedece solo a Personal, sino también a Recursos e Infraestructuras. «Hemos transmitido a las concejalías de Personal y Hacienda la importancia de contar con más trabajadores administrativos y auxiliares». Además, explica que el tiempo medio para una cita en la concejalía es sobre los 10 días. Las urgencias, en el día.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats