Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola inicia en Xixona las obras para conectar a la red la mayor planta solar de la Comunidad

La empresa comienza la ampliación de la subestación xixonenca para distribuir la producción del parque fotovoltaico, que ya está prácticamente terminado y se espera que en enero empiece a generar energía limpia

Las obras del complejo fotovoltaico están prácticamente acabadas.

Las obras del complejo fotovoltaico están prácticamente acabadas. morell/efe

Arranca el último paso para que la provincia se abastezca de la energía limpia que generará la mayor planta solar de la Comunidad Valenciana. Iberdrola ha iniciado esta semana las obras de ampliación de la subestación eléctrica de Xixona, para que se pueda conectar a la red el parque fotovoltaico de CSF Turroneros, que está ya prácticamente terminado y se ubica al lado.

Fuentes de la empresa han informado que el pasado lunes se iniciaron los trabajos, que tienen un coste de 272.837 euros que son aportados por la multinacional que ha levantado la planta solar, X-Elio. La obra de la subestación consiste en dotarla de una nueva posición para recibir y distribuir la energía de la planta fotovoltaica, y se prevé que esté en condiciones para inyectar la electricidad a la red general en enero, tras acabar los trabajos y obtener la autorización de explotación.

Una vez esté realizada la ampliación, X-Elio realizará la conexión con la planta, situada a menos de un kilómetro de la subtestación, a través de una línea de 132 kV.

El permiso del Ayuntamiento para la ampliación se otorgó a finales de año, pero la autorización del Ministerio de Industria no ha llegado hasta el pasado mes de junio, lo que ha demorado esta obra y por extensión la puesta en marcha de la planta solar.

El complejo de X-Elio se desarrolla en torno a la carretera de Busot, la CV-774, y llega hasta casi la CV-800 que une Xixona con Mutxamel, y junto a la cual se ubica la subtestación. Y al mismo tiempo la multinacional avanza en la tramitación de una segunda fase, con una inversión total de 48 millones y una potencia instalada de 49,9 MWp, 34,818 de ellos correspondientes a la primera fase.

Se han instalando 99.480 módulos fotovoltaicos de silicio de 350 Wp cada uno, y 10 centros de transformación, sobre una superficie de 66 hectáreas. Y la ampliación incluye otros 37.464 paneles solares de 405 Wp cada uno, en la misma zona aunque más hacia el norte, sobre 48 hectáreas repartidas en cuatro parcelas, dos de las cuales se ubican en las faldas de la sierra Almaens. En total suman 135.994 módulos de silicio sobre 114 hectáreas, el equivalente a 157 campos de fútbol, cuando esté finalizada la segunda fase. Y permitirá generar energía limpia para abastecer el equivalente a 19.000 viviendas, evitando la emisión de 42.460 toneladas de CO2 a la atmósfera.

Además, las obras de la primera fase han permitido emplear a unas 400 personas, y una vez entre en funcionamiento se estima que el complejo generará entre 20 y 30 puestos de trabajo. Del mismo modo el Consistorio, que ha dado todas las facilidades y bonificado impuestos, ha ingresado más de 800.000 euros por el proyecto.

Decreto del Consell

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, visitó el mes pasado la planta solar y anunció un decreto ley para este mes para agilizar este tipo de instalaciones fotovoltaicas, ya que su tramitación es muy compleja y la Generalitat ha manifestado su firme apuesta por esta energía limpia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats