El brote en el Asilo de Xixona se ha extendido por todo el pabellón de mujeres y se eleva a 46 afectados, falleciendo uno de ellos, una mujer de 93 años. Por el momento no hay ningún nuevo caso de gravedad, aunque el virus está aún en incubación en el caso de los internos y se guarda cautela sobre sus efectos. Tras los tres casos detectados el fin de semana que llevaron a hospitalizar a tres mujeres, las pruebas PCR realizadas por Salud Pública entre el lunes y el martes han arrojado datos muy preocupantes, con más de la mitad del personal e internos contagiados. Y en cuanto a las tres hospitalizadas, una de ellas, de 93 años, ha muerto, mientras que las otras dos evolucionan favorablemente y se espera que reciban en alta en breve.

Según han informado hoy fuentes sanitarias del Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, las 35 internas del pabellón de mujeres han dado positivo -incluidas las tres hospitalizadas-, así como dos hombres de la otra sección que ayudaban en algunas tareas del pabellón femenino, ocho empleados y una monja.

Tras los positivos registrados entre el viernes y el sábado, se activó el protocolo aislando a todos los ancianos en sus habitaciones y tomando una serie de medidas. El lunes se les practicó a los empleados la PCR y el martes a los internos, resultando positivos 46 de las 85 personas que hay en el centro entre internos (63), empleados (18) y monjas (5).

El brote en el Asilo de Xixona se dispara a 46 contagiados, 37 de ellos ancianos Álex Domínguez

Las mismas fuentes sanitarias destacaron las medidas con las que contaba el centro para evitar los contagios, con mantas con alcohol en el suelo cada 10 metros y exhaustiva y continua limpieza, y que desde agosto se había suspendido las visitas por precaución ante el repunte de la segunda ola. Pero no ha sido posible y por primera vez el covid-19 ha entrado en el Asilo de Xixona, todo apunta que a través de un empleado, según las mismas fuentes.

En cuanto al resto de internos que han dado positivo, por el momento no tienen fiebre y se encuentran estables, aunque se cree que aún están en la fase de incubación y que en virus se manifestará en los próximos días. La Unidad de Hospitalización Domiciliaria (UHD) está acudiendo todos los días para dar ayuda a los internos, y el Asilo ha contratado a otras ocho personas para suplir la baja de los trabajadores infectados. Ahora habrá que ver la evolución de los internos y que no se registren más contagios.

Se trata de la segunda víctima mortal por covid-19 en Xixona, después del fallecimiento de un hombre durante la primera ola.

Por su parte la alcaldesa Isabel López ha mostrado su preocupación por el brote del Asilo y ha hecho un llamamiento a la calma y a extremar las precauciones entre la ciudadanía. Ha resaltado que en cuanto se detectó el primer caso el Asilo adoptó todas las medidas oportunas y ha destacado la coordinación con Salud Pública para tratar de atajar el brote.