30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Campello aprueba medidas para frenar la ruina de la Torre del Barranc d’Aigües con el rechazo de PP

El pleno respalda la moción de EU, Podemos, PSOE y Red para aclarar la titularidad del bastión y evitar su ruina - El alcalde afirma que llevan tiempo trabajando en ello pero que «no es una prioridad»

La Torre del Barranc d’Aigües el pasado mes de enero, durante una ruta ambiental. | INFORMACIÓN

La Torre del Barranc d’Aigües el pasado mes de enero, durante una ruta ambiental. | INFORMACIÓN

El Campello aprueba iniciar actuaciones para tratar de frenar el deterioro de la Torre del Barranc d’Aigües. El pleno aprobó ayer una moción presentada por la oposición, que salió adelante gracias al respaldo de Cs y que contó con el rechazo de PP y la abstención de Vox -que no votó en contra como este medio publicó por error-, sus socios de gobierno. La medida busca aclarar la titularidad del bastión del siglo XVI, que se encuentra en un estado ruinoso, y trasladar la información a la Conselleria de Cultura, al mismo tiempo que se le preguntará sobre qué medidas cautelares son necesarias para garantizar su supervivencia.

El alcalde, Juanjo Berenguer, (PP) insistió en que ya llevan tiempo trabajando en este tema, de una forma discreta, por lo que no cabe esta moción, y agregó que esta torre «no es una prioridad», pese al enorme deterioro que arrastra desde hace décadas y la exigencia de Cultura al Ayuntamiento de hace un año para requerir a dueño a actuar.

La última sorpresa sobre este bastión trascendió la pasada semana, cuando desde el consistorio se reconoció que hay una disputa por la propiedad entre la Fundación Frax, que figura en el Catastro y con la que el Ayuntamiento había contactado para buscar una cesión, y la empresa Campelmar, que aparece en el Registro de la Propiedad. Una discrepancia sacada a la luz por EU, que no entiende que hasta ahora se haya mantenido por parte de la Corporación que la titularidad recaía en Frax, cuando desde 2018 hay un informe municipal que refleja que es propiedad de Campelmar. Y mientras, no se ha avanzado nada en este tema, enquistado desde hace años, mientras que sigue el deterioro de la atalaya, también conocida como Torre de Reixes.

El edil de EU Pedro Mario Pardo lamentó que el Ayuntamiento aún no haya instado al dueño, sea el que sea, a que cumpla con su deber de conservación con este Bien de Interés Cultura (BIC), como así pidió Cultura el pasado mes de marzo.

El alcalde, que ha hablado tanto con la firma Campelmar como con la fundación para aclarar la situación, calificó de «oportunismo político» la moción de EU, Podemos, Red y PSOE, ya que destacó que se lleva tiempo trabajado en este tema, y que se trata de un asunto donde la «discreción» permite alcanzar mejores soluciones que con el «ruido mediático». Agregó que «seguiremos trabajando para intentar que se ceda la torre en las mejores condiciones», aunque admitió que «no es una prioridad»; e informó que se realizará desde Disciplina Urbanística el requerimiento al dueño.

Cs, aunque mostró dudas sobre algún punto del acuerdo, lo respaldó porque «la base real de la moción es la protección y defensa del BIC». Vox calificó la moción de «populista y demagoga», y dijo que ya se está trabajando en este tema. El PSOE recordó el estado lamentable que presenta y que «es muy importante preservar patrimonio, y no podemos permitirnos más pérdidas». Y Compromís destacó que hay que requerir la conservación al dueño y, si no es suya, que lo diga, y así se podrá evaluar la titularidad.

Por su parte, Red destacó que con una pequeña inversión, que en el anterior mandato se cifraba en 115.000 euros para una actuación de emergencia y 300.000 para su reforma integral, se podría salvar de la ruina, y lamentó la desinformación que ha llevado el PP en este tema. Podemos, en la misma línea, criticó la falta de información por parte del alcalde, que es el edil de Patrimonio, recordando que han estado preguntando durante todo el 2020 sin dar respuestas claras.

El acuerdo del pleno establece «requerir a la mercantil que figura en el Registro de la Propiedad y a la fundación que figura en el Catastro que aporten la documentación que acredite la propiedad». Además, se pide «comunicar a Cultura la medida adoptada respecto a los posibles propietarios», así como copia de los informes de 2018 y 2020 sobre su estado. Y también solicitan «consultar a Cultura si en base a garantizar la seguridad de bienes y personas es conveniente la adopción de medidas cautelares».

«Camposanto» de animales

Por otra parte, el pleno aprobó iniciar la tramitación para crea un jardín-cementerio de mascotas, propuesta por Cs, Red y PSOE, con el rechazo de PP y Vox, la abstención de Compromís, y el apoyo de Podemos y EU. Los populares justificaron su oposición al considerar que los esfuerzos deben centrarse en el proyecto para el nuevo cementerio de personas. Y agregaron que este proyecto tampoco será una prioridad, pese a ser propuesto por Cs.

Calle para Pilar Altamira

El pleno también aprobó por unanimidad otra moción de Compromís, que se convirtió en institucional, para dedicar una calle a la escritora Pilar Altamira, nieta de Rafael Altamira, fallecida hace unos días y muy vinculada a El Campello.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats