Los 109 residentes y 80 miembros del personal sociosanitario de la residencia de mayores Orpea en El Campello ya han recibido la segunda y última dosis de la vacuna anticovid (Pfizer), transcurridos los 21 días preceptivos desde que se les administrará la primera, según han informado desde la concejalía de Tercera Edad que dirige Mercé Pairó (Cs). De esta forma estas instalaciones, en las que murieron 22 ancianos a finales del pasado año por un brote, está ya a un paso de lograr la inmunidad frente al coronavirus.

Isabel García, directora de Orpea El Campello, tras esta segunda jornada de vacunación imprescindible para alcanzar la anhelada inmunidad, ha transmitido un mensaje de esperanza en el futuro, de tranquilidad con respecto a la situación de nuestros mayores y un deseo: “Ojalá pronto podamos volver a esa ansiada normalidad, a ser nosotros mismos, que esto sea una pesadilla que dejamos atrás”.

Mientras tanto, el contacto telefónico de los residentes con sus seres queridos es diario y a demanda y, aunque las visitas no se realizan dentro del recinto, “las hemos retomado a través de una pasarela exterior para que al menos puedan tener contacto visual, porque en esta situación ganan fuerza las miradas, la voz, las palabras y los gestos”, ha destacado la directora del centro.

Vacunación en la residencia Orpea de El Campello

También los residentes han querido hacer llegar este mensaje de esperanza y resistencia a toda la ciudadanía. Paquita, de 91 años, a pesar de la tristeza que le produce la necesaria separación de sus familiares, confesaba haber llorado de alegría tras la vacunación y nos envía un cariñoso y sabio consejo: “Que se pongan la vacuna, que se pongan la mascarilla, que se cuide todo el mundo”.

La concejal de Bienestar Social y Tercera Edad, Mercé Pairó, en continuo contacto con los centros de mayores de El Campello desde que se iniciara la pandemia sanitaria, ha deseado manifestar no sólo su alegría por el que los residentes de Orpea hayan completado el proceso de vacunación, sino que además destaca la capacidad de resistencia y adaptación de nuestros mayores a “una situación muy difícil para todos pero que ellos han sabido sobrellevar con autentica ejemplaridad”. 

Desde el inicio de la propagación del covid-19, el contacto de nuestros mayores con sus seres queridos ha sido telemático, en cumplimiento de los protocolos sanitarios y, aunque tuvieron que hacer frente a un brote de coronavirus en el pasado mes de octubre, que se llevó la vida de 22 personas, en la actualidad, Orpea, es un centro libre de covid al 100%.