Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villar justifica en 113 páginas el cambio urbanístico del que duda su grupo

El área que dirige el alcalde de San Vicente elabora un informe sobre la distancia para ubicar aparcamientos para hoteles incluida en la modificación 38 del PGOU que se lleva a pleno - El punto requiere de una mayoría absoluta que no está asegurada

La plaza de la Comunidad Valenciana, el centro neurálgico administrativo de San Vicente.

La plaza de la Comunidad Valenciana, el centro neurálgico administrativo de San Vicente.

Más de un centenar de páginas de explicación. El área de Urbanismo del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ya ha entregado al grupo municipal socialista y al resto de grupos municipales el informe para justificar un cambio propuesto por el área que dirige el alcalde, el socialista Jesús Villar. Un documento que cuenta con la friolera de 113 páginas que ha elaborado durante el fin de semana la arquitecta municipal. Es el peaje que ha debido pagar el primer edil ante su propio grupo para llevar a aprobación este miércoles una modificación puntual del PGOU, ante las reticencias mostradas durante la comisión informativa de Territorio e Infraestructuras por el representante socialista que no es otro que el edil José Luis Lorenzo, líder de la facción enfrentada al alcalde Villar y que mantiene un pulso con él.

Todos los grupos municipales ojeaban el informe de la concejalía de Urbanismo para justificar una de las modificaciones que se lleva al pleno de este miércoles. Y el documento se convertía en comidilla por esas 113 páginas que justifican por qué los servicios técnicos municipales han fijado una distancia máxima de 400 metros para que hoteles y residencias universitarias ubiquen su aparcamiento para los clientes

El sometimiento a información pública de la 38 modificación puntual del Plan General y la tercera modificación del Plan Parcial del PAU 1 La Almazara sobre regulación de determinados usos pormenorizados es el punto del orden del día del pleno de mayor envergadura. Y posiblemente el que suscita más interés, puesto que Villar necesita mayoría absoluta, 13 votos afirmativos, para poder aprobar este punto.

En la comisión informativa previa al pleno en el que los grupos municipales indican su intención de voto, votaron abstención Ciudadanos, PP, Vox, Podemos y Compromís. Mientras que Esquerra Unida (EU), con dos concejales, y el PSOE con nueve el día de la votación, dieron su voto positivo a este punto. Aunque antes de desvelar el sentido de su voto, el representante del PSOE pedía conocer los criterios seguidos por Urbanismo para fijar en hasta 400 metros la distancia al aparcamiento. El portavoz del grupo socialista, Jesús Arenas, no desvelaba cuál será el sentido del voto del grupo.

Para evitar que la votación no salga adelante, el primer edil tiene la opción de solicitar el voto particular de los concejales, en lugar del ponderado de todo el grupo. De hecho, la mano derecha de Villar, la concejal Asun París, trasladó a la secretaria municipal una pregunta la semana pasada en el sentido de conocer si es posible realizar la votación de forma unipersonal y no con el voto ponderado del portavoz de cada grupo. Es la baza que se guarda el alcalde en el caso de tener dudas de que su grupo no vaya a apoyar la propuesta de Urbanismo que va al pleno.

Lo que hagan los grupos de la oposición también es una incógnita hasta ahora. El alcalde puede sondear a los partidos para conocer si apoyarán su propuesta que, en definitiva, es una exposición pública susceptible de admitir cambios.

Una medida copiada del Gobierno y de Barcelona

La propuesta pretende favorecer la instalación de hoteles y residencias universitarias

El área de Urbanismo considera una «distancia razonable para ir a pie» los hasta 400 metros que da de margen a hoteles y residencias universitarias para dotar de plazas de aparcamiento sus establecimientos. El cambio que propone Urbanismo les exime de tener esta dotación en el propio edificio, lo que supone una ventaja para los futuros promotores, al suponer una disminución de los costes de construcción .

El informe de 113 páginas elaborado por la jefatura del Servicio de Arquitectura se ha basado fundamentalmente en dos documentos, la documentación técnica del ministerio a través del «sistema municipal de indicadores de sostenibilidad»; y por otro lado, del Ayuntamiento de Barcelona y su sistema de indicadores y condicionantes para ciudades grandes y medianas.

Ambas publicaciones establecen en 600 metros como distancia máxima a la que un ciudadano debe tener estos servicios para garantizar que estén a menos de 10 minutos a pie. Los servicios técnicos de San Vicente han considerado en 400 metros la distancia máxima a la que un establecimiento de uso hotelero o alojamiento temporal puede justificar su dotación de huecos de aparcamiento en el caso de que esta supere las cinco plazas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats