Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSPV defiende a Villar y expedienta a los siete ediles díscolos de San Vicente

La Secretaría de Organización interviene en la crisis interna y abre un procedimiento informativo a los regidores que con su abstención tumbaron una modificación del PGOU propuesta por el propio Villar en el pleno del miércoles

El secretario provincial del PSOE, el secretario de Organización y el alcalde, en la sede del partido en San Vicente el mes pasado. | ALEX DOMÍNGUEZ

El secretario provincial del PSOE, el secretario de Organización y el alcalde, en la sede del partido en San Vicente el mes pasado. | ALEX DOMÍNGUEZ

Expedientados siete de los concejales del PSOE de San Vicente del Raspeig. El PSPV ha abierto un expediente informativo a los regidores socialistas que «humillaron» a su propio alcalde, Jesús Villar, tumbando el miércoles en el pleno una propuesta del primer edil sobre una modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PSOE).

Fuentes del PSPV explicaro que desde la Secretaría de Organización de la Comunidad Valenciana, que ostenta José Muñoz, se ha procedido a la apertura de un expediente informativo contra estos siete ediles, motivado por su abstención en el pleno en un punto que contaba con los informes técnicos positivos. Una votación plenaria que culmina meses de crisis interna que se ha trasladado al propio pleno.

De esta forma el PSPV nacional vuelve a cerrar filas en torno al alcalde de la séptima ciudad en población de la provincia y toma medidas. En febrero, tras estallar definitivamente la fractura en el seno de los socialistas sanvicenteros con la renuncia de la edil de Educación, Belén Arques, desde València se mostraron públicamente su respaldo a Villar Además, el PSPV trató de tender puentes entre los dos grupos. El secretario provincial, José Chulvi, y José Muñoz se reunieron tanto con el alcalde y con Lorenzo en la visita que realizaron el 1 de marzo a San Vicente... pero la crisis interna se ha convertido en una hemorragia que no parece poder frenarse.

De esta forma, el PSPV abre expediente al exportavoz municipal José Luis Lorenzo, que lidera el sector crítico, y los otros seis ediles que se abstuvieron: Jesús Arenas, Isabel Candela, Guillermo García, Lucía Rubio, Pilar Alcolea y Juan Antonio López. Se da la circunstancia que este último tomó posesión horas antes en una sesión extraordinaria y al día siguiente de convertirse en edil ya está expedientado. Además, el edil socialista José Manuel Ferrándiz, también en el en el ojo del huracán tras haber renunciado a la concejalía de Recursos Humanos, no asistió al pleno, al estar de baja, lo cual en un principio le libraría del expediente, pese a estar también alineado con Lorenzo. Y estos expedientes podrían desembocar en medidas contra estos concejales.

La propuesta del alcalde, que ostenta a su vez el área de Urbanismo, solo contó con el respaldo de su edil de Fiestas, Asun Paris, además de EU (2 ediles), Compromís (1), Podemos (1) y Vox (2). Ocho votos a favor frente a las 16 abstenciones de Cs (5), PP (4) y los otros siete ediles del PSOE.

Esta modificación del Plan General suponía, entre otras cosas, la exposición pública de cambios urbanísticos entre los que se encuentra el favorecimiento del teletrabajo al considerar las viviendas particulares oficinas. Además, el grupo de Lorenzo presentó una enmienda a esta propuesta del alcalde, para rebajar a 150 metros y no hasta 400 metros, como indicaba el informe aportado por el primer edil, la distancia de aparcamiento para establecimientos hoteleros que contemplaba la modificación del PGOU. Pero el voto de calidad del alcalde impidió que se aceptara la enmienda socialista, con 7 votos a favor, 10 abstenciones de Compromís, Cs y PP y 7 votos en contra.

Origen

Esta crisis estalló en febrero, con la renuncia de la número 2 y edil de Educación, Belén Arques, por desencuentros con Lorenzo. Después el portavoz fue cesado de sus concejalías por el alcalde y le quitó el sueldo, abriéndose un enfrentamiento abierto entre Villar y su propio grupo municipal, incluyendo que el grupo socialista colocara en todas las comisiones como presidente a Lorenzo.

Ante esta situación el PSPV decidió tomar cartas en el asunto a finales de febrero ante la escala de tensión , ante el temor desde la ejecutiva nacional que desembocara en una moción de censura con los afines a Lorenzo pactando con Ciudadanos o con PP y Vox. Además, el PSPV fue más allá y anunció una investigación a José Gadea con el fin de conocer la situación de este militante y valorar si ha estado detrás de esta nueva crisis, máxime teniendo en cuenta que Gadea fue uno de los concejales que promovió desde el PSOE la moción de censura de hace 20 años en la que varios ediles socialistas dieron el gobierno en bandeja al PP, con Luisa Pastor como alcaldesa. Por su parte Villar declinó ayer hacer declaraciones sobre esta crisis.

Los concejales críticos defienden su postura 

El grupo municipal afirma que la decisión del voto fue validada en su seno e insiste en que era adecuado

Desde el grupo municipal del PSOE, controlado por los ediles críticos con la gestión del alcalde, emitieron tarde un comunicado defendiendo su abstención en el pleno, y señalando que su posicionamiento había sido validado por mayoría en el seno del grupo el pasado lunes. 

Desde el grupo explicaron que la propuesta de modificación del PGOU «tenía por objetivo adoptar medidas que puedan contribuir, directa o indirectamente, a favorecer la recuperación de los sectores productivos». Y «la medida propuesta dejaba margen a los hoteles para crear plazas de parking a una distancia máxima de 400 metros. Una distancia que el PSOE consideró excesiva», y así se trasladó en comisiones.

El grupo municipal explicó que «esta cuestión fue tratada en el seno del grupo municipal socialista del lunes 29 de marzo, donde tras conocer el informe de los servicios municipales, se acuerda por mayoría, que se realice una modificación de la propuesta a pleno de 400 metros a 150 metros, y en caso de cambiar dicha distancia votar abstención».

Añadieron que «la regulación de distancias a plazas de estacionamiento con un máximo de metros se realiza, normalmente, cuando la configuración física del municipio impide que se pueda implantar nuevas residencias, o complejos hoteleros, en un radio amplio por dificultades estructurales o patrimoniales». Y destacaron que «si queremos ser un referente como ciudad universitaria, debemos planificar servicios de calidad, pensando en los usuarios y no solamente en quienes gestionan los servicios», recordando que Alicante capital tiene fijado su distancia máxima en 200 metros y que no se puede equiparar San Vicente a «megaciudades» como Barcelona. 

E insistieron en que «el PSOE no enmienda a nadie, presenta una enmienda acordada en el seno del partido, a una propuesta técnica, sobre la que se fija una distancia, que para el grupo es excesiva, enmienda que al no aprobarse, y por acuerdo tomado en el grupo municipal, se vota posteriormente abstención. Ya que, desde el grupo socialista, creemos que se debe primar la calidad del servicio, en un desarrollo siempre equilibrado y a escala, y adaptado a San Vicente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats