30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Campello «blinda» las calas Baeza y Lanuza al no repararse los taludes

Playas restringirá el acceso a las zonas ya acotadas por peligro de desprendimientos al contestar el Ministerio para la Transición Ecológica que no actuará porque es un proceso natural de erosión

El talud de Cala Lanuza está protegido por una malla, pero Playas advierte de que se producen desprendimientos.

El talud de Cala Lanuza está protegido por una malla, pero Playas advierte de que se producen desprendimientos. INFORMACIÓN

El verano se acerca y con él los problemas que año tras año se producen en dos hitos paisajísticos de El Campello, que son también dos fuentes de conflicto y quebraderos de cabeza para el Ayuntamiento. Los taludes que existen en Cala Lanuza y en Cala Baeza tienen mucho riesgo. Tanto, que el área de Playas que dirige el primer teniente de alcalde, Julio Oca (Cs), ha anunciado que los va a blindar para evitar que se puedan originar accidentes por los más que previsibles desprendimientos de piedras. Reconocen que desde el consistorio apenas pueden hacer más de lo que ya hacen: instalar cartelería advirtiendo del peligro de la posible caída de piedras y colocar vallados para evitar el acceso a una zona que ya cuenta con un mallado de retención. Y todo con el conocimiento y el convencimiento de que, año tras año, hay bañistas que obvian estas indicaciones y se colocan justo debajo de estos muros de piedra.

La Concejalía de Playas ha informado de que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Dirección General de la Costa y el Mar y su Servicio Provincial de Costas en Alicante, dirigido por Rosa de los Ríos Jimeno, ha comunicado al consistorio campellero «que no actuará sobre los desprendimientos de los taludes de Cala Baeza y Lanuza».

Así se lo ha hecho llegar la citada administración, mediante un escrito, en contestación al requerimiento que había hecho la concejalía pidiendo a la Administración actuar sobre los declives de Cala Baeza y Lanuza: «Es la Administración General del Estado responsable de la protección medioambiental de la costa y, con carácter general, no se debe impedir la erosión natural de los acantilados cuyos materiales alimentan playas situadas al pie». Esta es la respuesta del ministerio según se ha indicado desde el área de Playas de la localidad. Con todo, Costas reconoce el mal estado de los taludes e incluso de que es probable que caigan piedras.

No puede paliarse

Desde el área de Playas indican que en el escrito de respuesta se esgrime que «en la actualidad, la erosión natural de la zona debido a los diferentes agentes ambientales ha provocado que la práctica totalidad del talud se encuentre muy afectado, pudiendo producirse desprendimientos a lo largo de toda esta franja costera. Por lo tanto, se trata de un proceso natural que acontece no solo a esta zona, sino a todo el litoral español y que no puede paliarse con actuaciones puntuales realizadas por la Administración General del Estado».

Con esta contestación, la concejalía que dirige Julio Oca advierte que «queda denegada cualquier tipo de actuación en las áreas afectadas por los desprendimientos». La concejalía de Playas ha informado de que las zonas, que ya se encuentra acotadas, serán reforzadas con más señalización que impida el tránsito y estancia en las mismas, con el objetivo de evitar daños personales.

Actualmente el Ayuntamiento mantiene cerrado al baño Cala Baeza, que está pendiente de una gran actuación con la intervención de las administraciones local, autonómica y nacional. Una parte implica el desbroce del barranco de La Solana con el que se pretende descubrir los vertidos que se producen en la cala. A la vez, en la cala está prevista la eliminar los espigones.

En 2017 el Ministerio realizó una intervención de estabilización del talud en Cala Baeza. Playas advierte que, a pesar de ello, ha habido desprendimientos.

Una petición similar para la playa de La Almadraba

La playa de La Almadraba se encuentra en la misma situación que Cala Baeza y Cala Lanuza. El riesgo de desprendimiento de rocas ha llevado a Playas a realizar al Ministerio la misma petición: que actúe para evitar la caída de rocas. Pero temen que la respuesta sea similar.

Mientras tanto, en Cala Baeza y dentro de la intervención global, una parte es la eliminación de las últimas embarcaciones. El área está haciendo la valoración económica de la retirada de los barcos y anuncia que va a comunicar a los dueños de las mismas el coste que se cobrará de forma subsidiaria.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats