Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Xixona tramitó 5 proyectos con 15.000 casas bajo el mandato de la exalcadesa detenida

La presentación de macrourbanizaciones con Rosa Verdú se disparó entre 1999 y 2007, aunque solo se llegó a aprobar de forma definitiva un plan de 2.300 viviendas - La exprimera edil y el exconcejal apresado tenían suelo en la zona o junto al PAI ahora investigado

La exalcaldesa y el otro exedil detenido, en una imagen de 2007. A la derecha, una manifestación contra los PAI en 2005. | INFORMACIÓN/S.BOTELLA

La exalcaldesa y el otro exedil detenido, en una imagen de 2007. A la derecha, una manifestación contra los PAI en 2005. | INFORMACIÓN/S.BOTELLA

La detención de la exalcaldesa de Xixona Rosa Verdú (PP) y del que fuera su primer teniente de alcalde, Francisco Domenech Asensi (PP), dentro de una operación contra una supuesta trama de mordidas urbanísticas, ha devuelto a la actualidad una etapa en la que la localidad turronera, al igual que otras muchas de la provincia, vivió una desenfrenada fiebre por el ladrillo.

En Xixona esta locura fue especialmente exacerbada. Y es que con Verdú al mando, se tramitaron en el Ayuntamiento al menos cinco grandes proyectos que sumaban más de 15.000 viviendas, tres campos de golf y cinco hoteles. El doble de casas que de residentes. Una situación que generó un enorme rechazo ciudadano que hizo que los xixonencs se echaran a la calle, además de llevar el PSOE a los tribunales el macroproyecto de El Espartal. El juez finalmente tumbó este PAI, por el que ahora precisamente vuelven a ser investigados Verdú y Domenech.

Página de INFORMACIÓN del 24 de mayo de 2007 con la anulación judicial del PAI de El Espartal por el que ha sido detenida la exalcaldesa. | J.A.RICO

Rosa Verdú alcanzó la Alcaldía en 1995 gracias al apoyo del partido independiente del PCIX de Ramón Aznar, aunque un año después este apoyó una moción de censura que devolvió la vara de mando al PSOE. Y tras las elecciones de 1999, Verdú volvió a presidir el Ayuntamiento hasta 2007, primero con el Bloc en el gobierno, cuyo ejecutivo abandonaron los valencianistas, que rechazaban el proyecto de una cantera en la Penya Migjorn, que finalmente no salió adelante. Y en 2003 siguió en el poder, esta vez con Aznar y su PCIX como socios, pese a que fueron quienes le arrebataron en 1996 la Alcaldía con una moción de censura y basaron su campaña electoral en el lema «basta ya de mentiras» en referencia al PP.

De macrourbanización bajo sospecha a megaplanta solar

En esos ocho años al frente de la Corporación, se levantó el controvertido vertedero de Piedra Negra, que ha generado infinidad de problemas por malos olores y su saturación. Y Xixona vivió una vorágine de proyectos de macrourbanizaciones, algunos de ellos en zonas tan sensibles como La Carrasqueta. Eso sí, solo uno fue aprobado de forma definitiva, el del Vergeret, con 2.300 casas, pero el pinchazo de la burbuja inmobiliaria hizo que no se llegara a desarrollar... al menos hasta ahora.

El proyecto por el que se investiga a Verdú y Domenech fue tumbado en 2007 por los tribunales al considerar que no buscaba el interés general, tras denunciarlo ante el juzgado el PSOE. El juez falló que era ilegal que el Consistorio hubiera acordado la revisión del PGOU para dar cabida a este proyecto, y que se tenía que buscar otra fórmula. Un plan impulsado por el empresario inmobiliario Jaime María Febrer, detenido ahora como presunto auspiciador de la trama que investiga la Guardia Civil dentro de la operación Azud iniciada en València. No han trascendido los detalles de las pesquisas que afectan a los dos expolíticos xixonencs.

Febrer firmó en noviembre de 2005 con el Ayuntamiento gobernado por el PP y PCIX un convenio que le permitía levantar un campo de golf, 5.400 viviendas de lujo, tres hoteles y un polígono industrial en 7,2 millones de m2, donde tenía terrenos la familia de Domenech, ahora detenido. Y el PSOE denunció ante la Fiscalía tráfico de influencias y prevaricación en enero de 2006, alertando de graves irregularidades como que el apoderado de la promotora trabajaba como abogado para el Ayuntamiento, que había terrenos en la zona afectados de Domenech, y que la alcaldesa y otro edil del PCIX tenían terrenos justo al lado que se iban a revalorizar. Es más, alertó que el edil independiente los tenía curiosamente justo en el centro del PAI, pero sin verse afectado. Y en marzo de 2006, la empresa de Febrer, CVC, renunció al proyecto, solo un mes antes de que la alcaldesa declarase ante el fiscal. Poco después, se retomó, bajo el nombre de otra firma, pero los tribunales lo enterraron definitivamente en 2007.

«Una época oscura»

Ferran Verdú, entonces portavoz del PSOE y después, entre 2007 y 2015, alcalde, fue quien llevó ante Fiscalía El Espartal. Y este sábado recordó que «había muchos indicios de irregularidades en aquel proyecto, y por eso lo denunciamos. Ha sido una sorpresa la noticia en cuanto al aspecto personal, no quiero nada malo para nadie. Pero si hay algo que no haya prescrito, la justicia debe actuar. Lo importante es que ya se hizo la justicia más importante entonces, evitando los tribunales y la movilización ciudadana que se pudiera llevar a cabo un proyecto que solo beneficiaba a unos pocos, y no buscaba el interés general. Era un PAI donde al menos tres miembros del gobierno tenían intereses de una u otra forma, por lo que no debían participar en su tramitación. Pero lejos de ello, participaron activamente en su impulso».

Por su parte la actual alcaldesa, Isabel López (PSOE), que entre 2003 y 2007 también estuvo en la oposición, recordó aquella época como «la más oscura de Xixona. Continuamente denunciábamos irregularidades, ya que había muchas cosas que no estaban claras, como el PAI de El Espartal. Y esto que ha pasado es un ejemplo de la herencia del zaplanismo, y de su nefasta gestión. Desde el PSOE trabajamos entonces para evitar las barbaridades urbanísticas que se proyectaban, y gracias a la movilización de todo un pueblo pudimos cambiar de gobierno en 2007 y frenarlas».

La zona donde se iban a levantar las 5.400 viviendas en El Espartal de Xixona hace 15 años se ubica entre la CV-800 y la carretera de Busot. Y ahora, parte de aquellos terrenos lo ocupa el mayor huerto solar de la Comunidad Valenciana, que entró en funcionamiento el mes pasado.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats