Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La confesión de un crimen a martillazos reduce en diez años la pena pedida a los dos acusados

El fiscal cambia la imputación de asesinato por otra de homicidio

Los dos acusados en el banquillo con la intérprete y custodiados por la Policía el primer día del juicio. | HÉCTOR FUENTES

Los dos acusados en el banquillo con la intérprete y custodiados por la Policía el primer día del juicio. | HÉCTOR FUENTES

Hasta diez años de cárcel ha bajado el fiscal la petición de pena para los dos acusados de matar a martillazos a un compañero de piso en El Campello tras la confesión de ambos durante el primer día del juicio. Tras el acuerdo alcanzado entre el Ministerio Público y las defensas, la acusación ha pasado de ser de asesinato a homicidio, mientras que se han añadido las atenuantes de dilaciones indebidas y de confesión.

Una conformidad que ha validado un jurado popular y que este miércoles declaró culpables por unanimidad a los dos acusados del crimen. Los hechos ocurrieron el 9 de octubre de 2017, cuando la víctima, Paulius T. de nacionalidad lituana murió como consecuencia de las puñaladas y los golpes recibidos en la cabeza con un martillo tras la discusión con sus dos compañeros de piso, padre e hijo y de la misma nacionalidad que él. El hecho de que el cadáver tuviera una bolsa de plástico en la cabeza , motivó que desde el Ministerio Público valoró en un principio que se tratara de un asesinato. Sin embargo, las pruebas indican que la bolsa se puso cuando el hombre ya había muerto, lo que provocó que se acusara por homicidio y no por asesinato.

El padre, Vaclovas V., fue detenido esa misma mañana en el lugar de los hechos, mientras que su hijo, Denas V., no fue apresado hasta el año pasado cuando llegaba a Moscú procedente de un vuelo de España. En los años que pasó buscado por la Justicia, se intentó juzgar solo a Vaclovas por el crimen y enjuiciar a Denas cuando fuera apresado. La vista oral se tenía que haber celebrado en marzo del año pasado, pero la llegada de la pandemia obligó a suspenderlo. Cuando estaba empezando la desescalada, se produjo el arresto de Denas, lo que obligó a devolver la causa de nuevo al juzgado para que los dos se sentaran juntos en el banquillo. La Fiscalía considera que este retraso de más de un año para sentar a Vaclovas en el banquillo es una atenuante de dilaciones indebidas. En este punto no ha habido unanimidad en el jurado, donde dos de los siete miembros del tribunal popular consideraban no probada esta atenuante. También el fiscal ha valorado la colaboración con la Justicia de los dos acusados al declararse culpables de este crimen.

Tras el acuerdo alcanzado con las dos defensas, los abogados Francisco Galiana Botella y José Soler, el fiscal reclama una pena de doce años de prisión para Denas por el crimen; mientras que para Vaclovas se piden 10 años por el homicidio; un ano y nueve meses por los 17 kilos de marihuana encontrados en la vivienda; y otros tres meses por un pasaporte falso que estaba en el piso.

Expulsión

El acuerdo cerrado permite que a Vaclovas se le pueda ser suspender la pena y sustituirla por expulsión del país a los siete años de condena. Como ya lleva casi cuatro años en prisión preventiva por estos hechos, sería dentro de tres años. Previamente habrá que dar cuenta de esta situación al Juzgado de Instrucción Central de la Audiencia Nacional, ya que tiene una Euro Orden de Detención vigente de su país. Una vez expulsado del país no podrá regresar al país hasta dentro de diez años. Vaclovas ha estado en prisión preventiva desde su detención por estos hechos. Aunque el juzgado autorizó su libertad bajo fianza, ésta nunca se pagó porque no tenía dinero para afrontarla.

Las dos defensas se sumaron a la petición de penas reclamadas por el fiscal, por lo que en unos días podría dictarse sentencia validando los términos del acuerdo entre las partes.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats