Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell tuvo en cuenta cinco parámetros para decretar el toque de queda de San Vicente

Aunque hay localidades con mayor incidencia en la provincia, las medidas más drásticas se adoptan en la ciudad de l’Alacantí por el índice de reproducción, el incremento diagnóstico, la trazabilidad y la positividad de los casos

Un área de vacunación contra el covid en San Vicente del Raspeig

Un área de vacunación contra el covid en San Vicente del Raspeig INFORMACIÓN

Los valores que el Consell ha tenido en cuenta para incluir a San Vicente como única ciudad de la provincia en el listado de 32 localidades de la Comunidad con toque de queda de 1 a 6 de la madrugada responden, según indican desde la Conselleria de Sanidad, a los parámetros que contempla de modo general la estrategia frente a la pandemia que publica el Ministerio de Sanidad, referentes tanto la incidencia acumulada como a los índices de reproducción de cada contagio, el porcentaje de trazabilidad de los casos o los que se diagnostican también respecto a la semana anterior.

En San Vicente, los datos que han manejado en la conselleria para considerarla como la única localidad de la provincia que supera los valores que mantienen la pandemia bajo control, apuntan de modo especial al índice de reproducción básica, cuyo nivel fuera de peligro debe situarse por debajo de 1 y que en este caso asciende a 2,42. Se refiere al número de contagios que genera a su vez cada uno de los positivos.

La incidencia acumulada o tasa de contagios a 14 días por 100.000 habitantes no es de las más elevadas en San Vicente, como reconocen desde Sanidad, aunque también ha aumentado progresivamente. Desde el departamento que dirige Ana Barceló abundan que no es este el único valor computado, sino que se trata de la conjugación de todos ellos.

Se suma, por otra parte, el nivel de trazabilidad de los casos, un porcentaje entre los más peligrosos según las autoridades sanitarias y que en San Vicente es del 63%.

ÚNICA EN LA PROVINCIA

Datos que obligan a mayores medidas

A juicio del Consell, San Vicente es hoy por hoy la única localidad de la provincia que requiere la adopción de medidas extremas.

Asimismo el índice de positividad de las pruebas PCR practicadas en la localidad alcanza el 17,37% y el incremento de casos diagnosticados respecto a la semana anterior asciende a 228, siempre según los datos facilitados desde la Conselleria de Sanidad a preguntas de este diario

Ante esta situación, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig (PSOE-EU) ha decidido aplazar el primer concierto indie previsto para este viernes «ante la posibilidad de llegada de cantidad de personas al margen del aforo del recinto del parque». Es una de las decisiones adoptadas en la reunión celebrada tras la medida de la Generalitat. El evento musical organizado por Cultura se iba a desarrollar en el parque Juan XXIII con la participación de tres grupos musicales, la obligatoriedad de llevar mascarilla y un aforo limitado de 170 personas. La edil de Cultura, Raque Rodríguez, confia en poder celebrar este evento en septiembre. Sí se ha decidido mantener las presentaciones de hogueras y la actuación de un cuarteto de saxos en la urbanización Los Girasoles. Y ello porque, según explica el primer edil, Jesús Villar, se celebran con distancia, los espectadores están sentados y la mascarilla es obligatoria.

Dada la excepcional medida que se ha tomado en San Vicente, el consistorio requiere apoyo de otras fuerzas para hacer cumplir el toque de queda. Por ese momento, el viernes se ha emplazado a una reunión en el Ayuntamiento para celebrar una junta de seguridad extraordinaria. En ella se va a poner sobre la mesa la situación concreta de San Vicente, y el alcalde explica que se va a pedir colaboración a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado para que colaboren y refuercen su presencia en el municipio.

Por otra parte, en la primera noche con el toque de queda impuesto no se han producido incidencias, según explica Villar, más que alguna persona «despistada» que desconocía la medida. El primer edil señala que estos primeros días se va a realizar una labor pedagógica para explicar a los vecinos la situación y pedir que durante estos quince días se redoblen las precauciones.

El alcalde sigue manteniendo su perplejidad por el hecho de que el municipio tenga que cumplir esta medida, puesto que otras localidades tienen incidencias por cien mil habitantes mucho más altas. En San Vicente, el alcalde reconoce que ha sido clave el gran crecimiento experimentado, con una incidencia que se sitúa en 190 casos frente a apenas 23 hace tres semanas. Cree que Sanidad debía haber justificado más ampliamente y con datos la necesidad de adoptar el toque de queda para que los vecinos entiendan el porqué de esta media. Villar reconoce que «te sientes señalado porque algo ha pasado en el municipio que no ha pasado en otros». Y reconoce que va a pedir que se remitan datos más pormenorizados para poder extremar la vigilancia si es que hay grupos más afectados.

Por su parte, la concejal de Sanidad, Lucía Rubio, también constata que San Vicente ha experimentado un cambio en cuanto a la incidencia del covid. Desde hace meses San Vicente analiza la presencia del virus en las aguas residuales a través del programa City Sentinel: SARS CoV-2 y con el gráfico en la mano explica que en apenas una semana la incidencia ha pasado de leve a alta.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats