Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Campello desbrozará 11.000 m2 de dos calas para acabar con los vertidos de fecales

La concejalía de Medio Ambiente saca a licitación la limpieza de vegetación de las playas de Baeza y Palmeretes - La actuación busca localizar el origen de la contaminación, frenar las plagas de mosquitos y poner en valor una antigua noria

Cala Baeza

Cala Baeza

El Campello va a llevar a cabo en las próximas semanas el desbroce de las calas Baeza y Palmeretes, con el objetivo de localizar el origen y acabar con los vertidos de aguas fecales que sufren ambas playas desde hace años.

El Ayuntamiento ha sacado licitación estas actuaciones, demandadas desde hace años por los vecinos y EU, para frenar el deterioro ambiental que sufren las dos calas. Esta intervención se une a la ya llevada a cabo para retirar las embarcaciones abandonadas en tierra en el puerto de Cala Baeza. Y en un futuro tendrá como colofón la restauración ambiental de esta última playa, donde el Ministerio para la Transición Ecológica invertirá 2,5 millones de euros.

El Campello desbrozará 11.000 m2 de dos calas para acabar con los vertidos de fecales

Desde la concejalía de Medio Ambiente que dirige Julio Oca (Cs), se ha explicado este martes que «el objetivo es la localización de vertidos incontrolados, minimizar la proliferación de mosquitos y poner en valor el patrimonio natural e histórico de El Campello». Ambas calas llevan años sufriendo frecuentes vertidos que han llevado incluso al cierre al baño. Es más, en Baeza desde hace más de un año que está prohibido el chapuzón por la alta carga contaminante por las depuradoras saturadas y obsoletas de la zona.

El contrato de desbroce y limpieza del barranco de la Solana, que desemboca en Cala Baeza y cuya vegetación ocupa buena parte del arena, y Cala Palmeretes, está en proceso de licitación desde el 26 de agosto. El plazo de presentación de las ofertas es de 16 días naturales, por lo que se estima que los trabajos estarán finalizado a mediados de octubre.

Para el concejal de Medio Ambiente y primer teniente de alcalde, «por fin se llega al final de un proceso arduo y complejo pues, si bien la concejalía ha trabajado desde el inicio por dar salida a una situación insostenible, la burocracia y la conciliación entre las diferentes administraciones implicadas, han ralentizado un procedimiento que requiere de urgencia resolutiva».

Cala Palmeretes

Oca destacó que «la imperiosa necesidad de actuar en ambos espacios responde a poder localizar posibles vertidos incontrolados de aguas residuales. Además, la gran cantidad de caña provoca que queden remansos de agua que favorecen la proliferación de mosquitos, especialmente en el barranco de la Solana, donde los operarios tienen dificultades para acceder para realizar los tratamientos preceptivos».

En el caso de Baeza, también conocida como Cala Mercé, uno de los motivos es localizar la acequia que encauza el caudal que puede bajar por el barranco, y comprobar si existe una rotura para repararla una vez finalicen estos trabajos. De esta forma, recuperando la acequia, el caudal con posible vertidos iría al mar directamente, como antiguamente, por la vertiente sur, el lugar de acabar en la misma cala, como pasa ahora supuestamente por esta rotura, que no está confirmada debido a la frondosa vegetación de la zona.

Patrimonio

Así mismo, el edil de Cs destacó que con esta actuación se pretende conservar y poner en valor la flora y el patrimonio histórico de El Campello: «Especies de especial valor ecológico como el lentisco, el olivo o el palmito y el Bien de Relevancia Local conocido como Noria de los Gitanos, que se esconde entre el cañar de Palmeretes». Un bien este último que se mantiene sin protección alguna debido a que el Ayuntamiento aun no ha aprobado un nuevo catálogo de protecciones, después de que el Supremo anulara el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2011, que incluía un catálogo que también fue tumbado, y que hace un año y medio expirara la suspensión de licencias de dos años en los enclaves a proteger para su elaboración.

La intervención permitirá aclarar si existe una rotura en una acequia que hace que las fugas de aguas negras acaben en Baeza

decoration

Para materializar el desbroce, cuyo presupuesto base asciende a 36.300 euros, se ha procedido a su división en dos lotes independientes. Por un lado, el servicio de desbroce y limpieza del barranco de la Solana y, por el otro, el del cañar de Cala Palmeretes. En ambos casos, el plazo de ejecución es de 30 días, sin posibilidad de prórroga, por lo que Oca estima que a mediados de octubre habrán finalizado las tareas.

Cinco concentraciones

En el caso de Baeza, EU ha realizado en el último año cinco concentraciones en esta cala para denunciar la contaminación que sufre, asistiendo de media unas 50 personas. Su edil Pedro Mario Pardo destacó que gracias a la presión ejercida por estas  personas, por fin el Ayuntamiento va a actuar. Y reconoció también el compromiso del concejal de Medio Ambiente en este tema, «pese al retraso que se lleva con este desbroce que se anunció para finales de 2020, ya que es el primero que adopta medidas para frenar la degradación de cala Baeza tras décadas de total abandono. Esperamos no tener que convocar más concentraciones para exigir el fin de la contaminación».

El Consell sigue sin adjudicar la conexión con la depuradora

El gran avance para acabar con los vertidos en la zona norte será la conexión de su precario alcantarillado con la depuradora de Sant Joan, obra que lleva más de un año en licitación pero que aún no ha adjudicado la Generalitat. Su coste es de 5 millones y a principios de año tuvo que volver a salir el proyecto a exposición pública para aportar nueva documentación. Entonces la Conselleria anunció que las obras podrían empezar en el primer semestre de 2021, pero no ha sido así.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats