Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente instalará seis estaciones de control para mejorar la calidad ambiental

El Ayuntamiento licita la creación de una red con tres unidades para vigilar el aire y otras tres para el ruido que se pondrán en marcha en otoño. La medida se une al vehículo desplegado este mes para buscar el origen de unos malos olores

Vista del polígono El Canastell de San Vicente del Raspeig. INFORMACIÓN

San Vicente va a crear en las próximas semanas una red de control del aire y el ruido para mejor la calidad ambiental del municipio. El Ayuntamiento ultima la contratación de una empresa para desplegar seis estaciones móviles que se espera entren en funcionamiento en otoño, según informó el edil de Medio Ambiente, Alberto Beviá (EU).

Se trata de una Red de Control Ambiental permanente con sensores de monitorización de diferentes parámetros ambientales para el control de la calidad del aire y control del ruido, así como software de registro, control, procesamiento y visualización de los datos obtenidos.

En concreto, la red de la calidad del aire va a estar compuesta por tres estaciones distribuidas por el casco urbano en ambiente exterior, para la medición en continuo de gases contaminantes (SO2, NO2, CO, 03), partículas en suspensión (PM1, PM2.5, PM10), así como sensor de temperatura, humedad exterior y presión atmosférica. Los datos obtenidos por estos sensores podrán facilitar información sobre la calidad del aire del municipio.

Y del mismo modo, se desplegarán otras tres estaciones para el control del ruido, según anunció el edil de Medio Ambiente.

Con esta red de control de aire y ruido se busca mejorar la calidad ambiental en San Vicente y luchar contra el cambio climático, gracias a unos datos que podrán ser consultados en la web municipal y que servirán para adoptar medidas correctoras.

Beviá destacó que con esta red se podrá buscar el origen de la contaminación ambiental y sonora y mejorar la calidad de vida poniendo soluciones a estos problemas, gracias a un sistema con el que cuentan ya muchos grandes municipios.

La unidad desplegada en septiembre por la Generalitat.

Esta red global de control ambiental permitirá disponer de indicadores que faciliten la toma de decisiones que mejoren de la calidad ambiental del municipio y sirvan para luchar contra el cambio climático.

Desde la concejalía indicaron que la implementación de medidas debe estar soportada por sistemas de medición que permitan establecer indicadores que faciliten la toma de decisiones y la posterior utilización en el seguimiento y evaluación de las medidas establecidas. Los medidores pueden evaluar cómo afecta a la calidad del aire o al ruido o la implementación de medidas de control del tráfico de vehículos en diferentes vías.

De forma paralela pero en el mismo sentido de mejorar la calidad ambiental, el mes pasado San Vicente cuenta con una unidad de calidad del aire y ha encargado un estudio por los malos olores. La Generalitat ha desplegado un equipo móvil para investigar las quejas vecinales que se registran en verano desde hace años en las zonas de Los Molinos y avenida Savall. Y además el Ayuntamiento ha pedido un informe olfatométrico para localizar la causa, tal y como ha informado este medio.

Con la unidad móvil de la Generalitat se busca corroborar esos malos olores y aportar información sobre los mismos. Y el estudio olfatométrico, que durará seis meses y arrancará este mes, tiene por objeto dar con su origen.

Varios focos

Desde la concejalía recordaron que se trata de un tema complejo, ya que los olores pueden ser originados por una sola actividad o ser fruto de la mezcla de diferentes sustancias provenientes de diferentes focos, lo que dificulta aún más su localización. Además, las condiciones atmosféricas (dirección e intensidad del viento, condiciones de inversión térmica, niebla...) influyen sobremanera en la difusión de los olores.

Desde hace algunos años en los periodos estivales se reciben quejas sobre la percepción de olores desagradables en horario nocturno en diferentes puntos del casco urbano, sin que hasta ahora se haya podido determinar relación de causalidad. Y este verano las molestias han aumentado, al margen de los problemas derivados del incendio de la fábrica de caucho de El Canastell.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats