Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil rastrea la cala de perros por las denuncias de envenenamientos en El Campello

El Instituto Armado investiga las intoxicaciones de mascotas advertidas por los usuarios este verano que desembocaron en una manifestación - El Seprona y la Unidad Canina inspeccionan el arenal de la Punta del Riu en busca de pruebas

La Guardia Civil ha rastreado este lunes la playa canina

La Guardia Civil investiga las denuncias sobre envenenamientos en la playa canina de la Punta del Riu y ha realizado este lunes un batida en busca de elementos sospechosos en el arenal campellero. Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y la Unidad Canina del Instituto Armado han realizado una minuciosa inspección de la playa de perros situada en la desembocadura del río Seco-Montnegre, en El Campello, donde en los últimos años se vienen denunciando casos de envenenamiento de mascotas «por ingesta de sustancias nocivas que desaprensivos lanzan en ese espacio destinado a su esparcimiento», según explicaron desde el Ayuntamiento.

La Guardia Civil ha rastreado este lunes la playa canina

Perros especialmente adiestrados para localizar venenos han recorrido palmo a palmo la playa, y han señalado el punto de la maleza en el que se encontraba un conejo muerto, que ha sido trasladado al laboratorio de toxicología para verificar si se trata de una muerte natural o por envenenamiento.

Desde el consistorio se explicó que este tipo de inspecciones se realizan habitualmente, y la concejalía de Salud Pública que dirige Rafa Galvañ (PP) ha hecho un llamamiento a la población para que se ponga en conocimiento de las autoridades cualquier sospecha de lanzamiento de elementos extraños, que suelen enmascararse en trozos de carne u otros alimentos para que las mascotas los ingieran. Se han denunciado casos de veneno o de elementos cortantes dentro de la comida que buscan causar la muerte de las mascotas.

El pasado verano usuarios de la playa canina se movilizaron para denunciar los envenenamientos. La manifestación, organizada por la Asociación Animalista Mufasa en las inmediaciones de la playa, partió del parque de perros situado del carrer Riu Montnegre hasta llegar a la plaza de la Virgen del Carmen, en la que decenas de dueños de mascotas denunciaron estos envenenamientos que se vienen registrando casi desde que abrió la playa canina.

Medidas

Los usuarios reclaman que se aumente la vigilancia en la zona y se coloquen cámaras, entre otras medidas, para frenar estos envenenamientos. La manifestación tuvo lugar el 30 de julio, después de que se registraran nuevos envenenamientos en el arenal. La Guardia Civil abrió antes de la protesta una investigación que ya incluyó un batida de la unidad canina de la playa. La Policía Local también ha realizado inspecciones del arenal en busca de elementos sospechosos y el Ayuntamiento estudia la petición de instalar cámaras, aunque hay dudas sobre su legalidad.

Esta cala canina se puso en marcha en 2013, en una zona con numerosas urbanizaciones que provocó el rechazo de las comunidades de vecinos. La iniciativa fue pionera en la Comunidad y muchas poblaciones han seguido después su ejemplo. En 2016 se habilitó una segunda playa para mascotas en la zona norte, en la Cala del Barranc d’Aigües, un área mucho más alejada de zonas urbanas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats