Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las multas por infracciones urbanísticas se desploman el último año en El Campello

El Ayuntamiento ya preveía en 2019, cuando aprobó las cuentas con carácter previo a la pandemia, que los ingresos pasarían de 76.000 euros a 7.500 en 2020

Construcción de un chalé de lujo en Muchavista que se paralizó por no contar con licencia. | PILAR CORTÉS

El Campello ha visto como se desploman sus ingresos por infracciones urbanísticas en los dos últimos años. Y no es algo imprevisto ni como consecuencia de la pandemia, ya que así lo recogían ya en su estimación de ingresos los presupuestos para 2020, aprobados a finales de 2019, antes del covid-19. EU denuncia que en El Campello hay «barra libre y no hay ningún control sobre lo que se hace en el urbanismo. Bajan las multas porque hay menos vigilancia y los expedientes que hay se cierran sin sanción o se perpetúan, no porque haya menos actividad o menos infracciones», aseguró su portavoz Pedro Mario Pardo.

De los 76.335 euros en sanciones cobrados en 2019, se ha pasado a 8.886 en 2020 y este año van al mismo ritmo y la estimación es de 7.500 euros... Y todo pese a la gran actividad del sector del ladrillo en un municipio turístico de más de 30.000 habitantes, en el que el urbanismo lleva años en el ojo del huracán, con numerosas denuncias de irregularidades.

Hace cuatro meses EU y Cs, esta última formación integrada en el equipo de gobierno con PP y Vox, denunciaron que los continuos cambios en Urbanismo bloqueaban la imposición de sanciones en El Campello. Alertaban de la paralización de expedientes tras haber pasado ya cuatro funcionarios en dos años por Disciplina Urbanística y entrar en mayo el quinto. Y ahora, desde EU reafirman esta denuncia de falta de multas con los datos sobre los ingresos por sanciones.

Un ejemplo de infracciones que se saldan sin sanción es la construcción de un chalé de lujo en la calle Huelva, en la zona entre la playa de Muchavista y Villa Marco. Las obras arrancaron sin licencia, hasta que el pasado mayo, con la construcción muy avanzada, la denuncia de los vecinos hizo que el Ayuntamiento decretara su paralización, ya que no contaba con permiso, aunque el promotor sí que lo había solicitado. Este caso además estaba enmarañado por las consecuencias de la anulación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2011. Finalmente en agosto se concedió la licencia y se archivó el expediente sin multa, pese a constatar el Consistorio que las obras arrancaron sin permiso y se estuvo trabajando durante meses. El Ayuntamiento afirma que se ha resuelto el expediente sin sanción al haberse regularizado la situación.

El alcalde y edil de Urbanismo, Juanjo Berenguer (PP), explicó este lunes respecto a esta caída en los ingresos por infracciones urbanísticas y los cambios en Disciplina Urbanística que «los relevos de personas no afectan para nada a la tramitación de expedientes. Además, estamos obligados por imperativo del Botànic a concentrar recursos humanos a otros departamentos. Por otro lado, en toda la pandemia la actividad se ha reducido considerablemente, aquí y en el resto de municipios. A margen de eso, es cuanto menos curioso que un partido político de izquierda pida que multemos más a los vecinos».

Desde EU lamentan que "«con esta decisión de bajar los ingresos de la partida de "infracciones urbanísticas" reflejada en el propio presupuesto, el alcalde ha institucionalizado el incumplimiento de las leyes urbanísticas en El Campello. Lo que viene a reforzar la idea que El Campello es una ciudad sin ley. Pardo aclara que no se trata de multar más, sino de que no se cometan infracciones. Si el Ayuntamiento prevé no imponer multas está enviando un mensaje de fomento e impunidad ante las irregulares urbanísticas, ya que las mismas tienen un efecto disuasorio». 

EU recordó que hace meses denunció que desde 2019 "han pasado ya cinco funcionarios diferentes por la jefatura del Disciplina Urbanística y son numerosos los casos que quedan impunes porque el Ayuntamiento no llega a enterarse de la infracción, o porque los expedientes se quedan paralizados y no se resuelven. La situación de estrés y presiones a la que están sometidos los técnicos responsables de la legalidad urbanística está causando un clima inaguantable. Por ello venimos reclamando una auditoria y la reorganización del área de Urbanismo".

Síndic

Precisamente EU solicitó hace meses información al Ayuntamiento sobre los expedientes de restauración de legalidad urbanística que se encuentran sin resolver, sin haber recibido ninguna contestación hasta el momento. Por este motivo ha recurrido al Síndic de Greuges, que la pasada semana ha abierto una investigación al respecto, pidiendo al Consistorio un informe sobre este caso, para aclarar si afecta al derecho de acceso a la información pública del concejal de EU.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats