Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente trata de reactivar el desarrollo urbanístico de Montoyos tras años de parálisis

El equipo de gobierno lleva al pleno de este miércoles una modificación del sector para dividir en tres el edificio proyectado y dar una solución al impacto en el entorno - La urbanizadora quitó en junio la caseta de obra instalada meses antes

Imagen aérea de la zona donde se asienta el Plan Montoyos, al sur de San Vicente. | INFORMACIÓN

La urbanización del conocido como plan Montoyos , en la zona sur de San Vicente del Raspeig, no acaba de despegar. Se trata del plan urbanístico más importante del municipio e implica la construcción de 479 viviendas, zonas verdes y también un centro educativo. El terreno se encuentra en una zona de expansión junto a los juzgados de San Vicente, la Universidad, el futuro pabellón y el Velódromo. Ahora vuelve a sufrir una paralización, en este caso para modificar el proyecto para evitar una barrear visual a los ojos de los viandantes.

El proyecto se inició hace 16 años y ha estado en barbecho más de un lustro, «durmiendo» durante la crisis económica de 2008.

En 2019 la promotora volvió a reactivar el plan. Los últimos pasos fueron la demolición de las edificaciones que había en la zona, y llegar a acuerdos con los residentes. Finalizado el proceso y recogidos los escombros la mercantil colocó una caseta de obras en el invierno pasado, confirmando que finalmente la espera se había terminado y se iniciaban los trabajos. Pero no ha sido así, y la caseta desaparecía el pasado mes de junio.

Este miércoles el equipo de gobierno lleva a la sesión plenaria ordinaria de septiembre la segunda Modificación Puntual del Plan de Reforma Interior (PRI) del Sector Montoyos y el estudio de integración paisajística. Su aprobación requiere posteriormente de un periodo de exposición de 45 días.

Esta modificación tiene por objetivo evitar que la nueva edificación sea una barrera visual «un muro». El alcalde y concejal de Urbanismo, Jesús Villar, explica que ha sido necesario hacer este cambio en el proyecto «porque el planteamiento de la urbanizadora pretendía un bloque único», explica el primer edil. Villar señala que la propuesta del ayuntamiento parte de la arquitecta municipal, Leticia Martín para evitar crear esa barrera, y el objetivo es que se divida en tres bloques. El concejal de Urbanismo reconoce que esta modificación ha acarreado un retraso en el inicio de las obras de urbanización de la zona y adelanta que «empezarán el próximo año».

La propuesta plantea la modificación de la tipología mayoritaria prevista en el sector, de residencial colectiva en manzana cerrada para pasar a residencial colectiva en edificación abierta.

Desde el área de Arquitectura resaltan que la concepción forma parte de la tipología de edificación acorde con el modelo de ciudad que se pretende para San Vicente.

Es precisamente la arquitecta municipal una de las artífices de este modelo abierto y «más amable» para la ciudad. Una profesional que el próximo 4 de octubre se va a dirigir la oficina del Plan General de Alicante al menos los dos próximos años.

La zona pasa de cinco a siete plantas para ganar espacios verdes

El nuevo proyecto para Montoyos no aumenta la edificabilidad, pero sí implica un incremento de altura de los edificios. Las edificaciones pasan de tener cinco alturas a siete. El área de Arquitectura indica que es un espacio que ganan los edificios como zonas verdes privativas «mejorando así su interacción con el espacio público». A su vez, destaca que la nueva tipología permite mayor flexibilidad en la disposición de volúmenes que redunda en una mejor orientación y funcionamiento climático de las viviendas. En la concepción anterior, la mayoría de viviendas quedaban orientadas al oeste. A la vez esta nueva tipología permite mayor flexibilidad en la disposición de volúmenes que redunda en mejor orientación y funcionamiento climático de las viviendas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats