Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Da a luz en la consulta de una matrona que daba preparación al parto en un centro de salud de Sant Vicent del Raspeig

La mujer acudió por fuertes dolores que atribuía a un cólico - El parto se produjo seis semanas antes de lo previsto y la niña pesó 2,2 kilos

Parte del equipo del centro de salud que atendió a la mujer en la consulta de la matrona. | JOSE NAVARRO

La jornada acababa de arrancar este jueves en el centro de salud San Vicente II cuando toda la rutina se vio alterada por una joven pareja que entraba por la puerta. Ella en avanzado estado de gestación, sangrando y con dolores muy fuertes.

Apenas hubo tiempo para reaccionar. Jaris Andrea A. G. estaba de parto y tan solo media hora después su hija Antonella nacía en la camilla de la consulta de la matrona que daba las clase de preparación al parto, y asistida por médicos y enfermeros del centro de salud, quienes jamás olvidarán esta experiencia. Tampoco la olvidará un grupo de padres y madres del curso de preparación al parto. «Durante la espera, todos tranquilizaban al padre y cuando se han llevado a la mujer en camilla para subirla a la ambulancia le aplaudieron».

La pequeña, que llegó al mundo en la semana 34 de gestación y con 2,2 kilos de peso, permanece en la unidad de neonatos del Hospital General de Alicante hasta que engorde y reúna las condiciones para marcharse con sus padres a casa. Su madre, por su parte, se recupera del parto en una habitación del mismo centro sanitario. Nadie hablaba ayer de otra cosa en el centro de salud, cuando horas después la normalidad había regresado. «Me encontraba en el triaje cuando un celador me avisó de lo que ocurría. No hubo tiempo ni de cogerles los datos, la llevamos rápidamente a la consulta de la matrona, porque necesitábamos una silla ginecológica», recuerda Fina Oliva, enfermera del centro de salud de San Vicente II. Johana Pabique es médico de urgencias y explica cómo cuando reconoció a la mujer se dio cuenta que la niña ya estaba casi asomando la cabeza. «Llamamos al SAMU, pero no dio tiempo a que llegara». En la mesa de trabajo de la consulta prepararon todo lo necesario para atender a la niña, porque lo que más preocupaba es que el parto se producía seis semanas antes de los provisto. Afortunadamente, dos de los pediatras del centro hacen guardias en Neonatología del Hospital General de Alicante y supervisaron que en todo momento la niña estuviera bien. Finalmente, todo fue sobre ruedas. «Ella se vio muy arropada en todo momento, colaboró mucho y fue un parto maravilloso, en el que ni hubo que hacer episotomía», explica María Dolores Camacho, matrona del centro. Ya desde la cama del hospital y recuperándose de los nervios vividos, Jaris Andrea, de 25 años, señalaba que «somos padres primerizos, yo estaba de 34 semanas, así que no esperaba ponerme de parto tan pronto. Por suerte, los profesionales del centro de salud nos han ayudado para que pudiera tener a mi bebé allí».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats