Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell bloquea el inicio de las obras contra los vertidos en El Campello

La licitación de la conexión del alcantarillado de la zona norte con la depuradora de Sant Joan está paralizada por la complejidad del proceso desde hace un año

Estructura de la depuradora cuyas obras abandonó el Consell en 2009 en la zona norte. | J.A.RICO

El inicio de las obras para acabar con los vertidos de fecales que sufre la zona norte de El Campello se vuelve a aplazar. La Generalitat mantiene el proceso de licitación paralizado por su compleja tramitación, a lo que se une además el retraso en las expropiaciones que lleva a cabo el Ayuntamiento, que acaba de aprobar por tercera vez las enajenaciones después de un nuevo recurso de una empresa afectada. Y todo pese a que el último anuncio de la Conselleria para la Transición Ecológica preveía el inicio de los trabajos para antes del verano que acaba de terminar.

Desde que en junio de 2020 la conselleria ordenara la reactivación del proceso de licitación abierto en marzo de 2020, días antes de la declaración del Estado de Alarma, no se ha avanzado en el proceso de adjudicación de una obra valorada en 5 millones de euros. El pasado enero se sacó por segunda vez a exposición pública el proyecto, al incluir nueva documentación que completaba y sustituía el estudio de impacto ambiental inicial, «con el fin de dotar de una mayor seguridad jurídica a las obras de conexión, así como para adecuarse al trámite de impacto ambiental ordinario», según explicaron desde la Generalitat. Y en marzo anunció que su previsión era que los trabajos podrían empezar en el primer semestre de 2021.

Pero el proceso sigue parado, y desde la Conselleria para la Transición Ecológica explicaron la pasada semana a INFORMACIÓN que «la Dirección General está trabajando en el expediente, que cabe recordar es un procedimiento complejo en aras de las máximas garantías».

En cuanto a la proceso de enajenaciones, iniciado hace ya cuatro años, parece el día de la marmota. El pleno ordinario del jueves de la pasada semana aprobó por tercera vez en apenas un año la aprobación de las expropiaciones, después de que varios recursos hayan hecho tener que repetir este paso ya hasta dos veces. E incluso el alcalde, Juanjo Berenguer, (PP) reconoció no saber, después de tantos imprevistos, si esta medida tendrá que volver a la sesión plenaria, ya que además hay recursos pendientes en el Jurado Provincial de Expropiaciones. Eso sí el alcalde aclaró a este medio que el primer edil aclaró que la demora en las enajenaciones no es el motivo para que la Generalitat tenga paralizado el proceso, ya que los trabajos se podrían iniciar sin que una pequeña parte de los terrenos estuvieran a su disposición.

Este último recurso se ha debido a que una de las empresa afectadas por las expropiaciones, Promociones Bianmar, ha reclamado en abono del IVA por sus terrenos, ya que se trata de una mercantil que se encuentra en situación de alta en las actividades económicas de promoción inmobiliaria de terrenos y edificaciones. Y por tanto están sujetas a IVA las entregas de suelos edificables, incluida la expropiación.

Esta empresa se llevaba ya casi toda la cuantía de las expropiaciones, con 304.644,91 del total de 337.505,56 euros que costaba las enajenaciones. Y ahora la cantidad para la mercantil aumenta hasta los 368.619,47 euros por el 21% del IVA, por lo que el coste total de las expropiaciones para el proyecto asciende a 401.480,12 euros.

Las obras contemplan una conducción para llevar las aguas fecales desde las calas Lanuza, Baeza y d’Or hasta una estación en desuso en el IES Enric Valor, para su conexión con la depuradora de Sant Joan. Además se acabará la red de alcantarillado de la zona norte de El Campello.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats