Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Vicente estudia comprar contenedores y vehículos ante el retraso del contrato de la basura

Baraja fórmulas para modificar el actual servicio, que se prorroga al menos un año

Un trabajador de la limpieza de San Vicente recoge basura delante del contenedor. | INFORMACIÓN

El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig trata de buscar soluciones ante el grave problema que supone volver a empezar el proceso para contratar el servicio de recogida de basura y de la limpieza del municipio. Y para ello está buscando las fórmulas que sea posible aplicar ante la situación generada para paliar el actual deterioro del servicio, incorporando medios y materiales.

El alcalde, el socialista Jesús Villar, explica que los técnicos de Contratación y desde la Secretaría se están buscando soluciones para tratar de que el impacto del retraso en la puesta en marcha del nuevo servicio de limpieza y recogida de basura sea el menor posible para el municipio . Uno de los principales problemas es la obsolescencia que arrastran ya hace varios años tanto las maquinarias como los materiales que se están utilizando. Cuando en 2012 arrancó el actual contrato de la basura, éste se iniciaba con vehículos y medios usados que con el paso del tiempo han hecho más necesaria su sustitución. Las mejoras se retrasan y aún más de lo previsto. El contrato, que data de 2012 y que ya se licitó con retraso, está prorrogado desde junio de 2020, y desde el consistorio reconocen que la puesta en marcha del nuevo servicio va a tardar mucho tiempo en materializarse.

El alcalde reconoce que una de las posibilidades que se está planteando el área de Mantenimiento y Servicios Urbanos es la compra de nuevos contenedores. Y añade que se baraja la posibilidad de hacer modificaciones en el contrato para que se pueda adquirirse nueva maquinaria. El pliego de condiciones del nuevo contrato ya contemplaba renovarlas. El primer edil indica que los presupuestos municipales de 2022 permitirían dicha adquisición y que la fórmula para poder hacerlo es lo que se está estudiando.

El nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos urbanos y que estaba ya a punto de adjudicarse de nuevo a Cepsa, que había sido la empresa mejor valorada, se ha anulado y debe volver al punto de partida. Un recurso presentado por una de las empresas excluidas durante el proceso le ha dado la razón y obliga al Ayuntamiento a volver al principio y admitir su propuesta. Esta situación provoca que el Ayuntamiento deba plantearse si es conveniente modificar los pliegos de condiciones, puesto que las empresas ya presentaron sus propuestas técnicas y económicas basándose en ellas y se han hecho públicas.

Lo que el Ayuntamiento ya ha descartado es recurrir la anulación del contrato, para evitar acumular aún más retrasos.

El grupo municipal de Ciudadanos preguntaba en el pasado pleno de diciembre al equipo de gobierno por las decisiones que iba a tomar respecto al concurso de la basura y si se va a hacer un nuevo pliego o una vez anulado. La concejal Pilar Alcolea explicaba que «los técnicos aconsejan iniciar una nueva licitación y no presentar recurso». Y añadía que los servicios técnicos municipales han valorado que recurrir la anulación conllevaría un retraso de hasta dos años para la licitación del nuevo contrato.

Sobre las soluciones que se están barajando hay una cosa clara. Villar reconoce que sea cual sea la solución «llevará bastantes meses».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats