Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell descarta autorizar expropiaciones para levantar plantas solares en la provincia

Economía reconoce una confusión en las comunicaciones de la Generalitat a los afectados del proyecto de Elawan entre Xixona y Busot, al hablar de enajenaciones, y anuncia medidas - Solo permitirá huertos con acuerdos con los propietarios de los terrenos

La planta solar puesta en marcha en Xixona en 2021, la mayor de la Comunidad Valenciana, cuenta con acuerdos de arrendamiento con los dueños de las parcelas. | MORELL/EFE

La Generalitat no autorizará bajo ningún concepto expropiaciones para levantar huertos solares en la Comunidad Valenciana. Tras alegar el Ayuntamiento de Busot y una treintena de afectados contra las enajenaciones que en un principio contemplan los dos proyectos de la japonesa Elawan entre el término busotero, Xixona y Alicante, desde la Conselleria salieron al paso este lunes para aclarar que se descarta en este y en cualquier otro expropiaciones, al margen de las necesarias para el paso de tendidos eléctricos.

La Generalitat admitió que esta situación se ha debido a unas comunicaciones confusas por parte de la Conselleria, dirigidas a los dueños de parcelas afectadas de Xixona y Busot, en las que «pese a ser correctas desde el punto de vista administrativo», se habla de expropiaciones, habiéndose tomado ya medidas para aclararlo, destacando que si no hay acuerdos con los dueños no se permitirán huertos solares.

Este medio informó el lunes de la denuncia de Busot y afectados sobre las enajenaciones de las que están siendo avisados los dueños de parcelas incluidas en el proyecto de Elawan. Y Empar Martínez, directora general de Industria y Energía de la Conselleria de Economía, explicó a INFORMACIÓN que bajo ningún concepto se va a autorizar por parte de la administración autonómica enajenaciones para instalar plantas solares.

Martínez quiso aclarar que «todo esto viene por una comunicación incorrecta por parte de la Conselleria», ya que desde el decreto que aprobó el presidente Ximo Puig en 2020 para agilizar el montaje de instalaciones de energía fotovoltaica, se remite a los afectados una comunicación desde la Generalitat avisándoles de que su propiedad está afectada por un proyecto y de su exposición pública, para mejorar la información a los dueños. Pero «aunque la comunicación desde el punto de vista administrativo es correcta, induce a confusión», ya que concluye señalando que «para cualquier aclaración respecto a la cuestión expropiatoria y de indemnización, deberá dirigirse al peticionario», dando el teléfono y correo de Elawan.

La directora general anunció que tras detectar esta situación se ha dado orden de cambiar la redacción de la comunicación, que se limita a informar que sus terrenos están afectados y que está en exposición pública, sin citar expropiaciones.

Martínez explicó que «no se va a expropiar a nadie para instalar placas solares. Eso no es así», señalando que la empresa puede pedir la Declaración de Utilidad Pública, pero es la Generalitat la que autoriza la misma para determinadas cosas, que siempre será para la red de evacuación de energía, nunca para instalar la planta solar en sí. También señaló que induce a confusión que la empresa solo necesite tener el 25% de la superficie de la central para presentar el anteproyecto, por lo que hay muchos dueños que se han enterado por esa comunicación de que estaban afectados. E insistió en que «sin acuerdo con el 75% restante no se permitirá ninguna planta».

Así mismo, la Conselleria ha dado un «toque de atención» a Elawan por sus propias comunicaciones con los afectados, en las que «parece hablar en nombre de la administración», al decir que el proyecto se ha presentado a exposición pública con unas parcelas pese a lo que después se modificará. Martínez señaló que Elawan se ha disculpado e informado que el responsable de estas notificaciones ya no está.

171 hectáreas

Elawan proyecta dos plantas con una potencia de 41 y 23 MW que se ubicarían sobre 171 hectáreas en terrenos aledaños, tendrían la misma infraestructura de evacuación de la energía eléctrica y se ejecutarían al mismo tiempo. Y Xixona y Busot se oponen por su impacto, por afectar a monte público y forestal, acuíferos y zonas de protección de aves. Además alertan que existe un «fraccionamiento» del proyecto en dos, para eludir la supervisión del Ministerio, ya que a partir de 50 MW es competencia estatal. Y hay una gran fragmentación de parcelas en las que se prevé instalar placas solares. Martínez no quiso entra a valorar la viabilidad de Elawan, ya que «es algo que deben dictaminar» los distintos departamentos tras esta exposición pública, aunque señaló que en cuanto a l fraccionamiento de proyectos, la Generalitat está muy pendiente de que no se haga y ya ha habido casos en los que se ha frenado.

Martínez recalcó que «escuchamos a todos, todas las alegaciones, a los ayuntamientos, a los vecinos, a los distintos departamentos, a la Confederación Hidrográfica... hay proyectos muy buenos, otros que se quedan por el camino o de los que se informa desfavorablemente», destacando que se trata de una tramitación muy garantista. Y reiteró la necesidad de apostar por las energías renovables, siempre teniendo en cuenta los costes y los beneficios de cada actuación.

El alcalde de Busot, Alejandro Morant (PP), calificó de «aberrante» que se pudieran llegar a expropiaciones para la planta solar, y la primera edil de Xixona, Isabel López (PSOE), aseguró que «no vamos a consentir que ninguna empresa se aproveche o engañe a propietarios», aunque López ya advirtió el fin de semana que desde la Generalitat le habían asegurado que no permitirían enajenaciones para los huertos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats