El Consell rechaza la primera de las doce plantas solares que tramita en l’Alacantí

La Generalitat deniega la instalación de un pequeño complejo fotovoltaico en Mutxamel por estar a menos de 500 metros de los restos de una balsa romana - La promotora proyecta otras tres centrales entre la localidad y Busot

Los restos de la balsa romana, que fueron enterrados por el MARQ para protegerlos, en una imagen del pasado diciembre. | J.A.RICO

Los restos de la balsa romana, que fueron enterrados por el MARQ para protegerlos, en una imagen del pasado diciembre. | J.A.RICO / j.a.rico

Primera planta solar que deniega formalmente la Generalitat en l’Alacantí. La Conselleria de Economía Sostenible ha rechazado uno de los cuatro pequeños proyectos que promueve la mercantil murciana Pidesa en la comarca, tres de ellos en Mutxamel y otro entre esta localidad y Busot, pero en término de Alicante. En l’Alacantí hay al menos una docena en tramitación, con su epicentro en Xixona, que ante esta burbuja solar la pasada semana se blindó suspendiendo licencias por dos años para regular la instalación de solares, que abarcarían más de 400 hectáreas solo entre el municipio turronero, La Torre de les Maçanes, Busot y Alicante. Además, hay otros dos grandes proyectos en Agost y San Vicente.

El Boletín Oficial de la Provincia (BOP) ha publicado este lunes la resolución por la que se deniega la autorización administrativa previa y autorización administrativa de construcción correspondiente a la central solar generadora fotovoltaica denominada «FV La Nebulosa», de 3,430 MW de potencia, y las instalaciones de conexión con la red de distribución, en Mutxamel.

El motivo es que existe a menos de 500 metros un elemento patrimonial protegido. En concreto se trata de los restos de una balsa romana que fue excavada entre 2015 y 2016 por el Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) en el barranco del Juncaret, en la partida de la Borratixina, al sur de la segunda circunvalación, junto a la carretera de La Torreta que une Mutxamel con San Vicente.

En su resolución, donde consta el informe desfavorable del Servicio de Infraestructura Verde y Paisaje, dependiente de la Dirección General de Política Territorial y Paisaje, se recuerda que «los emplazamientos de las centrales fotovoltaicas deberán distar al menos 500 metros de recursos paisajísticos de primer orden como son los Bienes de Interés Cultural (BIC), Bienes de Relevancia Local (BRL), Monumentos Naturales y Paisajes Protegidos», y Mutxamel está tramitando la declaración como BRL para la balsa, por lo que a efectos legales goza de tal protección. Por ello, este enclave se considera «un recurso paisajístico por su interés cultural y patrimonial»-

La balsa romana pertenece a la época alto imperial y es de planta rectangular, con una proyección de 16,75 metros de longitud por 13 metros de anchura, construida con suelo y muros de hormigón romano, revestido de mortero hidráulico. Actualmente, los restos están cubiertos con material geotextil y tierra para su protección dentro del propio barranco.

Impacto

Además, se alerta de otros impactos, ya que «la parcela está ubicada junto al barranco del Juncaret, elemento que constituye un recurso paisajístico. Igualmente, la parcela contiene varios árboles considerados singulares en la Adenda del Estudio de Paisaje de Mutxamel e incluidos en su propuesta de Infraestructura Verde Municipal. Por ello (...) la actuación quedará condicionada a la preservación de dichos elementos de alto valor paisajístico».

Por su parte la promotora alegó sin éxito respecto a la balsa romana que «se trata de un elemento ya excavado y documentado arqueológicamente que, en el borrador de Catálogo, se propone como protección parcial y cuyo entorno de protección no se ve afectado por la localización propuesta para la instalación de la central solar, con la que no tiene conexión visual ni de accesibilidad». Y que «no puede considerarse un recurso paisajístico, por cuanto no se trata de un elemento que la sociedad local considere como hito paisajístico y sus condiciones de percepción no serán modificadas por el proyecto».

Este proyecto, bajo el nombre de la empresa La Nebulosa y promovido por Pidesa, planteaba un huerto solar de 3,4 MW, y una inversión de 1.4 millones sobre 3,7 hectáreas. Además impulsa la planta Mutxasolar, bajo una empresa del mismo nombre, con una potencia de 6,93 MW y una inversión de 2,9 millones en la zona de Cotoveta, cerca del límite con El Campello y Sant Joan, sobre 10,5 hectáreas; y otra través de la empresa Beside 2IBI SL, con la planta FV Mutxamel, de 3 MW y una inversión de 1,5 millones en la zona de la Pujada Borratxina, sobre 4,9 hectáreas.

Además, entre Mutxamel y Busot pero ya en Alicante, Pidesa también ha pedido autorización a través de la firma Monte Olimpo para la FV Bonalba, que contaría con una potencia de 3 MW sobre 4 hectáreas junto a la carretera CV-773, con una inversión prevista de 1,2 millones.

Denuncian vertidos junto al enclave arqueológico

Vecinos de la partida Borratxina, donde se ubica la balsa romana, han denunciado por escrito ante el Ayuntamiento de Mutxamel el abandono que sufre esta zona, así como los continuados vertidos de escombros, basuras y otros residuos en el área arqueológica de la balsa, a escasos 75 metros de la misma, junto a la carretera de la Torreta que une Mutxamel con San Vicente. Los residentes lamentan el suciedad de la zona, la falta de servicios como alumbrado y más seguridad, así como el abandono de este yacimiento arqueológico romano, en lugar de proceder a su puesta en valor.

Suscríbete para seguir leyendo