Día del Periodista 50% DTO. Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paseo más caro de dos sanvicenteros: 2.700 euros a cada uno por llevar a su perro sin bozal y sin licencia

La Policía Local y Sanidad han impuesto durante 2021 un total de 25 multas por incumplir la normativa de tenencia de animales. San Vicente tiene censadas más de 15.000 mascotas

Dos agentes observan a un perro potencialmente peligroso que cumple con la normativa. Jose Navarro

Es posiblemente el paseo más caro que han dado dos vecinos de San Vicente del Raspeig. Les ha costado a cada uno 2.704 euros. Es la multa que les ha impuesto el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig por caminar por la calle llevando a un perro de los considerados potenciamente peligroso, sin bozal y también sin tener la correspondiente licencia para la tenencia de estos animales.

La licencia incluye numerosos requisitos entre los que está aparejado el haber contratado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

Por una razón totalmente distinta, otro propietario canino se ha enfrentado a una multa, también considerada grave, asciende a 2.700 euros porque su mascota acabó mordiendo a una persona después de escaparse.

A la hora de enfrentarse a una elevada multa no se queda atrás un tercer dueño canino que se ha enfrentado a una sanción de 2.404 euros por ir por la calle con un perro potencialmente peligroso sin licencia; en este caso el animal sí llevaba el bozal homologado y obligatorio para estos canes.

A la lista de sanciones a dueños de perros peligrosos se le suman otros tres vecinos penados con 1.050 euros porque sus perros potencialmente peligrosos andaban sueltos por la calle. Y otro propietario de un perro de estas características ha hecho frente al pago de 300 euros de multa por caminar con su mascota sin el bozal.

Estas multas se enmarcan en la ordenanza de tenencia de animales de San Vicente del Raspeig que entró en vigor el 7 de mayo de 2019 y que se caracterizó en su día por el endurecimiento de las penas impuestas a los infractores, con especial incidencia a los animales potencialmente peligrosos, por el daño que pueden infringir a una persona, llegando incluso la muerte con su mordedura.

La normativa de tenencia de pena de forma contundente el hecho de no cumplir las obligaciones para poseer un perro potencialmente peligroso y obliga a que se use una correa o cadena no extensible de menos de 2 metros de longitud, con un bozal que impida la apertura de la mandíbula. Además, la norma prohíbe que un propietario lleva más de uno de estos perros.

Entre las razas que se consideran potencialmente peligrosas se encuentran Akita Inu, American Staffordshire Terrier, American Pit Bull Terrier, Bullmastiff, Bull Terrier, Doberman, Dogo Argentino, Dogo de Burdeos, Fila Brasileño, Mastín Napolitano, Perro de Presa Canario, Perro de Presa Mallorquín, Rottweiler, Staffordshire Bull Terrier o Tosa Inu.

Un hombre pasea con un perro potencialmente peligroso. hector fuentes

Estas ocho multas forman parte de las 25 sanciones que durante el año 2021 ha impuesto el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig a dueños de perros por incumplir algún aspecto de la normativa de tenencia de animales.

Entre las infracciones que el año pasado registraron la Policía Local y la concejalía de Sanidad relacionadas con las mascotas también se encuentran aquellas impuestas por no recoger los excrementos de los animales, que se enmarcan entre las sanciones leves, y son las que más molestan a los vecinos. Uno de los dueños ha acabado abonando los 500 euros de la sanción, puesto que el procedimiento acabó llegando a la fase de resolución; mientras que los otros dos dueños de canes pagaron 200 euros por reconocer los hechos y solicitar el pronto pago.

Las causas abiertas han sido muy diversas. En tres de los casos el Ayuntamiento multó a los dueños de los perros que habían mordido y no los sometieron a un reconocimiento veterinario al que estaban obligados. La acción les ha costado 300 euros a dos de los propietarios porque reconocieron que no habían hecho el reconocimiento a sus mascotas y un tercero ha pagado la multa completa de 600 euros porque la sanción acabó llegando a la fase de resolución.

El control policial en estos casos es esencial para detectar las conductas incívicas. El comisario Jefe, José Emilio Fernández Reyes destaca la labor que realizan en el control e incide en la necesidad de que la población "respete la normativa, para la seguridad tanto de las personas como de los animales. Cuando se suceden diferentes situaciones de este tipo, se solicita la documentación para garantizar la conciliación de la convivencia entre mascotas y ciudadanos, especialmente las condiciones higiénico-sanitarias”.

Por su lado, la concejal de Sanidad, Lucía Rubio, remarca que “la ciudad es un espacio común que tenemos que cuidar y mantener limpio entre todos. El comportamiento incívico es un asunto que preocupa e incomoda a la ciudadanía sanvicentera, por lo que desde el Ayuntamiento apostamos por concienciar y sensibilizar en el cumplimiento de las normas y el cuidado de los espacios públicos”.

Estos controles se hacen especialmente necesarios en una población con un censo de animales muy elevado. Tanto que en San Vicente hay un perro por cada dos vecinos. Actualmente y según los datos de la concejalía de Sanidad hay 15.275 canes censados y con el chip puesto; además se añaden otros 778 gatos que están en el censo municipal de mascotas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats