Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los afectados exigen el cierre del vertedero de El Campello al seguir los malos olores pese a su remodelación

Un centenar de personas se concentran en el acceso a la planta para denunciar que las molestias persisten pese a la inversión de 20 millones

Los afectados han reclamado el cierre del vertedero con una protesta a las puertas del complejo Héctor Fuentes

Tras la inversión de 20 millones en la remodelación y mejora de la planta de basuras de Les Canyades, los afectados por este vertedero de El Campello denuncian que los malos olores persisten y que no se ha solucionado nada. Cerca de un centenar de personas se han concentrado este sábado por la mañana para alertar de las molestias que siguen sufriendo, y exigir una vez más el cierre inmediato del complejo, ante el fracaso de las mejoras implantadas. Aunque el Consorci Mare no ha comunicado oficialmente la finalización de las obras, que deberían haber acabado el pasado verano, los vecinos aseguran que están terminadas y que no han solucionado nada. Este medio ha tratado sin éxito que el Consorcio aclare el estado de las obras. 

La protesta convocada por la Asociación de Afectados por el Vertedero de Les Canyades ha arrancando a las 10.00 horas y se ha alargado hasta el mediodía, contando con la presencia de concejales de Cs Julio Oca, Mercé Pairó y Javier Giner, el regidor de EU Pedro Mario Pardo y el de Podemos Eric Quiles.

Concentración de los afectados frente a la planta de residuos de Les Canyades Héctor Fuentes

En el acto se ha leído un manifiesto en el que la asociación ha destacado el «suplicio» que llevan padeciendo desde hace 13 años, cuando se puso en marcha el vertedero, y lamentan que las puertas del Ayuntamiento, de FCC -empresa responsable del complejo, del Consorcio y de la Conselleria «se nos mantienen cerradas y mudas, con anuncios de ‘trabajamos para usted’, y siguen sin ofrecer una solución eficaz al daño que, conscientemente, han hecho y siguen haciendo».

Los residentes denuncian que "seguimos padeciendo episodios insufribles de olores insoportables" desde 2009

decoration

Los vecinos denuncian que «seguimos padeciendo episodios insufribles de olores insoportables. El aire que respiramos contiene más de doscientos compuestos, a cual más tóxico. Seguimos padeciendo molestias que nos generan un estado permanente de estrés que dejará huella irreversible en nuestra salud mental», lamentando que en estos años "se han invertido decenas y decenas de millones de euros sin garantía ni resultado alguno. Sin éxito ni reclamación».

 Los residentes mantienen que «no hay solución posible, dada la ubicación de este vertedero en la cabeza de dos barrancos que canalizan los vientos, en un terreno que era protegido y con una afección geomorfológica que lo inhabilita para cualquier actividad industrial y con prohibición expresa de depósito de residuos». 

El colectivo alerta que «pese a tantos millones invertidos en una instalación que nació obsoleta, aún no han conseguido nunca dar cumplimiento ni a una sola Autorización Ambiental Integrada (AAI), ni siquiera a la previa a su entrada en funcionamiento en 2009, la AAI de 2005».

Los residentes denuncian que «se mancilla el derecho de todo ciudadano a un aire, un medio ambiente, de calidad. Se vulnera el derecho fundamental a nuestra intimidad y a la inviolabilidad de nuestros domicilios».

Además, recuerdan que «no se ha invertido en la zona un solo euro de los millones ya cobrados por el canon establecido para compensar las molestias ocasionadas en su entorno», pese a haber pasado ya 13 años y haber ingresado el Consistorio por ahora 2,8 millones y proyectarse desde hace años una gran zona verde en la zona de El Poblet, junto a la calle Orihuela.

Los afectados recuerdan que «la cantidad de promesas incumplidas es tan grande como el montante de las toneladas de residuos almacenados», que generan desde hace 13 años unos malos olores que han llevado a residentes a dejar sus casas y marcharse de la zona.

Las obras del vertedero, en las que se han invertido 20 millones, arrancaron a finales de 2020 y estaba previsto que estuvieran finalizadas en el verano de 2021, anunciando el Consorcio que para entonces se notarían sus efectos. Uno de los objetivos de los trabajos, junto con aumentar el reciclaje, es frenar de forma sensible los malos olores. Y se incluía en la remodelación una tecnología puntera y pionera en la provincia, con dos reactores que optimizarían el proceso de compostaje, y que fueron instalados a principios de 2021.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats