El tripartito de San Vicente propone duplicar la tasa de la grúa en algunos casos

El ejecutivo lleva a pleno este miércoles la modificación de la ordenanza para simplificar los supuestos y aumentar en un 100% la multa en caso de que no se llegue a completar el servicio o para las motociclistas. Se exime del pago en caso de infracción por desfiles, procesiones...

El depósito de vehículos de San Vicente

El depósito de vehículos de San Vicente

Aparcar de forma indebida en San Vicente del Raspeig va a resultar mucho más caro en algunos supuestos. El tripartito lleva a pleno este miércoles una revisión de la tasa de la grúa municipal por la que se va a duplicar el coste de la multa y arrastre en el caso de que el vehículo ya esté enganchado pero no se llegue a trasladar al depósito municipal. También en el caso de las motocicletas la multa se dobla o incluso se llega a multiplicar por 5, dependiendo del supuesto. Y se exime oficialmente del pago en el caso de infracción por desfiles, procesiones... algo que a no se sancionaba pese a que la normativa lo recogía. Así, la tasa pasa a ser de de 90,75 euros en el servicio diurno y 114,95 en el nocturno.

Los cambios que se llevan a pleno en la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por prestación del servicio de auto-grúa para traslado de vehículos y estancia en el depósito municipal, por una parte simplifican los supuestos, y por otra actualizan los precios al alza en la mayoría de casos. Ya no se hacen distinciones en función del peso del vehículo, ni tampoco si se llega a completar el traslado o el conductor llega antes, una vez que se ha hecho ya el enganche.

La propuesta, que previsiblemente saldrá adelante de forma provisional al contar con mayoría el ejecutivo formado por PSOE, EU y Podemos, se expondrá un mes al público para la presentación de alegaciones, y tendrá que volver a pasar por el pleno para su aprobación definitiva.

La tasa actual establece que cuando se "acude a realizar el servicio y los trabajos necesarios para el traslado del vehículo al depósito municipal ya se han iniciado, estando colocados los herrajes sobre el mismo y en disposición de ser elevados, pero aparece el conductor" y no se llega a trasladar, se abonan 41 euros por vehículos cuyo peso máximo autorizado no exceda de 2.500 kg, por superiores a ese peso 62 euros, y por motocicletas, ciclomotores y similares 20 euros. Y el servicio completo está fijado actualmente en 81 euros para los de menos de 2.500 kg, 128 para más de 2.500 kg y 43 para las motos.

Pero con los cambios fijados se deja de tener en cuenta el peso, y el servicio completo pasa a ser de 90,75 en el servicio diurno y 114,95 en el nocturno. Y ya no se distingue si se ha llegado a trasladar o no, ya que fija la misma tasa en caso de que "se acuda a realizar el servicio, e iniciados los trabajos necesarios para el traslado del vehículo al depósito municipal, haya provocado la elevación del mismo o separación de los neumáticos del suelo o la colocación de algún elemento mecánico previo a la elevación del vehículo como gancho o carros de ruedas, no se pueda consumar este por la presencia de su propietario". Así las motos por ejemplo pasan de pagar 20 o 43 euros a abonar como otro vehículo cualquiera (90,75 o 114,95, dependiendo de si es servicio diurno o nocturno), por lo que el coste se llega a multiplicar hasta por 5,5.

En cambio, el servicio se abarata para los más pesados, al pasar de 128 euros a 90 o 115 euros.

Otra novedad es que en caso de que el vehículo no se traslade al depósito, sino a otra zona de la misma vía o otras calles, debido a eventos como procesiones, desfiles, etc... el Ayuntamiento recoge en la ordenanza que no se abonará multa, aunque esto ya que algo que ya se viene realizando así pese pese a recoger la ordenanza una tasa de 25 a 67 euros, en función del peso y si es una moto.

El edil de Hacienda, Alberto Beviá (EU), ha destacado que esta revisión se debe a la necesidad de actualizar los precios por la nueva adjudicación del servicio, y que solo afecta a los infractores, recordando que de cualquier forma las multas que se recogen solo llegan a financiar el 34% del coste de la grúa. La ordenanza actual es de 1998, aunque hace unos años se subió entre un 1y un 2%, por lo que se ha aprovechado la nueva licitación para actualizar una tasa que llevaban muchísimos años sin tocar. Del mismo modo ha resaltado que se unifican tasas y se simplifican los casos.