Un juzgado de San Vicente del Raspeig ha acordado prisión para un hombre detenido por la violación que sufrió una joven menor de edad durante las pasadas fiestas de Hogueras celebradas en la localidad, según confirmaron a este diario fuentes cercanas al caso. El sospechoso se presentó para entregarse ante la Guardia Civil después de que se presentara la denuncia contra él y cuando ya se sabía que estaba identificado por las Fuerzas de Seguridad. El hombre, que tiene antecedentes policiales por otros hechos similares, se acogió a su derecho a no declarar durante su comparecencia. Agresor y víctima no se conocían de nada, más de que ambos habían estado esa noche en el mismo local y éste aprovechó un momento en que ella se había quedado sola para poder abordarla.

Los hechos ocurrieron sobre las 4.30 horas de la madrugada del pasado 26 de julio, mientras la localidad de San Vicente del Raspeig estaba en plena celebración de las fiestas de Hogueras. La joven de 17 años de edad había pasado la noche con unos amigos en una barraca. El grupo ya se estaba marchando cuando la víctima fue abordada por un desconocido que había estado en la mesa de al lado del local en el que habían pasado la velada y que aprovechó el momento en que se había quedado sola. Aunque no había relación entre ellos, cuando estaba a poca distancia de esa misma barraca, el hombre se abalanzó sobre ella y trató de besarla en la boca. La chica le rechazó y trató de desembarazarse de él, pero la reacción de éste fue agarrarla del pelo y del cuello, llevándosela prácticamente a rastras hasta un descampado próximo, donde la acabó penetrando vaginalmente. Sin embargo, la joven pudo deshacerse de su violador de un empujón y salió corriendo pidiendo ayuda. En un primer momento, el presunto agresor sexual fue tras ella, pero optó por huir en cuanto vio que la chica era asistida por otras personas.

La denuncia se presentó esa misma madrugada ante el cuartel de la Guardia Civil de San Vicente, que inmediatamente abrió una investigación para tratar de identificar al presunto agresor y se activó el protocolo para las víctimas de agresiones sexuales. La víctima se ratificó en todo momento en que se trató de una relación sexual no consentida, en la que expresó su negativa al agresor a mantener la relación sexual que éste pretendía consumar por la fuerza. A pesar de la violencia utilizada, la víctima señaló que el violador no llegó a agredirla físicamente. La chica declaró que ni siquiera conocía al violador, aunque sí le identificó como una persona que estaba con otro grupo en otra mesa en el mismo local donde ella había estado. Los agentes le enseñaron varias fotografías de posibles sospechosos identificando con estas imágenes de la persona que le había agredido sexualmente.

Otros amigos que acompañaban a la joven esa noche también identificaron la fotografía del sospechoso como la persona que había estado en la mesa de al lado. Los agentes llegaron a contactar con otras de las personas de la otra mesa, con lo que consiguieron identificar plenamente al sospechoso. El presunto violador es un joven de nacionalidad española y de 22 años de edad, vecino de Elche. Se da la circunstancia de que fue detenido hace más de un año, concretamente el 7 de julio del pasado 2021, por otra agresión sexual. En su hoja de antecedentes también figuraba otra detención por un robo con violencia el 19 de septiembre de ese mismo año. De todos modos los investigadores también han tomado muestras de la ropa de la víctima esa noche en busca de pruebas biológicas de la agresión sexual.

El sospechoso se presentó voluntariamente para entregarse en el acuartelamiento de la Guardia Civil de San Vicente. Las fuentes consultadas por este diario señalaron que ya sabía que estaba plenamente identificado y que era cuestión de que las Fuerzas de Seguridad se presentaran en su domicilio para detenerle. Sin embargo, esta entrega voluntaria no se ha traducido en colaboración con la investigación. El sospechoso ha optado por guardar silencio y se ha acogido a su derecho a no declarar. Ni siquiera a las preguntas de su propia defensa. Tanto en el cuartel, como después en el juzgado no ha dado ninguna versión sobre lo sucedido esa noche.

La joven violada se ha personado como acusación particular en este proceso, a través del despacho del letrado José Manuel Alamán. La abogada María José Adán, de dicho despacho, acudió días atrás ante la comparecencia en el juzgado de San Vicente del Raspeig para solicitar la entrada en prisión del detenido. Una medida que el magistrado ha adoptado dada la existencia de antecedentes por otras agresiones sexuales y la gran alarma social que este tipo de delitos generan. Mientras, la investigación judicial sigue abierta a la espera de que se reciban las distintas pruebas pendientes y la causa pueda ser enviada a juicio.

Un municipio concienciado contra las agresiones sexuales en fiestas

El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ha venido promoviendo en los últimos años distintas campañas contra las agresiones sexuales en sus fiestas. Puntos violeta para concienciar y sensibilizar al público contra agresiones sexuales durante los Moros y Cristianos; o repartos masivos de abanicos entre los festeros durante las Hogueras. Iniciativas con las que se quiere reivindicar el derecho de las mujeres a disfrutar de las fiestas con tranquilidad y concienciar a la ciudadanía de que éstas sean unas fiestas libres e igualitarias. J. A. M.