Mutxamel ha dado el primer paso para la recuperación y puesta en funcionamiento del centro de día Sant Pere que nunca llegó a tener usuarios. El objetivo tanto del Ayuntamiento como de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas es que entre en funcionamiento y dé un servicio muy necesario en el municipio, que puede beneficiar también a vecinos de otras localidades. Para ello, por unanimidad, todos los grupos políticos en el Ayuntamiento han votado la adhesión del consistorio al Plan Convivint de la Generalitat como paso inicial.

Pero antes de que entre en funcionamiento será necesaria una remodelación, puesto que el edificio lleva más de una década cerrado y sin uso y además de los desperfectos tiene que adaptarse a las exigencias y requerimientos de la normativa actual en materia de servicios sociales y accesibilidad de los edificios. Los servicios técnicos municipales han elaborado una memoria técnica valorada para la adecuación del edificio y el coste de este arreglo asciende a 330.000 euros.

La consellera Mas y el alcalde durante la visita al centro de día el pasado octubre. INFORMACIÓN

Esto conlleva a su vez la solicitud a la Generalitat para que realice la delegación de competencias en el consistorio, que se encargará de la adecuación del centro de día.

Hace apenas un mes la consellera de Igualdad, Aitana Mas, visitó Mutxamel y recorrió las instalaciones del centro Sant Pere para conocer el estado del centro y ya expresó la intención de recuperarlo.

El portavoz de Ciudadanos, grupo político que ostenta el área de Bienestar Social, Antonio Sola, confía que el centro pueda estar listo en el primer semestre del 2023. "Si no hay una paralización del expediente administrativo en alguna administración entre 6 u 8 meses", especifica. Antes, una vez que el Ayuntamiento reciba la delegación de competencias, se tiene que hacer la licitación de la obra, "que no tiene mucha complicación", según cuenta Sola. Entre las obras de remodelación que se van a ejecutar destaca el cambio del suelo actual de tarima flotante por placas de cerámica. La carpintería de madera de las ventanas se ha estropeado y se sustituyen por piezas de aluminio y también se tienen que adaptar las puertas a la normativa.

Necesario en Mutxamel

El centro que se concibió como centro de día para personas mayores dependientes volverá a ser un centro de día para personas mayores. Una necesidad para el municipio, según reconoce el portavoz de Cs, quien considera que la gestión debe asumirla la Conselleria. "En Mutxamel tenemos una carencia para la asistencia a personas mayores dependientes y podríamos ofertar el servicio", explica el responsable municipal.

El edil valora positivamente la puesta en marcha del edificio que nunca se ha puesto en marcha y considera que "tanto el Ayuntamiento como la Conselleria tenemos predisposición para llevarlo a cabo y poder poner en marcha este servicio ya sabiendo que hay un plan en el que se incluye el centro".

El centro se construyó en 2011, en plena huerta de Mutxamel, en la zona del Raval en el antiguo caserón Sant Pere. Costó 1,3 millones de euros e iba a albergar a 60 personas. Fue proyectado debido a la creciente demanda en el municipio de familias con personas con discapacidad física o mental a su cargo y que necesitaban una asistencia especial.

En su visita, la consellera explicó que el centro de día Sant Pere es uno de los 19 inmuebles del Plan E y del Plan Confianza que, muchos años después de finalizar su construcción, siguen sin uso, 6 de ellos en la provincia de Alicante. Ahora, su adecuación está contemplada en el Pla Convivint de la Generalitat de Infraestructuras Sociales. 

A jucio de Mas, este “ambicioso plan” está basado en un modelo en el que las personas usuarias no tengan que desplazarse más de 20 minutos para acceder a una plaza de un recurso público, “de manera que sea  el sistema el que se adapta a la persona y no la persona al sistema”. 

En el pleno ordinario de noviembre, el alcalde, Sebastián Cañadas, recordó que el centro de día se remonta a 2010, a finales de la legislatura 2007-2011. La obra se construyó con fondos del Gobierno central y se adjudicó la concesión de este centro de día a una empresa. El edificio pasó a tener la consideración de centro de día para discapacitados en situación de dependencia. Cañadas explica que resultó ser un tema muy complejo que "ni la propia conselleria de entonces ni las sucesivas han sabido en qué ámbito se enmarcaba este centro, si en el sanitario o el, social".

Te puede interesar:

Exterior del centro de día. INFORMACIÓN

Esto llevó aparejadas deficiencias ya que cuando se iba a abrir no se podía, por la anchura de puertas para camillas, divergencias con lo que se había licitado, recuerda el primer edil. Cañadas añade que tras adjudicarse se puso en marcha con esas deficiencias y que además con la complicación de que los trámites no tenían clara la conselleria a la que dirigirse. "La concesionaria se puso a captar clientes para esos servicios y no consiguió ninguno, por los costos. La persona pagaba unos 700 euros, pero no disponía de comida ni transporte público. No consiguieron ni un cliente", recuerda. "La Generalitat sabía que el centro era importante, pero hubo problemas. Demos gracias que ahora en el 2021 empezaron los trámites. Ahora se tiene claro que es un centro de día, lo que inicialmente fue", ha puntualizado. Y explica que en julio de 2011 su primera firma como alcalde fue precisamente la concesión del servicio y "seis o siete años después hubo quitarle la concesión porque no lo abrían. Nos costó lo suyo quitar la concesión".