El Gobierno central autoriza otra macroplanta solar entre Monforte, Agost y Elche

El Ministerio da permiso al complejo El Secarral, que abarcará 240 hectáreas y contará con una potencia de 93 MW, tras reducir a la mitad su extensión para limitar su impacto ambiental tras las alegaciones de los ecologistas

Amigos de los Humedales estudian presentar un recurso de alzada mientras que Agost mantiene que las licencias están suspendidas

La planta de Xixona, con un potencia de 34 MW, es por ahora la mayor de la Comunidad

La planta de Xixona, con un potencia de 34 MW, es por ahora la mayor de la Comunidad / ÁXEL ÁLVAREZ

El Gobierno central da luz verde a la instalación de otra macroplanta solar en una provincia que vive un auténtico boom fotovoltaico. En este caso se trata del complejo El Secarral, que abarca sobre todo terrenos de Monforte del Cid y Agost, y una pequeña parte de Elche, cuya superficie se ha visto recortada a la mitad para limitar su impacto ambiental y para excluir algunas parcelas afectadas por otros proyectos. Su potencia será de 93 MW y ocupará 240 hectáreas, frente a los 108 MW y 480 hectáreas del proyecto inicial.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este viernes la resolución del Ministerio para la Transición Ecológica por la que se otorga a Lavanda Desarrollos España SL autorización administrativa previa para la instalación fotovoltaica El Secarral. Un permiso que llega una semana después de la autorización para otra gran planta entre Agost y Monforte, La Cerámica, sobre 131 hectáreas y con una potencia de 95 MW. Eso sí, el Ayuntamiento de Agost ha suspendido licencias ante esta avalancha, por lo que según el Consistorio no se puede instalar ninguna planta hasta que culmine el proceso para regular en qué zonas se pueden implantar los huertos fotovoltaicos.

Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA) presentó alegaciones contra el proyecto por ocupar una extensa zona de paisajes de viñedo, terreno forestal y suelos de alta capacidad agrológica, y en mayo la autorización ambiental al proyecto comportaba un recorte considerable en el proyecto, atendiendo en parte a las alegaciones ecologistas. Y este colectivo ecologista estudia presentar un recurso de alzada contra la autorización, ya que sigue suponiendo un gran impacto.

La mayor parte de los terrenos afectados por la ocupación con paneles solares en el proyecto inicial era de vocación agrícola, en cultivo en la actualidad, abandonados o en barbecho, según alertó AHSA. Una parte sustancial de todas las parcelas afectadas inicialmente, en torno a 340 hectáreas situadas en Agost y Monforte de las casi 480 hectáreas afectadas por la instalación solar -es decir más de un 70%- forman parte de un Paisaje de Relevancia Regional de carácter agrícola, que está reconocido por la Generalitat Valenciana e integrado en la Infraestructura Verde Regional Viñedos de Alicante.

Así, la Declaración de Impacto Ambiental suponía una modificación sustancial de un proyecto que había generado mucha controversia por este impacto ambiental. Así, el vallado de las diferentes parcelas ocupadas por paneles solares se ha limitado exclusivamente a la zona de seguidores, ocupando una superficie de 240,03 hectáreas frente a las 478,81 ha iniciales. Asimismo, la ocupación de suelo forestal ha quedado reducida a 54,85 hectáreas, de las 123,62 iniciales. Este suelo, a pesar de ser terreno forestal, actualmente se corresponde con tierras de cultivo o abandonado.

También se han eliminado otras 74,42 hectáreas ocupadas por «hábitats de interés comunitario» y las 2,67 hectáreas ocupadas por el hábitat vulnerable de Vella lucentina. No obstante, las modificaciones realizadas no afectan al trazado y configuración de la línea de evacuación, que llevarán la energía hasta la subestación de Elche.

En cuanto a la distribución por municipios, inicialmente se ocupaban 329 hectáreas de Monforte, pasando finalmente a solo 140 hectáreas, una reducción del 57% (189 hectáreas). En Agost se pasa de 107 a 90 hectáreas, y en Elche se reduce de 53 a 12 hectáreas, un 78% menos.

Ahora la empresa tiene tres meses para solicitar autorización administrativa de construcción al Ministerio, implementando las modificaciones que establece la DIA. Y después faltará llevar a cabo las expropiaciones para el tendido eléctrico y la petición de licencia de obras a los correspondientes ayuntamientos.