San Vicente prorroga por quinta vez de forma forzosa el deficiente contrato de la basura

El equipo de gobierno lleva a pleno este miércoles la ampliación del servicio por un año más

Incluye un incremento de su coste de 330.000 euros por la actualización de precios, hasta alcanzar los 5,4 millones

El Ayuntamiento trabaja en el nuevo contrato para acabar con el deficiente servicio de recogida de residuos y limpieza viaria, con la previsión de que se licite en el primer semestre de 2025

Operarios de la recogida de basura de San Vicente, en imagen de archivo

Operarios de la recogida de basura de San Vicente, en imagen de archivo

Nueva prórroga forzosa del deficiente servicio de recogida de residuos y limpieza viaria de San Vicente del Raspeig. Y es ya la quinta. El equipo de gobierno de PP y Vox llevan al pleno del próximo miércoles la ampliación del contrato, que permanece caducado desde 2020 y prorrogado de forma forzosa al tratarse de un servicio esencial. Además se lleva a pleno también una actualización automática de precios que viene ya recogida en el contrato, y que supone un incremento de su coste de 330.000 euros para el servicio que se ha prestado en el último año, hasta alcanzar los 5.389.000 euros, y que se consolida para 2024.

El alcalde Pachi Pascual (PP) ha explicado este lunes que esta irá del 1 de diciembre 2023 hasta el 30 de noviembre del próximo año, un año entero o hasta que se adjudique el nuevo contrato, "pero por desgracia no creo que se adjudique antes de finales de 2024. Nuestra previsión es que licite en el primer semestre de 2025, entre junio y julio".

Sobre esta ampliación ha apuntado que "es el mal menor, es una mala noticia que llevemos ya cinco prórrogas forzosas, pero evidentemente es un servicio esencial que no podemos dejar de prestar. Es cierto que está el informe de la interventora donde dice que la prórroga está fuera de contrato, pero también existen los informes del servicio de Infraestructuras y de los servicios jurídicos de Urbanismo que dicen que no prestar ese servicio supone un riesgo para la salubridad pública, y para la economía por los comercios y empresas, y es un servicio que tenemos que seguir prestando. Y el mal menor es prestarlo con esta prórroga forzosa. Por desgracia se ha tenido que llegar a ese tipo de prórrogas". Y es que respecto a la gestión del anterior gobierno de izquierdas ha agregado que "creo que ha perdido mucho tiempo inicialmente en plantear esa nueva licitación del contrato, y después cuando el Tribunal de Recursos Administrativo lo paralizó -en 2020- también se perdió un año aproximadamente en decidir si se volvía a sacar con los mismos pliegos aunque modificando el precio, o se elaboraran unos nuevos pliegos, que es lo que se decidió".

El alcalde ha señalado que ahora está una consultora haciendo una asistencia técnica para la elaboración de los pliegos, destacando que "lo que necesitamos es un nuevo contrato que cumpla con las necesidades reales de San Vicente de 2023 y de los 10 años que va a durar".

De cualquier forma el Ayuntamiento está trabajando con la actual adjudicataria para "realizar actuaciones que se puedan traducción en mejoras en la calle, con la reestructuración de servicios y otras medidas incluidas en el plan de choque". Una adjudicataria que por otra parte ya manifestó su rechazo a continuar con el mismo e interpuso en el anterior mandato un recurso contencioso por el que reclama al Consistorio 4 millones de euros por costes extraordinarios por las prórrogas.

Así mismo va a pleno también como otro punto, la décima revisión de precios de este contrato, que supone que su coste se incrementa en 330.000 euros en virtud de los mecanismos que ya recogía el contrato. Un incremento que se aplica al último año del servicio y que se consolida para el que ahora arranca. El coste total alcanza ya los 5.389.000 euros.