La Generalitat da el visto bueno ambiental a otras dos plantas solares entre Agost y Monforte

La Conselleria emite sendos estudios ambientales positivos, aunque introduciendo medidas correctoras para limitar el impacto de Mediterráneo I y Mediterráneo II, que suman 124 hectáreas en una zona agrícola

La promotora tramita otras cuatro fases en la zona, lo que provocó la movilización vecinal y la suspensión de licencias en la localidad alfarera el pasado año

La planta solar de Xixona es hasta ahora la mayor de la Comunidad en funcionamiento, con una potencia de 34 MW

La planta solar de Xixona es hasta ahora la mayor de la Comunidad en funcionamiento, con una potencia de 34 MW

La Generalitat ha dado luz verde ambiental a dos nuevas plantas solares entre Agost y Monforte del Cid. Se trata de las dos primeras fases de la planta fotovoltaica FV Mediterráneo, la I y II, de las seis que tramita su promotora, Desarrollos Fotovoltaicos Ibéricos, que ocuparían 400 hectáreas. Los estudios de impacto ambientales están condicionados a mejoras para reducir su impacto, pero su tamaño y potencia no se ven afectados apenas. Precisamente estos seis proyectos motivaron que la localidad alfarera aprobara la suspensión de licencias ante la avalancha de proyecto y la preocupación vecinal, que llevó a una movilización de residentes alarmados por esta fiebre fotovoltaica.

Ahora, queda que la Generalitat otorgue la autorización previa para la construcción de las dos plantas solares. Entre Agost y Monforte ya se han aprobado dos macroplantas, La Cerámica y El Secarral, que suman 371 hectáreas. Y Monforte se ha erigido en la "zona cero" de esta fiebre solar. Eso sí, el alcalde de Agost, Juanjo Castelló (PP), ha manifestado que tanto a estas dos macroplantas como a las de Mediterráneo les queda un buen trecho de tramitación, y que será la zonificación que tramita el Ayuntamiento la que determine en qué zonas se pueden instalar.

Mediterráneo I abarca 64,94 hectáreas entre Agost y Monforte, con una potencia de 33,52 MWp, en una zona agrícola situada al norte de la línea ferroviaria de alta velocidad Madrid-Alicante, en un valle entre las montañas del Maigmó (norte) y el paraje natural municipal Sierra de las Águilas (sur). Y prevé una línea de evacuación desde la subestación Mediterráneo 33/220 kV, que se construirá dentro del proyecto, hasta el nudo de conexión con la red de transporte. Este tendido tendrá 13 tramos con una longitud total de 20,62 km (11,65 km en subterráneo y 8,97 km en aéreo y 33 apoyos) discurriendo por los municipios de Agost y Alicante, y dando servicio a las seis fases de FV Mediterráneo.

La Declaración de Impacto Ambiental, publicada el pasado viernes en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV), supone una disminución de la potencia pico de la planta y el número total de módulos, pero se consigue menor afección medioambiental. No obstante, se mantiene la misma potencia nominal. Con esta configuración final, el área catastral total vinculada a la planta es de 152,25 hectáreas, siendo el área de la superficie ocupada asociada al perímetro envolvente de todos los equipos e infraestructuras (perímetro vallado) de 64,94 hectáreas, 1,12 hectáreas más. La planta contará con una potencia instalada de 33,52 MWp, cuando inicialmente era de 38,91 MWp.

En este sentido, se señala que la ampliación de una de las parcelas en el término municipal de Agost deberá someterse a información pública, por lo que no es objeto de la presente evaluación ambiental.

Alegaciones

Del mismo modo el documento refleja la presentación de alegaciones por parte de los ayuntamientos de Agost y Monforte, que se oponen, y de Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA), que alertaba del gran impacto de estas dos y el resto de plantas de Mediterráneo.

Agost mostró su "oposición al proyecto por la ocupación de suelos de elevada capacidad agrológica y la no conformidad respecto del incumplimiento de los criterios generales de localización establecidos en el Decreto ley 14/2020. También informa de la suspensión de licencias por redacción de modificación puntual para la zonificación de suelo no urbanizable para la implantación de energías renovables y manifiesta un posible fraccionamiento del proyecto con respecto a los proyectos FV Mediterráneo I, III, IV, V y VI con objeto de eludir la tramitación estatal", según se recoge en el documento.

También "se presentaron alegaciones por parte de diversas asociaciones y particulares, a las que el promotor dio respuesta en tiempo y forma. Las alegaciones presentadas, en general, hacen referencia al rechazo social generado por los proyectos fotovoltaicos, al no llevarse a cabo de forma controlada, ordenada y consensuada con el territorio. Asimismo, se hace referencia a la fragmentación del territorio, al romper la conexión ecológica entre el paisaje protegido de la Serra del Maigmó y Serra del Sit y el sector septentrional paraje natural municipal de la Serra de les Aguiles i Sant Pasqual", entre otras cosas, respondiendo el promotor que "se han tenido en cuenta todos estos aspectos y que se van a realizar las modificaciones necesarias al proyecto original".

En cuanto al estudio de fauna aportado, tras la aplicación de medidas correctoras y compensatorias, "los impactos ocasionados sobre la fauna se minimizarán. Entre esas medidas destacan: el soterramiento parcial de la línea eléctrica de evacuación; el mantenimiento de la cubierta vegetal debajo de las placas solares siempre y cuando no afecte al rendimiento de la instalación; la no utilización de productos fitosanitarios; la implementación de programas de seguimiento para determinadas especies de avifauna y la instalación de un vallado permeable a la fauna, salvapájaros y cajas nido.

"No existen impactos de carácter severo o crítico"

El estudio de impacto ambiental también señala que las seis plantas de Mediterráneo "suman una ocupación de 398 ha, y las restantes 24 en tramitación suponen en conjunto una ocupación de 662 ha en los términos municipales de Monforte del Cid y Agost. Un total de 1.190 hectáreas en el ámbito de 5 km estudiado, un 3,20 % de la zona. En relación con el conjunto de plantas fotovoltaicas denominadas Mediterráneo, la configuración final resultará en una afección territorial menor a la inicialmente considerada, al establecerse en todas ellas condiciones de limitación de la ocupación. En el análisis de sinergias presentado se concluye que no existen impactos de carácter severo o crítico, y únicamente se requieren medidas preventivas, correctoras o compensatorias, como es el caso de la afección a los hábitats de interés comunitario prioritario, medidas contra la colisión de avifauna, dando por buenas con carácter general las medidas expuestas en el EsIA".

Añade que "según estimaciones del Ayuntamiento de Agost la acumulación de proyectos conlleva una ocupación territorial de hasta 450 hectáreas de SNUC, en torno al 11 % del total de SNUC del municipio, de los cuales según estima el propio ayuntamiento 130 ha son de alto valor agrológico. La proximidad entre esos proyectos (separados por unos cientos de metros o incluso en parcelas colindantes) genera un efecto acumulativo global, apreciándose como una única planta fotovoltaica, lo que haría que el paisaje característico identificado en el PRR quedara desvirtuado por la transformación y desaparición de parte de este paisaje. Tal y como se indica el Informe del SIVP, con el fin de mantener el carácter y las condiciones de visibilidad de los paisajes de mayor valor, tal y como estipula el artículo 8.c) 1 del TRLOTUP, se debe mantener libre de plantas la planicie agrícola al norte del accidente topográfico de la Sierra de las Águilas hasta el camino de San Vicente.

Mediterráneo II

En cuanto a Mediterráneo II, se ubica al sur de la línea ferroviaria La Encina-Alicante. Los paneles se agrupan formando varias islas conectadas entre sí, y se distribuyen al norte y al sur del Camino de San Vicente. El proyecto contempla una potencia nominal de inversores de 32,9 MWn, siendo la potencia pico de 39,155 MWp. El área de la superficie ocupada de todos los equipos e infraestructuras es de 57,66 ha. Así, más de 55 hectáreas corresponden a Monforte y unas dos a Agost. Y las alegaciones y respuestas van en el mismo sentido que el otro proyecto.

Cabe destacar que entre las alegaciones presentadas, en general, "hacen referencia al rechazo social generado por los proyectos fotovoltaicos, al no llevarse a cabo de forma controlada, ordenada y consensuada con el territorio, superándose el 3 % de la ocupación del suelo no urbanizable común en el término municipal de Monforte del Cid".

Así, el Ayuntamiento de Monforte del Cid, de fecha 3 de mayo 2023, muestra en un informe "su disconformidad al proyecto y expone que han sido solicitadas la ejecución de plantas fotovoltaicas en el municipio superando ampliamente el 3 % que se menciona en el apartado 7 del artículo 7 del TRLOTUP, por lo que se antoja excesiva la concesión de la autorización de implantación una vez rebasado este límite. También manifiesta un posible fraccionamiento del proyecto con respecto a los proyectos FV Mediterráneo I, III, IV, V y VI con objeto de eludir la tramitación estatal"

Desde AHSA han manifestado este lunes que estudiarán la interposición de recursos de alzada ante la Conselleria cuando se les otorgue la autorización.