Las trabajadoras del comedor del CEIP El Salvador de Mutxamel piden que se les paguen los atrasos en sus salarios

El personal asegura que lleva desde septiembre con demoras de hasta dos meses en los pagos y se han concentrado por segunda vez a las puertas del colegio y a un día de finalizar el curso escolar

Concentración de las trabajadoras de la empresa Catering 45 a la entrada del colegio público El Salvador, donde prestan servicio.

Concentración de las trabajadoras de la empresa Catering 45 a la entrada del colegio público El Salvador, donde prestan servicio. / E. Sanz

Elena Sanz López

Elena Sanz López

Las trabajadoras del comedor escolar del CEIP El Salvador, en el municipio de Mutxamel, se han concentrado a la entrada del colegio para exigir a la empresa concesionaria del servicio, Catering 45, que les paguen ya el salario del mes de mayo y se pongan al día con los pagos.

Las empleadas aseguran que los retrasos comenzaron el curso anterior, pero desde el pasado septiembre se ha convertido en una práctica continuada y que ha ido a más estos últimos meses hasta el punto de acumular dos salarios sin cobrar. En estos momentos no han cobrado todavía el sueldo correspondiente al mes de mayo.

María Castello, monitora de Catering 45 en el CEIP El Salvador, ha comunicado que cuando empezaron los retrasos de cuatro o cinco días no se movilizaron porque "no era significativo para nosotras y nuestras familias", pero al comienzo del curso, "la cosa empezó a cambiar radicalmente y pasamos a estar uno o dos meses sin cobrar". Castello afirma, además, que los más perjudicados han sido sus compañeras y compañero de cocina, ya que "les han pagado muchísimo más tarde que a todas nosotras, porque el mes pasado hicimos otra concentración y a nosotras sí nos pagaron, pero a las personas de cocina tardaron casi un mes más. No nos pagan al mismo tiempo, pagan primero a unos y después a otros. No entendemos tampoco porqué".

La monitora ha expresado su preocupación de que al finalizar el curso sigan sin percibir los salarios porque "una vez dejando de trabajar aquí nosotras ya no vamos a saber cómo vamos a poder reclamar", ha manifestado.

Alexia Puig, delegada del sindicato UGT, ha solicitado el apoyo de la comunidad educativa a estas persona que "con tanta dedicación cuidan de los niños y las niñas", destacando de que, a pesar de estar sin cobrar, "siguen acudiendo a su trabajo con una sonrisa", y recuerda que la necesidad de cobrar ya, porque "los pagos del agua, la luz, la vivienda o los préstamos no esperan".

Puig se ha dirigido también al Consejo escolar, "para que estudien bien las ofertas de las empresas y que esto no vuelva a suceder".

El manifiesto ha corrido a cargo de Miriam Muñoz, otra monitora de la empresa Catering 45 que presta su servicio en centro educativo El Salvador. Durante el discurso, ha recordado que el mes anterior hubo una concentración para comunicar que las monitoras habían cobrado, pero el personal de cocina seguía sin percibir su remuneración. La representante ha expresado lo "agotador que resulta tener que estar pidiendo día si y día también tu propio dinero, más que ganado, llamando al único número que tenemos de la empresa, donde todos los días se nos da largas y nos cuentan mentiras, o directamente no contestan o no cogen el teléfono", lamentaba.

Muñoz ha transmitido durante su discurso la ansiedad que produce no saber cuándo se realizaría el pago del salario, mientras se imponen los gastos cotidianos, y comparaba su actitud y la de sus compañeras con la posición de la empresa: "La diferencia entre ellos y nosotras es que hemos cumplido nuestra obligación, y hemos venido todos los días a trabajar y a intentar hacerlo (como siempre) de la mejor forma posible, porque al final los perjudicados serían los niños" y destacaba que, poco a poco, iban perdiendo las ganas y la motivación.

A la reivindicación, se han unido madres y padres, entre los que se encontraba el alcalde de Mutxamel, Rafael García, quien ha señalado el "magnífico trabajo que desarrolla el personal del comedor". También ha acudido el concejal socialista Antonio Cachinero, en señal de apoyo a la causa de las trabajadoras.