30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALCOLEJA Después de siete años de abandono

La Base de Aitana se queda en estado de ruina

El alcalde acusa a las instituciones de haber permitido la degradación del complejo pese a sus grandes posibilidades

Ventanas y marcos arrancados en una de las galerías que dan a las antiguas instalaciones deportivas.

Ventanas y marcos arrancados en una de las galerías que dan a las antiguas instalaciones deportivas. información

El antiguo acuartelamiento de la Base Militar de Aitana se ha quedado en estado prácticamente de ruina, cuando se cumplen apenas siete años desde que el Ejército lo abandonó. El vandalismo y los robos de materiales han llevado al complejo en un tiempo récord a la más absoluta de las degradaciones. El alcalde de Alcoleja, municipio en cuyo término municipal se encuentran las instalaciones, ha acusado a las instituciones de haber permitido que se vengan abajo, pese a las grandes posibilidades de uso público que ofrecían.

El complejo permanece desocupado desde que el Ministerio de Defensa decidió concentrar todos sus efectivos en la zona de radares, situada en la cima de la Sierra de Aitana. Ya en aquel momento, y a propuesta del Ayuntamiento de Alcoleja, se llevaron a cabo diversas gestiones para aprovechar el acuartelamiento y dotarlo de un uso público en forma albergue, aula de la naturaleza, residencia de la tercera edad o sede de una brigada de emergencias, entre otras posibilidades.

Tras lograrse la desafección, el Ministerio de Defensa ofreció la cesión gratuita bien a la Diputación de Alicante o a la Generalitat, a cambio de que se hicieran cargo del complejo y gestionaran su adecuación a los nuevos usos. Sin embargo, transcurrido todo este tiempo, nada se ha avanzado en este sentido.

Ha sido ahora, en una visita al acuartelamiento por parte de una productora que paradójicamente está buscando escenarios para una película de guerra, cuando el alcalde de Alcoleja, Francisco Fenollar, ha constatado que las instalaciones se adecuan perfectamente a esa finalidad. Según señalaba a este diario, «la base está totalmente en ruinas. Está todo destrozado y me atrevería a decir que inservible ya para cualquier tipo de uso». Los ladrones han desmantelado los edificios robando toda clase de materiales, y el vandalismo también ha campado a sus anchas arrasando hasta el último rincón de los edificios.

El socialista Fenollar cargaba duramente contra todas las instituciones por haber permitido que se llegue a esa situación, sin distinguir ningún color político. «El PP -decía- gobierna ahora todas las administraciones, pero el PSOE también estuvo hasta 2011 en Madrid. Todos, además, vinieron a hacerse fotos, y a la hora de la verdad nadie ha hecho nada».

El alcalde, además, lamenta la indiferencia de la Diputación en la persona de su presidenta Luisa Pastor. «En mi última entrevista, en la que le pedí que hicieran algo por la base, se limitó a decirme que cuando era alcaldesa tenía una estación en San Vicente del Raspeig y lo que hizo fue tapiarla».

Fenollar destaca que si se hubiese actuado rápido «todo el complejo se podría haber utilizado, convirtiéndose además en un revulsivo económico para la zona». Añadió, además, que el Ayuntamiento, pese a su nulidad de recursos, «habría estado dispuesto a asumir la titularidad, pero ahora ya es imposible, porque la base está inservible».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats