Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Albufera de Gaianes renace

El último temporal de lluvias recupera este valioso humedal, que llevaba casi dos años sin agua por la fuerte sequía

La Albufera de Gaianes renace

La Albufera de Gaianes renace

La Albufera de Gaianes ha vuelto a la vida. El último temporal de lluvias ha permitido la recuperación de este valioso humedal, que llevaba casi dos años seco como consecuencia de la fuerte sequíaseco sequía. La fuente de la que se alimenta presenta en estos momentos una imagen espléndida, aunque harán falta más precipitaciones para garantizar la pervivencia de este singular espacio natural.

La Albufera de Gaianes fue desecada mucho tiempo atrás para aprovechar para la agricultura los terrenos sobre los que se asentaba. Sin embargo, la rotura de la conducción que servía para el drenaje propició que en el año 2004 volviese a aflorar, manteniéndose la lámina de agua hasta el verano de 2015, cuando debido a la larga y prolongada sequía desapareció por completo.

Esta circunstancia no tuvo sólo repercusiones a nivel paisajístico, toda vez que con la desaparición del agua también corrió la misma suerte la fauna piscícola, mientras que la gran cantidad de aves acuáticas que anidaban en la zona también buscaron un nuevo lugar en el que establecerse.

Tras un 2016 que en su mayor parte también fue sumamente seco, el último temporal de lluvias de diciembre, sin embargo, ha permitido que la albufera vuelva a la vida. La fuente que alimenta el humedal presenta en estos momentos una imagen espléndida y, aunque el nivel del agua todavía no ha alcanzado su máxima cota, es posible que al final acabe haciéndolo de mantenerse la actual aportación del caudal. También se espera una paulatina recuperación de los peces, así como de las aves, gran parte de las cuáles se establecieron en el vecino pantano de Beniarrés, que también ha recuperado su mejor imagen tras las precipitaciones registradas en el último mes del año.

Con todo, serán necesarias más lluvias para garantizar la pervivencia de la lámina de agua, sobre todo a medida que se acerque la temporada estival.

Una prueba de la importancia de este espacio natural radica en las intervenciones llevadas a cabo desde la Conselleria de Territorio y Medio Ambiente a partir de que en 2004 las aguas volviesen a aflorar. Propiedad de la Generalitat, en una primera fase, y a través de una inversión de 700.000 euros, se procedió a derribar la caseta situada en el centro de la laguna y a la erradicación de la vegetación invasora y de los taludes de los antiguos bancales de cultivo. También se habilitaron dos isletas con el objetivo de servir de refugio a la fauna autóctona, principalmente las aves. Asimismo, se construyó una pasarela de madera y un observatorio científico.

Quedaba, para una segunda fase, la canalización de dos fuentes situadas en las inmediaciones con la finalidad de garantizar la pervivencia de la lámina de agua. Sin embargo, el humedal se secó sin que se hubiese llevado a cabo esta actuación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats