Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo rural espera rozar el lleno en fin de año pese al retraso en las reservas

Los clientes están esperando más de lo habitual a contratar, lo que genera incertidumbre entre los alojamientos del sector

Los alojamientos rurales ofrecen numerosas actividades complementarias, como excursiones en bicicleta.

Los alojamientos rurales ofrecen numerosas actividades complementarias, como excursiones en bicicleta. juani ruz

Los alojamientos rurales de la provincia confían en rozar el lleno este fin de año, pese a la incertidumbre que está generando el retraso en las reservas. Los clientes están esperando más de lo habitual a contratar, en una situación que ya se registró el pasado verano, cuando la ocupación descendió de forma moderada en relación a los ejercicios anteriores.

El sector del turismo rural se apresta a vivir la que siempre ha sido su temporada de mayor actividad. Los alojamientos suelen colgar el cartel de completo, lo que se espera que vuelva a suceder en esta ocasión, aunque con ciertas dosis de suspense.

Y es que según ha señalado a este diario la vicepresidenta de la Asociación Provincial de Turismo de Interior, Indira Amaya, «nos está costando más de lo habitual llenar los establecimientos. Las reservas cada vez llegan más a última hora, y esa es una circunstancia que lógicamente genera inquietud, y también problemas a la hora de preparar la logística».

Dependiendo de la tipología del alojamiento, también se reserva con más o menos antelación. Hay numerosas casas rurales, sobre todo las que se alquilan enteras, que están reservadas ya de un año para otro por parte de amigos o familias. También los albergues encuentran más facilidad por el tipo de clientela, mientras que cuesta un poco más en los establecimientos que ofrecen habitaciones por separado.

El sector, en cualquier caso, espera rozar una vez más el lleno, confirmando de esta forma la elevada actividad en la que es su época estrella por excelencia.

Estancias más largas

En esta ocasión, además, se confía en que al menos un porcentaje de las estancias sean más largas, toda vez que la coincidencia de la Nochevieja con la jornada de lunes propiciará que algunos clientes reserven ya a partir del fin de semana anterior, aprovechando el puente.

Se da la circustancia de que este pasado verano ya se registró un fenómeno similar en cuanto al retraso a la hora de formalizar las reservas. En ese momento no se consiguió alcanzar la ocupación del 80% que se había conseguido en veranos anteriores, pero no solo por esta circunstancia, sino también, como denunció el sector, por la competencia desleal de algunas plataformas de alquiler de casas y apartamentos, que también están afectando de forma negativa a los hoteles de la costa.

Por parte del turismo rural, asimismo, se reconoce la necesidad de potenciar la promoción, para que según ha señalado en más de una ocasión Indira Amaya, «nos posicionemos como destino no solo para el turismo de proximidad, que es el que principalmente nos llena los fines de semana, sino también para los que puedan llegar del extranjero, que nos asegurarían una ocupación mínima con reservas anticipadas».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats