Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy cierra hasta tres calles en Serelles para evitar la proliferación de vertederos

El Ayuntamiento coloca pretiles en la zona inacabada de la urbanización para que no puedan acceder los vehículos a tirar escombros

Una muestra del tipo de pretiles utilizados para evitar el paso de vehículos a determinados caminos de la urbanización.

Una muestra del tipo de pretiles utilizados para evitar el paso de vehículos a determinados caminos de la urbanización. nando js

El Ayuntamiento de Alcoy, a través del departamento de Medio Ambiente, ha cerrado hasta tres calles de la urbanización de Serelles para evitar la proliferación de vertederos ilegales. La medida busca poner fin a los vertidos detectados en los últimos meses y consiste en la colocación de pretiles en tres vías de la zona inacabada del área residencia para que no pasen vehículos, sobre todo de grandes dimensiones, y tiren escombros.

La aparición de vertederos ilegales es un problema siempre, pero los riesgos son mayores en verano. La acumulación de basura, máxime si entre ella hay restos de vídrios, puede causar un incendio. Es por ello que en esta época del año el Ayuntamiento extrema los controles para evitar que este tipo de desechos proliferen a lo largo y ancho del término municipal.

La concejal de Compromís, Elisa Guillem, ya alertó semanas atrás de que «desgraciadamente, nuestra ciudad está sembrada de pequeños vertederos ilegales que pueden ser focos de incendios», citando algunos ejemplos como el camino que va de la Font del Quinzet al polígono industrial Sant Benet, una zona de alto valor ecológico próxima al parque natural de la Font Roja, o los alrededores de la urbanización de Serelles, a los pies del paraje que le da nombre.

Los nacionalista llegaron a plantear un ruego en el pleno instando al gobierno local a actuar limpiando las zonas afectadas y ampliando la vigilancia y la prevención. Pero la petición no fue aceptada por el responsable del área de Medio Ambiente, Jordi Silvestre, quien aseguró que «se está actuando».

Una muestra de ello es la medida que el Ayuntamiento ha adoptado para evitar la proliferación de este tipo de vertidos en el entorno de la urbanización de Serelles. Teniendo en cuenta que se trata de un área residencial inacabada, «hay varios caminos que no llevan a ninguna parte», y es precisamente ahí donde suelen aparecer escombros.

Silvestre ha explicado que habitualmente se trata de desechos de todo tipo de materiales de obra, con incluso vídrios, maderas y metales. Estos vertidos ilegales «suelen hacerlos pequeñas empresas», por ello cuando se localiza un foco de suciedad «siempre se intenta recabar información» para intentar dar con la persona o personas que hayan podido depositar escombros en lugares no autorizados. «Hay veces que se puede saber quién ha sido, y se busca a la empresa y se le comunica que va a ser sancionada».

Así pues, en el caso de Serelles, el departamento de Medio Ambiente ha colocado pretiles cortando hasta tres caminos para evitar que «la gente llegue a los extremos, saquen lo que sea y lo depositen allí». Esta medida no es nueva, «se ha aplicado en otras ocasiones», pero después de los últimos vertederos ilegales que se han localizado en torno al área residencial , ahora «se han reubicado las barreras», ha insistido el concejal.

El problema de los vertederos «no se acaba», ya que «la gente busca sitios relativamente escondidos para depositar todo tipo de basura, sobre todo escombros», ha añadido. Jordi Silvestre, además, ha recalcado que desde el Ayuntamiento «se limpia cada vertedero que se detecta» y que, tal y como pedía Compromís, «intensifica la vigilancia en las zonas más conflictivas».

Pese a las medidas adoptadas por la administración local, en uno de los caminos que han sido cortados para evitar el paso de vehículos, alguien ha retirado los pretiles, dejando espacio suficiente para poder acceder. El resultado de esta acción es que ya hay varios sacos de escombros al final del vial, tal y como ha podido comprobar este diario.

Silvestre ha recordado que las personas que depositan desechos en lugares no autorizados se enfrentan a sanciones que pueden alcanzar los 1.500 euros, dependiendo del caso. «No es la primera vez que se aplican. El Ayuntamiento ha denunciado en numerosas ocasiones por estos hechos», ha insistido el concejal.

Permiso de obra

La cantidad de escombros depositados en el ecoparque de Alcoy se redujo en 2018 a menos de la mitad. El número de contenedores pasó de 541 en 2017 a 207 el pasado año, una notable disminución que coincide con la norma que implantó el departamento de Medio Ambiente el 1 de enero de 2018 de exigir la presentación del permiso de obras para poder desechar este tipo de residuos.

En la entrada del recito hay un cartel informativo en el que se explica a los usuarios que deben mostrar dicho documento a los operarios de las instalaciones antes de proceder a descargar los escombros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats