Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy

El instituto Cotes Baixes reduce el fracaso escolar a la mitad con un innovador programa formativo

El centro de FP motiva a sus alumnos a través del trabajo colaborativo, el refuerzo de los intercambios internacionales y el desarrollo de retos - También dispone de un aula piloto con espacios flexibles que se adaptan a las necesidades docentes

28

El IES Cotes Baixes de Alcoy implanta un innovador programa formativo.

Una revolución en las aulas. Eso es justo lo que ha protagonizado el instituto de Formación Profesional Cotes Baixes de Alcoy, con el objetivo de mejorar la calidad de la enseñanza, motivar a los alumnos y combatir con ello el fracaso escolar, que se ha reducido a la mitad. El trabajo colaborativo entre los estudiantes, el refuerzo de los intercambios internacionales y la creación de un aula experimental son algunos de los pilares sobre los que se ha asentado esta iniciativa.

El instituto Cotes Baixes reduce el fracaso escolar a la mitad con un innovador programa formativo

El director, Fernando Sansaloni, explica que el centro venía sufriendo un índice de fracaso escolar «importante», sobre todo en primero de ESO, donde se llegaba al 45%. «Por eso hace seis años nos planteamos aplicar un plan estratégico que pudiese combatir este problema, motivando a los alumnos. Nos pusimos a analizar los modelos que se aplicaban en otras partes de España e incluso en otros países, y los resultados no se han hecho esperar, porque los suspensos se han reducido a la mitad», enfatiza.

En el caso de la ESO se han introducido estructuras de aprendizaje colaborativo, en grupos de 20 alumnos y dos tutores, y una vez por trimestre se acometen proyectos globales. También se está reforzado la comunicación oral en inglés en estructuras de 13 alumnos y un profesor, lo que mejora la expresividad en las conversaciones.

En FP y bachiller se funciona a base de retos, que después tienen una aplicación directa en el mundo real, incluso a nivel internacional. Este es el caso de un proyecto consistente en desarrollar camisetas contra los mosquitos para Camerún con base en sustancias insecticidas, la construción de un gimnasio para personas mayores que en su momento quedó instalado en el centro geriátrico del Preventorio en Alcoy, o equipamientos para la escuela de de educación Tomás Llácer en la misma ciudad. Y todo ello, además, enfocado a reforzar la integración de los alumnos en el mundo laboral, una vez concluyan sus estudios.

La internacionalización es otro de los factores que se está intensificando, con intercambios de alumnos con institutos de Suecia y Dinamarca, entre otros países. «Estamos en la Xarxa FP, que aglutina a 33 ciudades de 15 países, y somos el centro que más intercambios realiza», destaca Sansaloni. En las últimas semanas, sin ir más lejos, han estado en Alcoy 30 alumnos y seis profesores daneses en un intercambio de bachillerato tecnológico centrado en la robótica, una experiencia que también ha servido a los alumnos para mejorar su nivel de inglés.

El innovador programa educativo de Cotes Baixes tiene uno de sus elementos singulares en un aula piloto desarrollada en base a un acuerdo con la empresa de mobiliario Actiu. Se trata, según explica la dirección del centro, de un «aula del futuro», en la que los espacios totalmente flexibles se adaptan para la impartición de clases, el trabajo en equipo o los retos a los que se enfrentan los alumnos.

Los resultados, como se puede apreciar con la drástica reducción del fracaso escolar, están siendo muy positivos. De hecho, el instituto ha sido protagonista de un documental dirigido por Pepe Andreu y Rafa Molés titulado «Picotazos contra el cristal», en el que se narra el esfuerzo de profesores y alumnos en esta revolución formativa. El largometraje se ha exhibido en el Festival Internacional de Cine de Madrid.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats