Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La antigua estación ferroviaria de Agres se viene abajo tras 50 años de abandono

El Ayuntamiento reprocha a Adif la falta de mantenimiento de un edificio para el que se pretendía un uso turístico - El incidente evidencia el estado de precariedad del trazado del desaparecido tren Alcoy-Villena

21

La antigua estación de Agres se vuiene abajo

La antigua estación ferroviaria de Agres, un imponente edificio configurado a base de grandes sillares, se ha venido abajo tras 50 años de abandono, justo el tiempo transcurrido desde que se clausuró la línea de Villena a Alcoy y Yecla. El Ayuntamiento ha criticado la falta de mantenimiento por parte del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) de un inmueble para el que se pretendía un uso turístico. El incidente ha puesto en evidencia el estado de precariedad en el que se encuentra el trazado por el que transitaba el tren, que desde hace tiempo se pretende acondicionar como vía verde.

Ferrocarriles de Villena a Alcoy y Yecla, conocida como VAY y popularmente como el Chicharra, fue una compañía de ferrocarriles de vía estrecha que operó entre 1884 y 1969 y que llegó a unir la localidad murciana de Cieza con la valenciana de Gandia.

Desde la clausura motivada por su falta de competitividad con la carretera, las diferentes infraestructuras se han ido deteriorando con el paso del tiempo, salvo algunas estaciones a las que se ha dotado de utilidad o algún puente que, o bien se ha conservado, o bien se ha llegado a reponer.

En el lado de la precariedad se encuentra la estación de Agres, precisamente una de las más imponentes de todo el trazado y también de las más importantes, toda vez que servía como punto de enganche con el tren Alcoy-Xàtiva. De hecho, el apeadero de esta última línea se encuentra situado justo enfrente del antiguo inmueble, que se construyó con dos plantas y a base de grandes sillares.

Sin embargo, esa cuidada factura no lo ha salvado de la degradación sufrida tras 50 años de abandono, hasta el punto que la mitad de la fachada principal y un lateral se han venido abajo a plomo. También el tejado lleva tiempo hundido. El resto del edificio, asimismo, se encuentra en un evidente estado de ruina, hasta el punto que podría correr la misma suerte que las paredes desplomadas de un momento a otro.

La estación era originariamente propiedad de FEVE, antes de su traspaso a Adif. Precisamente hacia esta última entidad van dirigidas las críticas del Ayuntamiento de Agres, donde se quejan de la falta de mantenimiento. El alcalde, Josep Manel Francés, señala que el edificio «no tenía protección, pero para nosotros era un elemento patrimonial importante que lamentamos muchísimo que haya acabado de esta forma».

Francés recuerda que años atrás el consistorio llegó a solicitar a Adif la cesión del edificio para rehabilitarlo y otorgarle un uso turístico relacionado con la vía verde que se pretende habilitar en el antiguo trazado ferroviario. «Sin embargo -se queja- nos dijeron que no se contemplaban cesiones gratuitas ni donaciones, y que la única posibilidad era una cesión demanial con un coste que para un Ayuntamiento como Agres era muy complicado de asumir».

El resultado ha sido este final tan lamentable, que también ha cosechado la censura por parte de entidades relacionadas con la recuperación de antiguos trazados ferroviarios. Este es el caso de la asociación Tren Alcoi-Gandia, desde donde se expresa la «indignación»por este suceso, al tiempo que se hace un llamamiento a las administraciones para proteger este patrimonio y dar una segunda vida a los elementos que perduran. También un grupo de defensores del ferrocarril de Villena, encabezados por Juan María Milán y Jerónimo Lázaro, quienes lamentan la falta de inversiones.

Desde Adif se han limitado a señalar que la estación no tiene uso ferroviario, está lejos de la población y se encontraba en muy mal estado.

Mucho camino por recorrer para habilitar una vía verde

El único tramo que cumple la normativa en todo el trazado de 134 kilómetros son los 7 que unen Villena y Las Virtudes

El antiguo trazado ferroviario de la línea de Villena a Alcoy y Yecla, de una longitud de 134 kilómetros, hace tiempo que se pretende convertir en una vía verde, pero lo cierto es que el único tramo que cumple la normativa en este sentido son los 7 kilómetros que conectan Villena con Las Virtudes.

Así lo señala Juan María Milán, quien forma parte de un grupo de defensores del ferrocarril de Villena. Según sus palabras, «están considerando este trazado como vía verde, como también llaman a la del fenecido Alcoy-Gandia, pese a que a ambas les falta bastante para ser consideradas como tales».

En este sentido, hace referencia a cuestiones como la falta de señalización, puentes cortados, tramos invadidos por automóviles, edificios ruinosos al lado el camino y carencia de adaptación para movilidades reducidas.

Así, Orgiles destaca que «sólo cumple la normativa el tramo Villena-Las Virtudes, unos 7 kilómetros de los 134 de que disponemos, y gracias a aquello del impuesto cultural sobre obra pública se ha convertido en ciclable el tramo Biar-Villena o se ha repuesto algún puente». Este es el caso del situado sobre el río Vinalopó en Beneixama, y también otro ubicado en Banyeres.

Con todo, también hay brotes verdes, como la decisión del Instituto de Turismo de la Región de Murcia de sacar a contratación el acondicionamiento de los primertos 13,7 kilómetros del trazado ferroviario en el término municipal de Cieza. El presupuesto total es de 1,2 millones de euros, y se incluye la construcción de una pasarela sobre los estribos de la Rambla del Judío.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 967.

Compartir el artículo

stats