Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad rural en la lucha contra el coronavirus

El pueblo de Gaianes se vuelca en la confección de mascarillas para Protección Civil y usos sanitarios

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Gaianes, un pequeño municipio de El Comtat de apenas 400 habitantes, se ha volcado en la lucha contra el coronavirus. Sobre todo de la mano de las mujeres, que como un auténtico batallón, y aprovechando el confinamiento, se han puesto a confeccionar mascarillas no sólo para los vecinos del municipio, sino también para que puedan ser destinadas a Protección Civil y diferentes usos sanitarios.

El impulsor de esta iniciativa es Dani Gilabert, un empresario de Gaianes que ha sido el encargado de adquirir la tela y las gomas con las que se están confeccionando las mascarillas. Según ha explicado a este diario, "a la vista de cómo está la situación, con tanta falta de este tipo de material, decididí adquirir en una empresa de Muro unos kits que ya vienen preparados con las telas cortadas, las gomas y bolsas para guardarlas. Lo que falta es la confección, y de eso se están encargando las vecinas del pueblo que cuentan con máquina de coser".

La idea inicial era la de abastecer a los vecinos del pueblo. "Hemos dejado mascarillas en sitios a donde acude la gente, como la panadería o el estanco, para que puedan recogerlas". Sin embargo, el proyecto ha ido a más, a la vista de la aceptación que ha tenido entre las vecinas que se encargan de la confección.

Según Gilabert, contactamos con el Centro de Coordinación de Emergencias de Alcoy, que efectivamente nos confirmó que están faltos de este tipo de material. Se trata de unas mascarillas que evidentemente no están homologadas para utilizarlas en el hospital, pero sí que pueden servir para los miembros de Protección Civil, el servicio de ambulancias u otros usos sanitarios".

15

Solidaridad rural contra el coronavirus

La meta inicial está en alcanzar las 3.000 mascarillas, y para eso se cuenta con la participación de 17 confeccionadoras, la inmensa mayor parte de Gaianes, aunque también se cuenta con alguna colaboración de las vecinas poblaciones de Muro y Beniarrés.

El Ayuntamiento, añade el empresario, ha colaborado proporcionando instrucciones en materia de seguridad, "para hacer las cosas bien y no supongan un peligro de contagio". También se han tenido en cuenta las directrices del centro de emergencia, "en el sentido de que se tiene que dejar en cuarentena el producto 48 horas antes de confeccionarlo y otras 48 antes de utilizarlo, todo con el objetivo de evitar posibles contagios".

Las participantes, de entre 21 y 70 años, están encantadas con la iniciativa. Una de las más jóvenes, Sandra Jiménez, explica que "hemos decidido presentarnos como voluntarias porque toda ayuda que se pueda prestar en estos momentos es buena, Mucha gente del pueblo está participando. Todas las mujeres que tienen máquinas de coser adecuadas".

Entre las más veteranas se encuentra Mari Carmen Martínez. Según sus palabras, "empezamos cuatro y ahora ya somos 17. Inicialmente era para el pueblo, pero ahora queremos ir más allá y ayudar dentro de nuestras posibilidades a paliar la falta de mascarillas que hay en todas partes".

La iniciativa surgida en Gaianes ha llegado incluso más lejos. Concretamente a la localidad madrileña de Camarma de Esteruelas, donde Gilabert también ha enviado kits de confección, así como a la de Lekeitio en el País Vasco. Son dos comunidades en los que la empresa, Jesús Gilabert S.A., tiene delegaciones y "donde conocemos a gente, a la que también hemos querido ayudar y que se están confeccionando sus propias mascarillas", subraya.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats