Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agricultura dejará replantar zonas afectadas por la xylella con otras especies

La consellera Mollá explica a los agricultores los planes de la UE para erradicar los almendros enfermos y anuncia dos millones en ayudas

La Consellera de Agricultura, Mireia Mollà, en un instante de la reunión ayer en Altea.

La Consellera de Agricultura, Mireia Mollà, en un instante de la reunión ayer en Altea. diego coello

Los agricultores afectados por la xylella fastidiosa pueden ver la luz después del negro túnel donde han perdido sus cultivos de almendros afectados por esta bacteria durante la última década. Ayer, la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, se reunió en el Centro Social de Altea con agricultores y alcaldes de 40 municipios de la provincia de Alicante afectados por la plaga de la Xylella fastidiosa para explicarles los cambios que la Unión Europea realizará a partir de agosto en el plan de erradicación de esta enfermedad que afecta principalmente a los almendros, pero que también está presente en otras especies vegetales como la mimosa común, la higuera, el fresno, el albaricoque o el romero.

La consellera estuvo acompañada por el director general de Agricultura, ganadería y Pesca, Roger Llanes, y durante cerca de tres horas estuvieron explicando la nueva normativa de erradicación de la xylella que adoptará la Unión Europea, debatiendo y contestando a las dudas de los asistentes que se mostraban preocupados por el futuro de sus tierras y el propio económico tras un largo tiempo sufriendo las consecuencias de esta plaga en sus plantaciones.

En este sentido, Mireia Mollà anunció que su consellería subvencionará a los agricultores que replanten sus terrenos esquilmados de almendros con otras especies «permitidas por la Unión Europea en este nuevo protocolo como el olivo, que estaba antes en la lista negra, o el cerezo», para lo cual «la Conselleria está preparando una Orden de dos millones de euros en ayudas a la replantación de cultivos con el objetivo de fomentar la recuperación de la actividad económica y agrícola de los afectados, que es también una restauración del entorno natural y del paisaje».

Mollà indicó que las modificaciones adoptadas por la Unión Europea «consisten básicamente en una reducción a la mitad del radio de afección que obliga a arrancar los árboles en torno a uno afectado por la bacteria. Con lo cual, se pasa de los 100 a los 50 metros». Esta reducción «la vemos positiva, aunque he de decir que desde la Generalitat Valenciana reivindicamos ante Europa que el radio de afección fuese de 10 metros».

Para la consellera, añadió Mollà, el pase de 100 a 50 metros de radio de terreno afectado por los arboles enfermos «supone que se reduzcan las hectáreas afectadas de los municipios y las zonas a erradicar, pasando de las casi 7.000 actuales a cerca de 1.800, y que los árboles incluidos en el plan de erradicación bajen de los más de 300.000 condenados a una cifra cercana a los 81.600».

La consellera de Agricultura indicó también que las modificaciones acordadas por la Comisión Europea «permitirán el reaprovechamiento de la madera arrancada, cuando hasta ahora hay que triturarla y eliminarla, y podrá levantarse una Zona Demarcada tras cuatro años sin detectar la bacteria en las prospecciones cuando actualmente se contempla que sean cinco años».

Situación dramática

Mireia Mollà reconoció que los agricultores «están viviendo una situación dramática a causa de los daños que a Xylella provoca en sus cultivos de almendros», y aseveró que la Administración autonómica «está a su lado ayudándoles a salir de esta grave situación» a todos los afectados, tal y como le trasladaron ellos mismos durante la reunión.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats