Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy

La UPV transforma su pabellón deportivo en una gran aula para 330 alumnos

El campus utilizará este recinto para exámenes y clases online respetando las distancias de seguridad

La UPV en Alcoy transforma su pabellón deportivo en una gran aula para 330 alumnos

El Campus de Alcoy de la Universidad Politécnica de València (UPV) está adaptando todas sus instalaciones a las restriciones impuestas por la pandemia de coronavirus, y en ese sentido ha transformado su pabellón deportivo en una gran aula con capacidad para 330 alumnos. El centro utilizará este recinto, de 1.525 metros cuadrados, para realizar exámenes e impartir clases online, todo ello respetando las distancias de seguridad. El campus también está adaptando el resto de dependencias para que la mayor parte de las actividades docentes puedan ser presenciales.

El Campus de Alcoy de la UPV está llevando a cabo una profunda transformación de sus instalaciones para que sus alumnos puedan acudir el próximo curso al centro con las máximas garantías en materia de seguridad y prevención del coronavirus. Dentro de este proceso destaca la decisión de convertir el pabellón deportivo del edificio Georgina Blanes en una gran aula para 330 estudiantes.

El recinto tiene una superficie de 1.525 metros cuadrados, y de los 330 puestos habilitados, 260 están preparados para la realización de exámenes y otros 30 para el seguimiento de las clases online. Además de estas funciones, el pabellón podrá utilizarse como un aula de libre acceso para el estudio hasta completar aforo.

La finalidad de la transformación de este recinto, como queda dicho, es garantizar todas las medidas acordadas por las autoridades sanitarias ante la pandemia provocada por el covid-19. Según David García Sanoguera, subdirector de Infraestructuras y de Máster y Formación Permanente, «esta instalación es lo suficientemente amplia para incrementar las medidas de seguridad que queremos para nuestros alumnos».

También destaca que «se han reforzado el número de equipos que se pueden conectar a la red wifi del pabellón», para que los alumnos cuenten con todas las exigencias técnicas que permitan realizar las actividades programadas en este lugar. Asimismo, ha agradecido al Ayuntamiento de Alcoy la cesión de algunas de las sillas que se han colocado.

La duración de este espacio como sala de estudio y exámenes no está actualmente determinada, toda vez que según García, «dependerá de la evolución y de la situación sanitaria en la que nos encontremos en cada momento».

Pero no es esta la única infraestructura del campus que está siendo adaptada de cara al próximo curso. Según ha explicado el subdirector de Comunicación y Promoción, Manolo Llorca, en el resto de dependencias también se están implementando las medidas necesarias para que los alumnos puedan desarrollar sus actividades con seguridad.

Presencialidad

Las previsiones con las que trabaja en estos momentos el centro pasan por que en los cursos de primero y segundo «todas las clases teóricas, así como las actividades de los laboratorios experimentales, sean lo más presenciales posibles». No sucederá lo mismo en la sección de informática, toda vez que por sus especiales características, al tener que manipular los alumnos los teclados, el mantenimiento de las medidas de seguridad y prevención es más complicado. Se podrán hacer excepciones, eso sí, en el caso de los alumnos que lleven sus propios portátiles.

La situación será a la inversa en el caso de los estudiantes de tercero y cuarto, que lógicamente ya tienen conocimientos adquiridos de los primeros años. En este caso, añade Llorca, los laboratorios serán presenciales, mientras que el formato online tendrá mayor preponderancia en el caso de las clases teóricas.

Respecto al curso que acaba de finalizar, con la irrupción del estado de alarma por el coronavirus, el subdirector de Comunicación y Promoción realiza una valoración positiva. «Nosotros -recuerda- fuimos los primeros de la Universidad Politécnica en poner en marcha las clases online, toda vez que en València se encontraban en fallas. Nos tocó por tanto la responsabilidad de abrir el camino, y los resultados se puede decir que han sido positivos, porque la operación ha funcionado».

Destaca, además, el contacto directo con los alumnos. «Les telefoneamos personalmente a todos ellos para conocer sus necesidades, y a los que les hacía falta les facilitamos conexiones a internet e incluso les prestamos ordenadores», concluye.

Dos mil estudiantes repartidos en formación de grados y másteres

El Campus de Alcoy de la Universidad Politécnica de València (UPV) ha estabilizado durante los últimos años en cerca de 2.000 su cifra de estudiantes, distribuidos en estudios de grado y másteres. A todos ellos se les debe buscar espacio en esta nueva situación provovada por el covid-19, en que las autoridades sanitarias obligan a guardar las distancias de seguridad y a mantener estrictas medidas de higiene. De ahí que el centro esté llevando a cabo una profunda transformación de las dependencias ubicadas en la plaza de Ferrándiz y Carbonell, siendo la más llamativa la conversión del pabellón deportivo en un aula con capacidad para un total de 330 estudiantes.

Se espera que la matrícula se pueda mantener de cara al próximo curso. El campus, en concreto, ofertaba 110 plazas de nuevo ingreso en el grado de Mecánica, 95 en el de Diseño Industrialñ y Desarrollo de Producto, 75 en el de Administración de Empresas, 65 en el de Informática y 50 en los de Química y Electricidad. En lo que respecta a dobles grados, la oferta era de 15 plazas en ADE e Informática, y también de 15 en ADE y Turismo. A ello hay que añadir 90 plazas en másteres.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats