Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cocentaina recupera su torreón

La construcción, que data de finales del siglo XV y sirvió para defender el acceso sureste al castillo, ya se puede visitar

14

Cocentaina recupera su torreón

Cocentaina ha recuperado otro fragmento de su pasado. El torreón que fue mandado construir por el Conde de la Vila a finales del siglo XV para defender el acceso sureste al castillo se puede visitar desde ayer, después de que haya finalizado una complicada actuación que empezó hace ahora justo un año.

«Es una alegría ver completada la rehabilitación del torreón», una actuación que ha supuesto una inversión de 124.000 euros y que ha contado con la financiación de fondos Feder, a través de la Generalitat, tal y como recuerda la alcaldesa, Mireia Estepa.

El torreón, conocido como Torre Nova, fue mandado construir a finales del siglo XV por el Conde de la Vila. Se dedicó exclusivamente para uso artillero, y contó con troneras tipo «orbis» para batir a las tropas de a pie que intentasen asaltar la fortaleza.

Su recuperación y puesta en valor se materializó a finales de julio de 2019, pero previamente el departamento municipal de Patrimonio ha trabajado desde 2008 en la búsqueda de información para contextualizar su construcción y dar valor histórico a la actuación, según explica la técnico de Patrimonio, Elisa Doménech. Además, desde 2014 «estamos trabajando para paliar su deterioro», añade.

Pese a que en un primer momento se planteó recuperar la torre en su máxima altura y cerrar la construcción, «la arqueología siempre nos sorprende, y encontramos que las dimensiones eran más grandes de lo que pensábamos», por lo que se optó por restaurar la base, reconstruir parte del muro para mostrar su altura, pero dejar la construcción abierta con el objetivo de que el visitante pueda contemplarla por dentro y por fuera sin acceder, detalla la responsable del proyecto.

Doménech, asimismo, insiste en la importancia de no acceder al torreón para no dañarlo. «Para evitar este tipo de acciones hemos colocado dos puntos con una cadena». Otro aspecto destacado por la técnico de Patrimonio es el cuidado de la senda que sale del camino de subida al castillo y se desvía hasta llegar a la Torre Nova. «Para su trazado nos pusimos en contacto con la dirección del parque natural de Mariola y vino un experto. Se han colocado balizas que hay que respetar, así como no se recomienda pasar en bicicleta porque se sueltan las piedras».

Los resultados de la intervención arqueológica también permiten reconstruir la distribución interior del espacio, el cual destaca por ser completamente diáfano y tener un único pilar central. Según indica Elisa Doménech, junto a lo que sería la puerta hay restos de escalones, lo que hace pensar que hubo una planta superior o terraza que pudo ser utilizada para la vigilancia.

Justo delante del torreón se ha colocado un panel informativo que cuenta con una recreación de Begoña Jovellanos de cómo fue la construcción, su entorno, parte de la vila amurallada y la artillería que se utilizaba en la época.

La infraestructura para la defensa del castillo cuenta además con anchos muros de 60 centímetros, y de hasta un metro en la base, que «han sido cosidos con varillas de resina para que no se agrieten». Como anécdota, la técnico municipal cuenta que las piedras que hicieron falta para la reconstrucción fueron subidas en helicóptero.

El edil de Patrimonio, Iván Jover, destaca la «gran apuesta por la recuperación de patrimonio de este gobierno», y asegura que tan pronto las condiciones sanitarias lo permitan se estudiará la posibilidad de organizar visitas guiadas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats