Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Generalitat rebaja las exigencias para la instalación de cajeros en zonas rurales

La Agenda Valenciana Antidespoblament cambia el pliego de condiciones para que las entidades financieras opten a prestar el servicio tras no recibir ninguna oferta

Imagen de Quatretondeta, una de las localidades incluidas en el plan.

Imagen de Quatretondeta, una de las localidades incluidas en el plan. JUANI RUZ

La Agenda Valenciana Antidespoblament, creada por la Generalitat para frenar la pérdida de habitantes en las zonas rurales y que depende directamente de Presidencia, ha rebajado algunas exigencias para la instalación de cajeros automáticos en localidades de pequeño tamaño de la Comunidad, una de las principales actuaciones previstas a corto plazo por este organismo. De esta forma se pretende animar a las entidades financieras a participar en la convocatoria de ayudas para la puesta en marcha de este servicio, después de que en un primer momento ningún banco o caja mostrara interés en ello.

La Agenda Antidespoblament convocó inicialmente el pasado marzo estas ayudas, con un montante global de 5,9 millones de euros, para las entidades financieras que instalaran cajeros automáticos en zonas rurales, pero no ha recibido ninguna oferta. Al margen de bancos y cajas pudieran no ver rentable esta operación, sólo una semana después de publicarse el pliego de condiciones en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) se inició el estado de alarma por la pandemia de covid-19. Esto también ha influido en que nadie haya mostrado su interés en participar en la iniciativa, tal y como apunta la directora general de la Agenda, Jeanette Segarra. Por ello, se ha decidido dejar sin efectos aquella convocatoria y realizar otra nueva.

Al mismo tiempo, se han modificado algunos aspectos del pliego de condiciones. Lo más destacado en este sentido es que se elimina la obligación de que las entidades ofrezcan a los usuarios atención presencial al menos una hora a la semana, dando la posibilidad de prestarla de manera telemática. Asimismo, los cajeros no deberán reunir unas condiciones específicas para esta iniciativa, sino que bastará con que se encuentren homologados, y no será necesario que cuenten con un lector de libretas. Finalmente, una misma entidad podrá optar si lo desea a prestar el servicio en todas las zonas de la Comunidad en las que se divide el proyecto, en lugar de un máximo de dos.

La modificación del pliego se encuentra ahora en exposición pública y se espera que el decreto con la nueva convocatoria pueda publicarse en septiembre, según explica Jeanette Segarra. La directora general de la Agenda Antidespoblament espera que para finales de año pueda empezar a ponerse en marcha la iniciativa, que lleva el nombre de Plan contra la Exclusión Financiera. La responsable considera que hora puede ser «más atractivo» para las entidades, por lo que espera que se resuelva «un problema grave» como es la falta de cajero automático en muchas localidades de la Comunidad. «Es de justicia», recalca, que se solucione algo que «también es exclusión social». Además, se contempla la idea de formar en un uso correcto de los cajeros a vecinos de estas zonas no familiarizados con la tecnología.

El Plan contra la Exclusión Financiera es uno de los principales proyectos a corto plazo la Agenda Valenciana Antidespoblament, al ser el cajero automático un servicio básico que no existe en muchas localidades. El cierre de oficinas bancarias ha agravado el problema en la última década.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats