El PP exige agilidad en la apertura del centro de enfermos mentales (CEEM) de Alcoy, pendiente desde hace 10 años. La Conselleria de Políticas Inclusivas está trabajando en la cesión del edificio, cuyos trámites ya ha completado el Ayuntamiento, para poder dotarlo de personal y equipamiento. Cabe recordar que parte del mobiliario fue instalado en el inicio de la pandemia para acoger, en caso necesario, a enfermos de coronavirus.

La concejal popular Amalia Payá denuncia la «nula coordinación entre el Ayuntamiento y la Conselleria», ya que, según insiste, la vicepresidenta y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, explicó en las Cortes que la Generalitat todavía no ha aceptado la cesión del edificio, pese a que «la concejala Aranza de Gracia lo afirmó en febrero».

Además, Payá añade que la respuesta de Oltra «deja claro que la cesión no es el último trámite», ya que todavía queda «equipar el edificio y contratar el nuevo personal», así como «tramitar las autorizaciones de funcionamiento». La popular, en este sentido, recuerda que según la normativa «estos trámites pueden prolongarse durante más de seis meses».

Fuentes del equipo de gobierno, asimismo, explican que «el Ayuntamiento ya ha entregado toda la documentación y ahora es la Conselleria la que tiene que actuar». Ante las acusaciones de «descoordinación», aseguran que «estamos en comunicación continua» y confían en que «el CEEM abra sus puertas cuanto antes», ya que «es un servicio muy necesario e importante para la ciudad».

En referencia al equipamiento del centro, Amalia Payá apunta que la consellera de Políticas Inclusivas aseguró que «se hará cuando se completen los trámites de cesión en favor de la Generalitat», y sin fijar tampoco fecha, «sobre la dotación de personal se limitó a señalar que se hará 'con la mayor celeridad posible'».

Cabe recordar que parte del mobiliario fue instalado a principio de la pandemia por si el Hospital Virgen de los Lirios se colapsaba poder trasladar a enfermos de coronavirus allí. Durante la primera oleada finalmente no fue necesario su uso, y en esta ocasión las instalaciones sanitarias todavía cuentan con espacio suficiente para hacer frente al virus.

El edificio del futuro CEEM se encuentra en el Barranquet de Soler, en el barrio de Santa Rosa. Las obras empezaron hace 10 años, con el PP al frente del Ayuntamiento y de la Generalitat, y el pasado año la administración local tuvo que hacer diversas reparaciones en él.

Obras paralizadas, impagos y multitud de problemas burocráticos resumen la trayectoria de un servicio con capacidad para 40 residentes y 20 usuarios en el Centro de Día y que sigue sin estar operativo.