Un alumno de Máster del Campus de Alcoy de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha sentado las bases para llevar a cabo una planificación eficiente del tráfico en la ciudad, gracias a un estudio en el que ha analizado el incremento de la intensidad viaria en los accesos a la ciudad durante las Fiestas de Moros y Cristianos. El informe, el primero que se lleva a cabo a través de los datos de las cámaras instaladas en las entradas a Alcoy, refleja cómo la circulación en el acceso por la carretera de Benilloba, conocida popularmente como El Rebolcat, aumenta en un 24,23% en los días de Fiestas por la mañana, casi la misma proporción en la que lo hace el tráfico en el acceso desde Banyeres, un 24,15%. Mientras tanto, en las entradas norte y sur por la N-340 el incremento ronda el 17%.

Así, los accesos secundarios registran esos días una mayor intensidad de tráfico que los principales. El autor, Jarold Antonio Imán Guevara, ingeniero civil de profesión residente en Chiclayo (Perú) y que cursó en Alcoy el Máster MBA de la UPV, destaca que una de las principales conclusiones que arroja el Trabajo de Fin de Máster es la tendencia mayoritaria entre las personas que acuden a Alcoy durante los Moros y Cristianos a «buscar vías alternativas» para entrar en la ciudad, y que una de las razones para ello puede ser el considerar que las entradas principales pueden saturarse con mayor facilidad o que encontrar aparcamiento en esas rutas puede resultar más complicado, más aún a las horas de mayor afluencia como son las de la mañana. No obstante, matiza que el periodo analizado es demasiado corto para establecer que esa sea la pauta de todos los años, por lo que conviene tomar los datos de su trabajo más bien como un punto de partida para un estudio más profundo del tráfico en Alcoy, para el que se recaben más datos y de manera continuada en el tiempo.

Jarold Antonio Imán ha examinado las mediciones de tráfico entre julio de 2017 y diciembre de 2019, por lo que sólo comprende los días de Fiestas de dos años. Ese lapso, señala, «es una pequeña muestra» que permite tener una primera idea, «una base». La idea del trabajo, apunta, era «poner los cimientos» para que otros expertos o la propia administración pública continúen en el estudio de esta cuestión. Por ello, apela a que se incida el recabado de datos, de forma que al final se disponga de una serie histórica que permita establecer estrategias para gestionar el tráfico en Alcoy, en periodos de puntas de circulación como las Fiestas o bien en el día a día. «Al analizar los datos puedes estudiar la capacidad de las vías, o la contaminación que se genera». Por ello, destaca que puede ser una línea de trabajo muy interesante de cara a la Estrategia Smart City del Ayuntamiento, que busca entre otros aspectos la eficiencia en la gestión de los recursos.